SUSCRIBIRME

Guillermo León Valencia: el presidente al que le daba pereza leer y escribir

A 50 años de la muerte del ex presidente recordamos sus apuntes y su estilo desabrochado para hablar a los colombianos.

Foto: Bio Siglos, 2021

A 50 años de la muerte del ex presidente recordamos sus apuntes y su estilo desabrochado para hablar a los colombianos.

Un día, cuando varios dirigentes gremiales fueron a visitarlo a Palacio y le pidieron que, en vista de la cantidad de acciones subversivas, dialogara con la guerrilla, Guillermo León Valencia les contestó: «El diálogo existe mediante una diligencia judicial que se llama indagatoria, en la cual el representante del Estado es el juez».

La respuesta sirve para comprender hasta dónde llegaba el carácter de quien tomó posesión de la Presidencia hace 68 años, y para saber que la claridad de su política de paz, sin perjuicio de que se esté o no de acuerdo con ella, fue una de las peculiaridades de su gobierno.

Por eso, entre otras cosas, la gente despidió con aplausos en las calles a Valencia el 7 de agosto de 1966 y aún hoy lo recuerda como «el Presidente de la paz».

¿Otras cosas de Guillermo León Valencia?

Sí. Durante su administración hubo una interesante reforma laboral. Se creó la Junta Monetaria. Se aumentó a casi un 20 por ciento del presupuesto el rubro correspondiente a la educación.

León


¡Viva España! Así brindó Guillermo León Valencia cuando el general De Gaulle visitó Colombia. Foto: Archivo Diners.


Se inició la autopista Bogotá-Medellín y se construyó la carretera Cali-Popayán. La electrificación estuvo a punto de duplicarse en toda Colombia. La Guajira y Quindío se convirtieron en departamentos.

Vea tambien: Poemas de José Asunción Silva, ordenados del mejor al peor

Algunas de las llamadas drogas genéricas se rebajaron a cerca del 60 por ciento de su valor comercial. Y, lo más sobresaliente, entre tanto nadie dudó de la honradez del propio Guillermo León Valencia, quien jamás fue un hombre rico.

Su hermano Álvaro Pío dice que «mientras Guillermo León estuvo en Palacio, yo le manejaba sus pocas deudas aquí en el Cauca”.

También le puede interesar: Historias de presidentes y otros personajes contadas por sus choferes

Las sombras de Guillermo León Valencia

Claro que el gobierno también sufrió percances y contratiempos. Es el caso de la devaluación del peso, de la caída del precio interno del café, de las huelgas estudiantiles que obligaron a decretar el Estado de Sitio, y de los continuos rumores de golpe militar, uno de los cuales no se tornó en hecho cumplido porque el Presidente destituyó a su ministro de Guerra, general Alberto Ruiz Novoa.

Pero más allá de las cifras y de los porcentajes, más allá de los aciertos y de los reveses políticos, Guillermo León Valencia fue un hombre pintoresco. De allí que el país le perdonara el «¡Viva España!» que dijo a la hora del brindis en el banquete que le ofreció al presidente de Francia, Charles de Gaulle.

Hijo del poeta Guillermo Valencia y nieto, por el lado materno, de Ignacio Muñoz, personaje acaudalado y el único empresario de verdad en la historia caucana, Valencia no parecía de la época en que le tocó vivir.

Vea tambien: Adolfo Hitler: un salto hacia el abismo de la humanidad

Guillermo León Valencia


Foto: Archivo Diners.


¡Era un idealista!

Un romántico de la vida que, por el valor con el que defendía sus tesis se asemejaba a un antiguo rey de Castilla. Orador fogoso, con despeinada incluida en el Parlamento y la plaza pública, empleaba expresiones en desuso, como «Mi noble e hidalgo amigo» y «La crepitante llama milenaria que alumbra las rutas de la estirpe». No obstante, le daba pereza escribir.

Solo existe, como pieza memorable, la conferencia que sobre el tema «El toreo y la política» dictó en la Universidad de Salamanca en 1969. Tampoco era lector asiduo, pero su intuición y agilidad mental le permitieron sortear las dificultades y conseguir los asesores apropiados.

«Yo sé lo que sé, sé lo que ignoro, pero también sé quiénes saben lo que ignoro”, dijo en cierta ocasión. La fórmula actual se simplificó: «Yo no sé hacer empanadas, pero sí sé dónde las venden buenas».

Guillermo León Valencia: el presidente al que le daba pereza leer y escribir fue publicado originalmente en Revista Diners Ed. 271 de octubre 1992

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Noviembre
04 / 2021

Send this to a friend