Aysha Bilgrami y ‘Sole’: joyas minimalistas para compartir entre hombres y mujeres

Diners visitó Casa Creciente, la nueva tienda de la diseñadora de joyas Aysha Bilgrami en Bogotá, una muestra de su universo estético y de su más reciente colección ‘Sole’.
 
Aysha Bilgrami y ‘Sole’: joyas minimalistas para compartir entre hombres y mujeres
Foto: Foto cortesía Aysha Bilgrami /
POR: 
Adrián David Osorio Ramírez

“Para Jaime, mi primer sol”, escribió en la primera página de un diario la diseñadora de joyas Aysha Bilgrami. La frase está rodeada de rayones, dibujos y palabras, que fueron la génesis de su colección número 13, titulada Sole, la primera en la que apuesta por una mirada masculina y piezas sin género. 

El nacimiento de su hijo Ali y el apoyo incondicional de Jaime, su esposo, convencieron a Aysha Bilgrami de conquistar al público masculino, una decisión que había estado contemplando desde hace varios años. “Cuando nació mi hija escogí la luna. Ahora el nacimiento de mi hijo coincidió con que llevaba un tiempo pensando hacer una colección para hombres. Me ha costado trabajo, pero los clientes nos piden esta línea porque cada vez más se sienten cómodos decorandose y, de hecho, muchos le roban joyas a sus parejas”, le dice a Diners la diseñadora.

Joyas genderless
Foto cortesía Aysha Bilgrami

Aquel diario, dedicado en principio a su esposo, guarda todo el proceso creativo de Sole: los primeros dibujos de soles, la inspiración para las fotografías de las joyas, y es la guía para Alberto, el artesano y joyero de la marca. Para explorar esta figura del sol, Aysha Bilgrami recurrió a sus piezas icónicas como los hoops -o candongas- y los ear cuffs, e incluyó brazaletes con piedras y anillos lisos versátiles.

El sol como guía

La idea de rendir homenaje al sol surgió hace dos años, luego de recibir como regalo una edición especial del libro Los mitos del sol, en el que el escritor Hugo Niño comparte nueve relatos de culturas indo colombianas de la Amazonia, la Orinoquia, el Caribe, el litoral Pacifico y la región andina con el sol como eje narrativo.

Sole colección Aysha Bilgrami
Foto cortesía Aysha Bilgrami

“Mi esposo es Leo, que es un signo regido por el sol, entonces me pareció un concepto chévere para empezar este capítulo masculino. Usualmente me inspiro en un viaje, un museo, una exposición, esta vez la semilla fue este libro. Cuando decido el tema entonces investigo toda la parte cultural y busco hacer una mezcla, honrando mi origen colombo-pakistaní”, recuerda Aysha Bilgrami.

En el pasado, por ejemplo, la diseñadora se ha inspirado en las abejas, en honor a su abuela, a quien llama api (abeja en italiano). Sin embargo, siempre busca unir el concepto con el universo de su marca. En el caso de Sole, los péndulos que aparecen en otras colecciones esta vez representan los rayos del sol.

Para el primer lanzamiento de Sole, la diseñadora se concentró en las piezas ideales para usar todos los días. “Muchas veces nos matamos por hacer piezas que gritan pero también es importante crear joyas para todos los días, con la opción de llenarte toda la oreja o el cuello. Ese es nuestro sello trivial contemporáneo”, explica.

Joyas colombianas Aysha Bilgrami
Foto cortesía Aysha Bilgrami

Luego, hace unos días, lanzó la segunda parte de la colección, en la que agrega collares y pulseras adornados con piedras como el onix, el lapislázuli oscuro y el agate, todas ligadas de alguna manera con el concepto del sol, el fuego o el signo de Leo. Las piezas están hechas a partir de plata reciclada de radiografías, una manera más sostenible de obtener el material que minar.

“Cada radiografía contiene plata y es lo que absorbe la luz cuando toman la foto. Un kilo de radiografías son cuatro gramos, que es lo que usamos para un pequeño ear cuff. Aunque utiliza químicos, que nunca se botan a las cañerías, sigue siendo un proceso mucho más limpio”, explica.

Aysha Bilgrami en Casa Creciente

Sole es la colección número 13 de Aysha, un nuevo paso en su carrera a pocos meses de cumplir nueve años con su marca: “desde el 2014 estoy dando lora”, dice sin más. Su distintiva propuesta ha evolucionado desde entonces, no sin antes experimentar altibajos.

“La marca ha logrado mantenerse vigente porque trabajo con gente joven que me da su visión. Siento que en un punto me estanqué porque trabajaba sola. Tengo 36 años, yo me quedé en el boogie, no en el reggaetón (risas). Por eso es importante que alguien le diga a uno cuando está haciendo las cosas mal, o bien, o qué hay que cambiar”, detalla.

Con esta idea de compartir ideas Aysha concibió Casa Creciente, un espacio creativo y tienda que comparte con la diseñadora Diana Crump y su marca Atelier Crump. “Ya cumplimos seis meses, así que más o menos decidí tener bebé y una nueva tienda a tiempo. Con Diana siempre hemos compartido nuestros dolores y victorias como empresarias así que aunque somos marcas diferentes, diseñamos para una misma mujer: viajera, curiosa y con sensibilidad cultural”, cuenta.

De esta manera la dupla concibió Casa Creciente, ubicada en una casona de Quinta Camacho (Calle 70#9-83), que abre sus puertas para presentar con detalle el universo de estas dos marcas, además de nuevos elementos de hogar que han incorporado. “El nombre es porque Diana y yo estamos obsesionadas con la luna y creemos que en su fase creciente abre paso al cambio y la transformación. Por eso este lugar es como un hogar, se va construyendo poco a poco”, remata Aysha.

Lea también: Feminista, revolucionaria y vanguardista, la historia de la artista japonesa Yayoi Kusama

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
abril
13 / 2023