¿Vecchia Pastas tiene las mejores pastas de Bogotá?

Ubicado en el barrio Pasadena se encuentra este restaurante de apenas 12 puestos que ofrece pastas artesanales, preparadas a mano por su chef Diana Pinilla.
 
¿Vecchia Pastas tiene las mejores pastas de Bogotá?
Foto: Vecchia Pastas, 2024
POR: 
Óscar Mena

Diana Pinilla es una bogotana que estudió gastronomía en Argentina, donde se enamoró de la cocina italiana y decidió traer ese sabor a Bogotá, con una diferencia bastante particular: enseñarle a los comensales sus secretos gastronómicos. Así lo hace desde Vecchia Pastas, un restaurante del barrio Pasadena, que empezó como una cocina oculta y que hoy tiene sus puertas abiertas para todo aquel que disfruta de una buena pasta italiana.

Y es que Pinilla pensó en este restaurante como si fuese la sala de su casa, porque le gusta pasar de puesto en puesto preguntando cómo está todo, qué les pareció la salsa, cómo está la cocción de la pasta e incluso se detiene a explicar a los comensales por qué está al dente y cómo debería sentirse el sabor en el paladar.

Así mismo es en su cocina, donde a mano se pone a entretejer y cortar las pastas que salen día a día, como lo hacen las nonas en esos pueblos italianos donde todo gira alrededor de la cocina. “A mí no me gusta preparar pastas de paquete, pueden venir de Italia y tener todas las certificaciones, pero el hacerla a mano sin aditivos ni conservantes es algo que no se experimenta en cualquier lugar”, comenta Diana, a quien la encontrará en su restaurante -ubicado en la carrera 45a  # 104 – 38- de 11 a. m. a 6 p. m.

El principio de todo

Antes de llegar a Bogotá con su restaurante de Vecchia Pastas, Diana conoció a su esposo Jorge Mendives, quien le mostró todas las maravillas del cebiche, las causas limeñas y los lomos saltados, hasta el punto de invitarla a su natal Perú y abrir una cocina criolla, de donde se trajó la fusión de pastas italianas con lomo peruano.

“En la carta debía haber algo sobre nuestra historia de amor y eso fue el lomo saltado con pasta, uno de mis favoritos y de los que recomiendo bastante a los comensales que llegan al restaurante”, comenta Mendives, quien es un especialista en el servicio gastronómico y lo hace sentir bien atendido en Vecchia Pastas.

“Aquí las personas repiten porque pueden preguntar el proceso de todos nuestros platos, así como comprar las pastas para cocinar en casa. Incluso me llaman al teléfono y ahí les explico el paso a paso para que les queden perfectas”, comenta Pinilla.

Con esa dedicación, la chef ha logrado diseñar un menú que sirve de viaje gastronómico de norte a sur de Italia, donde podrá probar las lorighittas, unas pastas en forma de trenza que Diana hace a mano, así como sucede también con las orecchiette; las foccacias; los cappellacci; los raviolis y los agnolottis. 

“Me gusta ofrecer lo mejor de lo mejor, por eso usamos ingredientes y harinas traídas de Italia. Y prestar atención a cada detalle para que el sabor sea tan bueno que la gente tenga que volver a probar todo el menú”, comenta Pinilla.

También le puede interesar: ¿Cómo reconocer la calidad de una buena pasta?

Sin pretensiones

En estos días donde los restaurantes piensan más en la locación que en el sabor, Vecchia Pastas sale a relucir por rescatar la tradición culinaria y enfocarse en el sabor que deben tener los platos italianos. “Mi sueño es convertir este restaurante en un punto de encuentro donde le podamos hacer honor a esas costumbres con nuestras salsas de larga cocción; preparaciones artesanales y fermentaciones naturales, como sucede con nuestra masa para la focaccia”, explica Diana.

En este punto se recomienda dejarse llevar por las recomendaciones de Mendives, quien con las preguntas indicadas podrá detectar sus gustos y hacerlo probar cosas nuevas que deleiten su paladar. “Acá ofrecemos también cena de pasos, para sorprender con textura, sabores y presentaciones acompañadas de un buen vino italiano que solo se puede conseguir aquí en Vecchia Pastas”, comenta.

Talleres para adultos y niños

Diana es una creyente de lo que bueno se tiene que compartir, por eso deja de lado esas antiguas costumbres de guardar con celos sus recetas, para compartirlas con los comensales, quienes puede asistir en grupos de ocho personas para aprender a preparar salsas y pastas, así como algunos trucos gastronómicos que no aparecen en los libros de cocina. 

“Esta idea se une también a los talleres que tenemos con niños, donde les enseñamos a preparar galletas, pizzas y pastas para que refuercen sus habilidades motrices y tengan un espacio diferente en Bogotá”, comenta Pinilla.

En Vecchia Pastas encontrará platos de $35.000 a $55.000 y entre semana encontrará un menú especial para el almuerzo, así como platos especiales para domicilio a través del WhatsApp 320 258 8949 y la aplicación de Rappi.

¿Qué plato ha probado de Vecchia Pastas? Escríbanos a nuestras redes sociales @dinersrevista

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
enero
2 / 2024