SUSCRIBIRME

La república bananera de Sair García

El artista santandereano presenta una antología de sus 20 años de trayectoria artística en la más reciente exposición del Museo de Arte de Pereira.

Foto: Cortesía Sair García

El artista santandereano presenta una antología de sus 20 años de trayectoria artística en la más reciente exposición del Museo de Arte de Pereira.

La luz de la tarde tropical se filtra en la sala principal del Museo de Arte de Pereira. Las inmensas láminas de acero que componen Banana Republic, la exposición antológica de Sair García, se transforman de acuerdo con la hora del día y los rayos de sol que se reflejan sobre estas.

Sin embargo, en la muestra, aquella tropicalidad deja de ser un asunto climático para convertirse en un tema estético y político. La elección del título Banana Republic responde al acontecimiento ocurrido el 6 de enero de 2021 en Estados Unidos, cuando a raíz de los ataques de radicales de ultraderecha al Capitolio, el expresidente George Bush tuiteó: “Así es como se disputan las elecciones en las repúblicas bananeras”.

De allí el historiador de arte colombiano Christian Padilla, curador de la muestra, tomó la inspiración para configurar el recorrido por la obra de García. “Es muy curioso cómo una planta, que tiene que ver con lo paradisíaco y lo exótico, carga el peso de la violencia y la muerte en un país como Colombia”, explica.

Estática milagrosa (2013) es una instalación de madera que representa, a pequeña escala, un pueblo palafito. / Foto: Cortesía Sair García

A orillas del Magdalena

García nació en 1975 en Barrancabermeja, Santander, y por esto no es sorpresa la influencia que supone el río Magdalena en su trayectoria artística, que este año completa dos décadas.

“Tengo todos los recuerdos positivos y negativos del río. Fui un espectador de su transformación. De un lugar de entretenimiento, el Magdalena pasó a ser un testigo silencioso de sucesos desafortunados en la ola de violencia de los años ochenta y noventa. Esto hizo que el paisaje cambiara, al igual que el recorrido del río, sus alrededores y sus plataneras”, afirma.

Por ello, la obra del santandereano, maestro en Artes Plásticas de la Universidad Nacional, tiene un tinte importante de autobiografía. “A través de estos veinte años he trabajado conceptualmente los mismos temas: los fenómenos sociales que ocurren en Colombia y Latinoamérica. He priorizado aspectos visuales como la arquitectura y los sucesos afortunados y desafortunados que pasan por el río”, señala.

Óleo sobre acero

El recorrido por la exposición Banana Republic, abierta hasta el 3 de octubre, está protagonizado por unas láminas de acero inoxidable que sirven de lienzo para el óleo del santandereano, un material con el que trabaja desde 2013.

Vea tambien: Gonzalo Arango, el legado del nadaísmo

Para el artista, el encanto de estas láminas es “la metáfora que se crea con el agua. En ciertos momentos del día, debido a la luz solar, el río parece una placa acerada”. Esta superficie, además de recoger los destellos que entran al salón, convoca al espectador a formar parte de la pintura con un reflejo de sí mismo.

Buitres – Chulos Plata 925 sobre acero inoxidable (2015). / Foto: Cortesía Sair García

“El acero tiene una relevancia muy importante en mi obra, tan importante o más que la misma imagen que se muestra. Además, la hace muy dinámica porque recoge los colores de su alrededor”, destaca García.

Dichas obras componen una serie a la que el santandereano tituló Magdalena, colección de la que forma parte la pintura que se subastó en 2020 en la casa de subastas Christie’s en Nueva York, por el doble del valor estimado, 13.750 dólares.

Los pueblos palafitos

El Magdalena, tanto el río como el departamento, está ligado a los pueblos palafitos, comunidades construidas sobre el agua que han sido influencia clara en el trabajo de García. La estática milagrosa, otra de sus series, aborda este fenómeno arquitectónico.

“Desde 2008 venía pintando casas del Pacífico, viviendas que en Centroamérica llaman ‘estática milagrosa’. Ese es el nombre de la serie porque son soluciones que se encuentran a escala mundial, así sintamos que es algo típico de Colombia”, cuenta.

Ya sea en el Pacífico o en el Magdalena, García construye una Colombia en la que lo exótico se baña de política y significado. Para Christian Padilla, “el paisaje de Sair lo ha circundado desde su nacimiento y conoce su ambigüedad. Por el río se ha movido la economía del país, pero tiene también una historia de desapariciones y muerte”.

“Por eso, cuando Sair aborda el paisaje, se convierte en un asunto político. Va más allá de la belleza del río y los bananos. Es una forma de repensar el género del paisaje, que siempre se ha visto tan inocente e indefenso”, agrega el curador.

Vea tambien: Al borde, una comedia de Netflix para el fin de semana

Banana Republic Sair García
Los colores de estas láminas de acero reflejan, para el artista, el río durante el amanecer y el atardecer. / Foto: Cortesía Sair García

En efecto, una de sus obras de gran formato consiste en un paisaje a la orilla del río en el que resalta una planta roja. “Todo es simbólico. Las hojas rojas son la imagen manchada de sangre por terceros, es el paisaje afectado. Son las plantaciones en donde se cometen los asesinatos”, afirma el artista.

Y en este mismo paisaje se encuentran algunos animales, como los buitres, una especie a la que García pretende resignificar por medio de esculturas en plata pura. “Son animales que cumplen a cabalidad su función natural, pero la sociedad los maltrata, por eso los presento como joyas. Ellos son los que realmente denuncian las muertes en el río y alertan a los demás sobre la aparición de los cuerpos”, afirma.

Con Banana Republic García ratifica que su obra es un reflejo, no solo de la naturaleza, sino de los fenómenos sociales y políticos del país. “No me interesa ser amarillista, pero mi trabajo sí es muy político. El arte es el vehículo perfecto para decir las cosas en otro idioma y, a final de cuentas, ningún artista puede desprenderse de lo político porque la naturaleza del arte es esa. La historia de la humanidad se ha contado a través del arte”, concluye. 

También le puede interesar: Así es viajar por la Ciénaga Grande de Santa Marta en el 2021

Adrián David Osorio Ramirez, redactor web y asistente editorial. Periodista apasionado por escribir sobre moda y las expresiones culturales.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Septiembre
06 / 2021

Send this to a friend