¿Sabía que el Vaticano tiene equipo de fútbol?

La Federación Vaticana Deportiva de Fútbol se fundó en 1972 y tiene dos copas internacionales en sus vitrinas.

No tienen barra que les vaya a cantar al estadio. Sus goles los celebran el Papa y la Guardia Suiza. Tiene dos estadios en Italia, el Petriana de Roma y el Pío XII en la Ciudad del Vaticano. Sus jugadores son curas, guardias del Vaticano y personal administrativo.

Este equipo de fútbol se fundó en 1972 por el Papa Pablo VI, pero no fue sino hasta 2006 que se integraron al NF Board (Non- Fifa Board), entidad que reúne a los Estados no reconocidos por la FIFA, como lo son Kurdistán, el Tibet, Groenlandia y Chipre del Norte.

Los guardias, personal administrativo y guías de los museos del Vaticano se ponen el uniforme para entrenar cada fin de semana en el estadio Pío XII en nombre del ‘amor y el deporte’ como lo contó su presidente Domenico Ruggerio al New York Times en 2015 cuando rechazó participar en los torneos de la FIFA porque en su parecer esta entidad sólo está interesada en los factores económicos.

Es por eso que la Federación Vaticana Deportiva de Fútbol hace parte de los torneos de la Copa Viva de la NF Board, que emula a la Champions League y en la que ha participado desde el 2008. Aunque no han ganado ningún campeonato, las directivas de la NF Board les entregó dos trofeos por su participación en el 2009 y 2012.

La Federación Vaticana Deportiva de Fútbol también tiene un torneo privado para elegir a los mejores jugadores para la Selección Nacional del Vaticano.

Pueda que en sus filas no esté un Maradona o un Pelé, pero el equipo cuenta con dos estrellas como Marcello Rosati, sacerdote del Vaticano, quien ha jugado 56 partidos y metió 7 goles y Antonino Gart, soldado de la Guardia Suiza y goleador del Vaticano con 8 goles en 58 partidos.

Si le parece que le faltan estrellas al equipo del Vaticano, tiene que fijarse en su director técnico, Giovanni Trapattoni. Con 78 años, este italiano se dio el lujo de debutar en el primer equipo del AC Milán en 1960 como centrocampista; luego, a los pocos meses, como jugador de la Selección de Italia.

En 1974 hizo su aparición como entrenador en la Juventus luego en el Inter de Milán (1986) y en los años 90 dirigió al Bayern Munich; Fiorentina, Cagliari y su selección nacional. En 2006 aceptó el cargo en el equipo de Vaticano a la par de su trabajo como seleccionador de la Selección de Irlanda.

Aunque este equipo no genere regalías por venta de camisetas; ni fiche al jugador del momento, su presidente Ruggeiro está convencido que: “La misión del equipo es esparcir un mensaje de amor a través del deporte. No es importante ganar los partidos sino demostrar que se puede jugar al fútbol con alegría y sin intenciones económicas”.

Actualmente el equipo ocupa la sexta posición del ranking Non FIFA Board, liderada por Padania; Pueblo arameo; Kurdistán; Zanzíbar y Chipre del Norte. Su mayor goleada fue en 2010 cuando recibieron a Palestina con nueve goles y en 2014 contra el equipo Borussia Mönchengladbach, de la liga alemana, a los que vencieron 8 goles a 1.

El último partido que disputaron fue el 10 de mayo de 2016 contra el Mónaco del Principado, equipo alterno al de Radamel Falcao, con el que empataron 0 a 0 en una cancha sintética en medio del Stadio Petriana y la Basílica de San Pedro.

Los planes de la Federación Vaticana Deportiva de Fútbol es expandir sus horizontes y comenzar a fichar seminaristas por todo el mundo sin distinción de nacionalidad. Así lo hizo saber el cardenal Tarcisio Bertone al New York Times: “si fichamos a los estudiantes brasileños de nuestras universidades en el mundo, tendríamos una escuadra magnífica”.

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi