Juliana Velásquez y el amor al arte

Aunque no se encasilla en ningún género musical, la artista Juliana Velásquez se conecta a la perfección con las nuevas generaciones, ganó un Grammy Latino a mejor nueva artista y acaba de lanzar Mar adentro, su tercer álbum.
 
Juliana Velásquez y el amor al arte
Foto: cortesía MUN Entertainment /
POR: 
Zamira Caro Grau

Muchos recuerdan a la artista bogotana Juliana Velásquez por su participación en el programa de Club 10, junto al lobo Aurelio Cheveroni. Sin embargo, desde hace un par de años la artista y compositora decidió enfocarse en su carrera musical, y lo ha logrado, hasta el punto de que en el año 2021 obtuvo un Grammy Latino como mejor nueva artista con su primer álbum, Juliana.  

La música fue la herramienta que le permitió sanar y expresar sus emociones en momentos en los que sintió el peso de haber crecido frente a los ojos de miles de colombianos: “Yo no cambiaría absolutamente nada de lo que viví, pero no todo fue color de rosa. Hubo momentos muy complejos de manejar a los diez o catorce años, pues era víctima de un bullying colectivo por redes sociales, gente que atacaba a una niña que no tenía las herramientas para combatir ese matoneo emocionalmente”, reflexiona. 

Ese dolor y ese amor con los que recuerda aquella época se pueden escuchar en algunas de las canciones de sus dos primeras producciones discográficas: Juliana (2021) y Dos dos dos (2022). No obstante, Juliana también canta sobre temas diversos, como vivir con un trastorno de conducta alimentaria, sentirse una “mujer desastre” o de la historia de Joaquín, un pescador que nunca regresó a su casa. 

(Lea también: Los sonidos que impulsan a Colombia).

Sus melodías son, además, una expresión tanto de su capacidad vocal como de su camino por el mundo de la composición. Sin embargo, algo claro es que su música no está encasillada en ningún género, ya que ha escrito desde salsa, como Narices frías; melodías urbanas, como Pendejada; baladas fusionadas con vallenato, como Toda la vida, hasta  bachata, como Cuando te encuentre.

Sus canciones no son solo un reflejo de su gusto musical, que va desde la británica Adele hasta el colombiano Feid, sino también de la idea de que encontrarse en un solo género es limitarse. “Si yo me considero una rocola andante por lo que consumo, cómo voy a ser una artista que solamente puede hacer una cosa y sonar de una manera”, reflexiona. 

Ahora, luego de que las entradas para sus conciertos en el teatro Julio Eliécer Gaitán y en el Royal Center se agotaran, de una gira por varias ciudades del país y de una presentación en el Festival Estéreo Picnic, entre muchos otros logros, la artista acaba de presentar el pasado 2 de noviembre su tercer álbum. 
Mar adentro (2023) es un reflejo de que San Andrés, la isla en la que vivió cuando era una niña, jamás se ha ido de su corazón. El álbum está diseñado como la banda sonora que acompaña su primer libro, en el que cuenta la historia de Joaquín, el mítico pescador que presenta en su primer álbum, y su gran amor. “Es una de las cosas más demandantes que he hecho hasta ahora, pero también de las que más me siento orgullosa”, asegura.

(Le puede interesar: Lucio Feuillet y los sonidos de un territorio).

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
diciembre
4 / 2023