SUSCRIBIRME

Entre paisajismo y territorio

La galería Instituto de Visión presenta, en Bogotá y en Nueva York, Los paisajes nunca son inocentes, una exposición sobre la construcción del paisaje.

Foto: Cortesía Instituto de Visión

La galería Instituto de Visión presenta, en Bogotá y en Nueva York, Los paisajes nunca son inocentes, una exposición sobre la construcción del paisaje.

La exposición Los paisajes nunca son inocentes muestra una intersección entre los temas de investigación que conforman este programa de arte: cuerpo, territorio y ecología. Enfocada principalmente en los dos primeros, su curadora Beatriz López buscó “explorar, a partir de las obras, una diferencia entre el concepto de paisaje y el de territorio”, y de la relación de ambos con el cuerpo.

Durante su investigación, el equipo de la galería, ubicada en el barrio San Felipe de Bogotá, consolidó la idea de que el paisaje es una construcción artificial del ser humano que responde a la intención de modificar su entorno. Por el contrario, el territorio es un espacio extenso que obliga a los sujetos a transformar sus cualidades. De allí que las comunidades prehispánicas adaptaran su cultura y sus costumbres al territorio que habitaban. Por el contrario, en la experiencia moderna la sociedad busca construir un paisaje a su medida.

Exposición
Encuentro con el alma (2006) Sara Modiano. / Foto: Cortesía Instituto de Visión

“Desde diferentes medios y perspectivas, diez artistas intentan dibujar una hipótesis sobre cómo se entiende el paisaje desde una construcción intencional. (Entre ellos se encuentran Carolyna Caicedo, Santiago Reyes Villaveces y María Evelia Marmolejo). Al igual que una imagen nunca es inocente, el paisaje tampoco lo es”, explica López.

Minuciosa selección

Para esto la curadora seleccionó quince obras, entre photocollage, cerámica, pintura, bordado y neón, que plantean una mirada al cuerpo, al paisaje y a la colonización del espacio. Un número reducido de piezas que pretende impulsar al espectador a trazar relaciones entre una y otra.

La urgencia que despertó la pandemia en la sociedad avivó también el interés del Instituto de Visión por indagar en su archivo sobre este tipo de problemáticas. “Nos dimos cuenta de que los artistas ya habían entendido, desde su emocionalidad y poesía, que el mundo vive un momento de crisis ecológica, y lo venían plasmando en sus obras”, afirma López.

Vea también: “La buena comida tiene que ser asequible para todos”: Sebastián Vargas, chef colombiano ganador de estrella Michelin

Desaparece una cultura
De la serie Desaparece una cultura (1981) Sara Modiano. / Foto: Cortesía Instituto de Visión

Visión femenina

Los paisajes nunca son inocentes marca la trigesimoprimera exposición que realiza Instituto de Visión, un espacio de arte liderado por tres mujeres: Karen Abreu, Omayra Alvarado-Jensen y Beatriz López.

Desde 2014 el equipo ha trabajado tres líneas de investigación, además de recuperar archivos de artistas a los que consideran visionarios y “los negados de la historia oficial del arte. Mujeres, queers y gente que no encajaba en los patrones de un arte más decorativo”, explica López, quien además de ser la directora artística es literata. “Tenemos una base muy atada a los estudios académicos. Esa visión académica del arte nos permite operar en el mundo comercial, pero nos da una raíz diferente”, añade.

Los paisajes nunca son inocentes
Untitled (2016) Pia Camil. / Foto: Cortesía Instituto de Visión

Omayra Alvarado-Jensen, artista con maestría en producción de performance, es la directora ejecutiva. Mientras que la historiadora de arte Karen Abreu es la directora de producción de la galería, que ha consolidado una fuerte operación internacional. De hecho, en una ruta artística por Bogotá, el New York Times mencionó que “vale la pena buscar el lugar por su dedicación a los artistas emergentes”.

Una fotografía del artista colombiano Nicolás Consuegra, tomada en 2008 en una antigua clínica oftalmológica, fue la inspiración para el nombre que las tres directoras decidieron darle al proyecto. “Instituto de Visión alude a cómo se puede ampliar la visión de las cosas a partir del arte. Pero también tiene que ver con el asunto de que en Colombia, aunque hay crisis institucional, cualquier persona puede abrir un instituto de garaje. Esas contradicciones nos definen como colombianos”.

Los paisajes nunca son inocentes
Karen Abreu, Omayra Alvarado y Beatriz López fundaron la galería en 2014. / Foto: Cortesía Instituto de Visión

De Bogotá a Nueva York

Luego de un recorrido de siete años y de presentar a sus artistas en plataformas como Art Basel Miami Beach, Frieze London, Expo Chicago y Art Dubai, el equipo inicia 2022 con la inauguración de su sede en Nueva York.

Vea también: Color y concreto en las nuevas exposiciones de la galería El Museo

En conjunto con Revolver, una galería peruana creada por el artista Giancarlo Scaglia que promueve el arte contemporáneo de Perú, Instituto de Visión inaugurará el próximo miércoles 26 de enero su espacio en el número 88 de la calle Eldridge en Manhattan.

Monte adentro
Monte adentro (2015) Karen Paulina Biswell. / Foto: Cortesía Instituto de Visión

La exposición con la que abrirá la galería da cuenta del trabajo de la videoartista colombo-venezolana Alexandra Gelis que aborda problemáticas sociales, políticas y biológicas. Además del pintor senegalés Modou Dieng, quien explora el poder simbólico y mitológico de la cultura pop. “La apertura de este espacio es una respuesta a la responsabilidad de visibilizar a nuestros artistas internacionalmente”, finaliza Beatriz López. 

¿Ya fue a ver la exposición Los paisajes nunca son inocentes? Déjenos saber en los comentarios a través de nuestras redes sociales @dinersrevista.

También le puede interesar: ¿Ya visitó el museo fundado por el pintor Ómar Rayo?

Adrián David Osorio Ramirez, redactor web y asistente editorial. Periodista apasionado por escribir sobre moda y las expresiones culturales.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Enero
26 / 2022

Send this to a friend