SUSCRIBIRME

La Cali de Junior Zamora, el surgimiento de un artista

El compositor y cantante caleño Junior Zamora narra sus días en el Distrito de Aguablanca, el legado de Junior Jein y presenta su propuesta musical con Cero, Dos.

Foto: @masjuanph / Cortesía Junior Zamora

El compositor y cantante caleño Junior Zamora narra sus días en el Distrito de Aguablanca, el legado de Junior Jein y presenta su propuesta musical con Cero, Dos.

Es una tarde soleada en Cali, como la mayoría de veces. En una esquina de El Vallado, un barrio de la comuna 15 de Cali -que pertenece al Distrito de Aguablanca-, se encuentra la casa de la familia de Junior Zamora. “Aquí al lado de uno de los parques del barrio”, dice al teléfono el artista caleño.

Para cualquier cantante la ubicación geográfica de la casa en la que creció poco o nada aporta a su propuesta musical. En este caso es fundamental, por eso al preguntarle quién es el verdadero Junior Zamora, él comienza diciendo: “Siempre me presento desde la música y la ciudad, desde el oriente de Cali. Creo que son las dos esquinas que mejor me describen como persona”.

En la primera esquina está la música, que ha sido parte de su vida incluso desde momentos que él no recuerda. Su mamá, Doris, algún día le contó que la primera vez que gateó fue en dirección a una batería. “Es un don divino”, dijo entonces la mujer que llegó a Cali desde El Charco, Nariño. Más tarde, Junior tuvo una especie de despertar musical con el coro de la iglesia, acercándose a géneros como el funk y la música gospel.

Junior Zamora


@masjuanph / Cortesía Junior Zamora

Pero al crecer entre la Unión de Vivienda Popular y El Vallado, Junior -como cualquier niño caleño- estuvo rodeado de las propuestas musicales que enriquecen la ciudad. La salsa, la salsa choque y el currulao del Pacífico no son ajenos a él. Sin embargo, su propuesta personal toma distancia de estos ritmos.

Cero, Dos

Su voz, a la que sus allegados han señalado como “una voz de salsero”, por estos días se escucha en Cero, Dos. Este es el primer sencillo de Ego, el próximo álbum de Zamora, el resultado de un camino que comenzó formalmente a los 16, cuando inició a estudiar música.

“El arte ha sido mi más grande búsqueda. Aunque crecí escuchando música de Cali y el Pacífico, no representaba la manera en que quería ser escuchado. Y para mí es muy importante la sinceridad, no hago los ritmos que más están en las playlists”, asegura.

Vea tambien: Latino Music Awards 2021: ya puede votar por sus artistas favoritos

En 2019 Zamora lanzó un EP titulado Ojos Perdidos, seis canciones que presentaban a aquel joven con ganas de hacer música. “La persona de ese EP sigue siendo la misma, pero el artista ha mudado mucho. Ese fue un recopilatorio que hice en mi tiempo libre. Ahora, con Cero, Dos soy yo siendo consciente. Luego de dos años me siento seguro y sincero de compartir mi música”, cuenta.

Junior Zamora


@masjuanph / Cortesía Junior Zamora

Indudablemente Cero, Dos suena distinto. Es un recorrido emocional que describe a una pareja en una situación continua de boomerang. ‘Cero y van dos’ es la frase popular que inspira el título del sencillo, en donde la guitarra y la voz de Junior suenan a melancolía, a reflexión y a una propuesta radicalmente distinta de la música de Cali.

De Jein a Zamora

El domingo el Valle del Cauca perdió a uno de sus exponentes musicales más representativos: Junior Jein. El otro Junior, Zamora, recuerda haber compartido con él un par de escenarios y hace énfasis en el legado que le deja a la música colombiana.

“No debe haber ningún artista en Cali que no haya escuchado la vida y obra de Junior Jein y la apuesta que hizo desde la región, desde su folclor y la representación que hacía de Buenaventura. Nunca estreché su mano pero nos vimos en algunos escenarios porque trabajé con su productor”, recuerda.

Tanto Jein como Zamora enmarcan su propuesta en la ciudad que los vio nacer. “Su legado es la importancia de la representación que das como artista al lugar desde el que te enuncias. Es una representación fiel de lo que es ser artista de la gente; hablar de lo que sucede en las calles, en el puerto. Sus canciones siempre serán recordadas”, agrega.

El Ego de Junior Zamora

Un anticipado anuncio del primer álbum de estudio de Zamora acompañó el lanzamiento de Cero, Dos. Ego verá la luz al final del segundo semestre de 2021, aunque el caleño ya no cree mucho en las planeaciones, “la pandemia y el paro nos enseñaron que los tiempos son volátiles”.

Vea tambien: Para creer en Dios hay que escuchar a Johann Sebastian Bach

Ego viene del latín yo. Para Zamora es una “herramienta desde la cual voy a construir personajes para el disco”. Con esto se refiere a sus alter egos, figuras que representan las canciones del álbum. Para Cero, Dos creó a Wil, “un tipo serio, con algo de artista obstinado, delirante, rockstar”.

Volviendo a Zamora, y hablando de ego -y egocentrismo-, recuerda que padeció de esto último en su adolescencia. “No me querían mucho en el colegio y en el barrio porque era uno de estos chicos que se cree ‘la panacea’. Jugaba fútbol, hacía música, me iba muy bien en el colegio pero veía a todos debajo de los hombros. La reflexión ahora es que el ego me permite hacer cosas muy ásperas pero no tiene sentido pasar por encima del otro”.

En el videoclip que acompaña al sencillo se ve a un Zamora, caracterizado en Wil, con un estilismo cuidado al detalle, que recuerda a estrellas como A$AP Rocky. “La moda me permite vestir los discursos y expresarme desde lo político, creo que todas las artes son políticas. La moda y el arte siempre inspiran y cuando le colocamos las prendas a Wil la intención era que me inspirara a mí personalmente, una especie de ‘auto inspiración’ para construir su camino”.

La Caza de Nariño

Justo antes de lanzar su propuesta personal, Zamora prestó sus letras y voz a La Caza de Nariño, una canción en colaboración con Alcolirykoz que dio mucho que hablar en el marco del Paro Nacional.

La Caza de Nariño es en parte la deuda que tenía como hombre negro del oriente de Cali para conmigo y, sobretodo, con las verdades que en ocasiones uno se guarda o no encuentra la manera de decir. Cuando Gambeta, que también viene de otra periferia como Aranjuez (Medellín), me contó la idea, lo entendí como la oportunidad para hablar desde mi esquina en El Vallado. Era poner el contexto de cómo vivíamos toda la situación desde nuestras realidades”, finaliza.

Lea también
Santiago Cruz: “Ser artistas en Colombia es un acto de rebeldía y resistencia”

Adrián David Osorio Ramirez, redactor web y asistente editorial. Periodista apasionado por escribir sobre moda y las expresiones culturales.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Junio
18 / 2021

Send this to a friend