SUSCRIBIRME

‘La Sinfonía de los Bichos Raros’: la nueva propuesta infantil de Puerto Candelaria

La agrupación colombiana ganadora del Grammy Latino por el mejor álbum de cumbia en 2019 escribió un álbum de trap para niños en ‘La Sinfonía de los Bichos Raros’.

Foto: Andrés Wolf

La agrupación colombiana ganadora del Grammy Latino por el mejor álbum de cumbia en 2019 escribió un álbum de trap para niños en ‘La Sinfonía de los Bichos Raros’.

Puerto Candelaria lanzó su propuesta musical ‘La sinfonía de los bichos raros’ en plataformas digitales, luego de un paso exitoso por los principales teatros de Bogotá y Medellín. 

La agrupación oriunda de Medellín explora en este álbum a diez animales poco populares de la naturaleza: la cucaracha, el ciempiés, la araña, el murciélago, la serpiente, el sapo, la mantis, la mariposa negra y la zarigüeya. 

Estos insectos, increíblemente, son más parecidos a los humanos de lo que muchos podrían creer. 

Delfina Dib y Rap Bang Club se unen a Puerto Candelaria y esta sinfonía de bichos que dejan una moraleja para niños y adultos sobre la diversidad de un país como Colombia. 

Diners habló con Juancho Valencia, director e integrante de Puerto Candelaria: 

¿Cómo empezó este proyecto de la Sinfonía de los Bichos Raros?

Durante la pandemia se nos acercaron las directivas del Teatro Colsubsidio de Bogotá para generar un proyecto audiovisual en el que nos pudiéramos comunicar con estudiantes de escuelas rurales en algo que se llama JEC (Jornadas Escolares Complementarias).

Entonces, nosotros hicimos toda una puesta en escena llamada la Sinfonía de los Bichos Raros, que es una combinación de música, arte, baile, escenografía, colores y diseño.

Detrás estaba la científica y ‘bichóloga’ profesional Elisa Chaparro, quien nos ayudó a dar la información precisa sobre cada bicho. 

Cuando llegó la presencialidad salimos a hacer conciertos en Bogotá y Medellín, donde 10 mil niños han podido presenciar la Sinfonía de los Bichos Raros, que es básicamente un homenaje a los animales mal amados. 

Es una metáfora también a la Colombia que estamos viviendo, un país totalmente polarizado donde quien luce diferente, piensa diferente o se enamora diferente, es rechazado y desafortunadamente en situaciones es eliminado.

Esa es la invitación a que todos somos bichos raros pero bien y que debemos entender que de eso se trata.

¿Cuál fue el proceso para elegir a los bichos protagonistas? 

Hicimos la lista de cuáles eran esos 10 animales mal amados, precisamente hablando un poco de Colombia, que tuvieran que ver mucho con este lugar.

Vea también: Festival Cordillera: una guía con todo lo que tiene que saber

Los colombianos siempre alardeamos de nuestras hermosas guacamayas, colibríes, tucanes, ballenas jorobadas. Las personas siempre están muy orgullosas de unos animales, pero de otros como que no.

Entonces, nosotros elegimos a la cucaracha, la araña, el sapo; el chulo. Tenemos a la zarigüeya, que es un animal que está en vía de extinción solo por el hecho de ser feo. Es algo muy impactante que queremos poner en la mesa. 

Foto: Andrés Wolf

Además, el problema es que el contenido que se le entrega a los niños es muy precario. Discovery, por ejemplo, no pasa por una realidad y un contexto colombiano. Entonces le entregamos más contenido a los niños porque, como productor y creador musical, siento que ellos están desahuciados.

La música de la tendencia no está buscando construir mejores niños o una mejor Colombia, está buscando generar una economía, entonces ahí es donde nosotros con mayor razón queremos pisar fuerte. 

El rap y el trap no son sonidos tan usuales dentro de la música de Puerto Candelaria, ¿qué tal fue para ustedes experimentar con estos ritmos y por qué lo decidieron así?

Estos ritmos son los que los niños están escuchando. El rap se está convirtiendo en el rock de hoy, donde los jóvenes pueden ser rebeldes, entonces entendimos que teníamos que utilizar estos códigos para comunicarnos. 

Nos gustó precisamente ese reto de cómo podrían sonar un trap, un rap y estas combinaciones urbanas que tenemos en el disco de la Sinfonía de los Bichos Raros, con el estilo de Puerto Candelaria. 

Definitivamente se logró una simbiosis de una combinación muy interesante, no solo para los jóvenes, sino para los mismos seguidores de Puerto Candelaria.

Eso despierta esta producción y es que los grandes se conectan mucho porque entienden el trasfondo de las canciones, mientras que el niño puede entender una cosa diferente pero los dos disfruten por igual. 

Esta vez tuvieron un público diferente en sus presentaciones en vivo, ¿qué tal fue la interacción con los niños? 

El público infantil ha sido un público muy importante para Puerto Candelaria, no sé por qué pero los niños se conectan mucho con la música.

También por esa razón siempre hemos cuidado mucho el mensaje que enviamos, porque sabemos que hay niños escuchando.

Sin embargo, cuando ya tienes un auditorio de 1500 niños que parecen barras bravas. A mí me fascina. 

Vea también: Grammy Latino 2022: ¿Quiénes son los nominados? 

Cuando salimos invitamos a los niños a la rebeldía infantil, porque somos creyentes de que ellos tienen que explotar eso. 

Nosotros siempre estamos pensando sobre qué podemos ofrecerle al niño en una tarima que no lo esté recibiendo desde una tableta, un celular o un televisor, que son los lugares donde la mayoría de ellos se entretienen. 

Entonces hablamos mucho de romper la cuarta pared, jugar, cuestionarlos saltar, gritar, los subimos a la tarima. Eso se vuelve un desorden total y precisamente sacamos ese bicho raro que tienen los niños.

Después del concierto siempre hacemos una sesión con los niños y son muy interesantes las cosas que empiezan a suceder. Llegan niños que tienen problemas o discapacidades físicas o cognitivas y nos dicen “Yo soy un bicho raro. Gracias, porque vi bichos como yo en el escenario”, eso es fuerte.

Por ti y Raro pero bien son canciones diferentes dentro de la Sinfonía de los Bichos Raros, ¿por qué era significativo para ustedes que fueran parte de la Sinfonía? 

Es una fábula que se cuenta con animales y, como buena historia, debe tener una moraleja. Entonces, la canción Raro pero bien es un himno al bicho raro, donde describe precisamente estos animales.

No estamos esperando que los niños cuiden la naturaleza, simplemente mostramos sus cualidades e invitamos a las personas a que por lo menos aprendan. 

Creamos desde el amor, el respeto y el conocimiento, que son valores muy importantes que necesitamos en la sociedad.

¿Qué quieren construir ustedes con la Sinfonía de los Bichos Raros

Una Colombia más tolerante, que esté orgullosa de ser diferente, diversa, con muchas maneras de pensamiento, colores en la piel, formas. 

No podemos ser iguales, vamos a pensar incluso en extremos muy lejanos, pero ahí hay una magia y si eso hace que no nos eliminemos sino que nos escuchemos, vamos a aprender a valorar la diferencia. Ahí es donde está la riqueza más grande de Colombia. 

(Le puede interesar: Los integrantes de Puerto Candelaria nos comparten sus canciones favoritas).

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Agosto
31 / 2022

Send this to a friend