SUSCRIBIRME

Así se vive el Petronio Álvarez, el festival más ‘Pacífico’ de Colombia

Cada año Cali celebra el Petronio Álvarez, un homenaje de cuatro días a la tradición y a la música del Pacífico. Diners estuvo en su 25 edición.

Foto: Lisa Palomino, cortesía Ministerio de Cultura

Cada año Cali celebra el Petronio Álvarez, un homenaje de cuatro días a la tradición y a la música del Pacífico. Diners estuvo en su 25 edición.

Antes de asistir al Festival Petronio Álvarez —el mayor encuentro de la cultura afro de Latinoamérica— escuché que desde su fundación en 1997 no ha habido peleas ni accidentes. Luego lo confirmó el maestro Hugo Candelario, líder del Grupo Bahía. Pero no es sino al pisar el suelo caleño, donde cada año se lleva a cabo este evento, que se entiende el porqué. 

Cuando empiezan a sonar la marimba de chonta, los cununos y las tamboras se olvidan las diferencias. Jóvenes, adultos y ancianos cantan y bailan currulaos y abozaos mientras sacuden en el aire sus pañuelos blancos. Algunos se abrazan, saltan e incluso se inventan coreografías grupales. En cuestión de minutos dejan de ser desconocidos para convertirse en una hermandad ansiosa por exaltar el orgullo que sienten por sus raíces africanas. 

¿Por qué?

Quizá se deba al poder sanador que tiene la música en los más de 200.000 espectadores que visitan el territorio Petronio año tras año en agosto (aunque este año se celebró en diciembre a causa de la pandemia). Según las sabedoras ancestrales del Pacífico colombiano, los sonidos que emiten los bombos y las tamboras vibran en la misma frecuencia que el corazón. La teoría musical coincide: nos recuerdan los latidos que escuchamos en el vientre materno.

O tal vez sea porque en el festival no hay cabida para ninguna bebida alcohólica diferente al viche —un destilado artesanal típico del pacífico colombiano, que es reconocido como patrimonio ancestral y cultural de Colombia—. En cambio, sí se encuentran muchos de sus derivados, como el tomaseca, el arrechón, el tumbacatre y el pipilongo. Todos con un sinfín de beneficios medicinales y de usos ancestrales; además de una cualidad compartida: ser el licor del amor y la felicidad. Así lo asegura la expositora y sabedora Luz Marina Sinisterra, quien menciona que estas características están presentes desde el entorno familiar en el que se cultiva la caña de azúcar y se produce la bebida final, hasta el momento en el que se bebe un sorbo de esta. 

“El viche es de una nobleza increíble que no te atropella el sentido sino que te llena de energía y te acerca a la naturaleza”, agrega el maestro Candelario.

También le puede interesar: La estrategia para impulsar el turismo en el Pacífico colombiano

Vea también: ¿Por qué 2021 fue un año de secuelas y remakes en el cine y qué se espera para 2022?

Solidaridad, resiliencia, resistencia y tradición

El Festival Petronio Álvarez es tradición en todo su esplendor. Es un encuentro de la cultura negra y de toda su ancestralidad. Por lo mismo, ni la música ni el viche son elementos aislados. La comida, el vestuario, la medicina natural, los peinados, los turbantes y las artesanías también hacen parte de ese ambiente ancestral con el que no solo buscan celebrar su identidad sino recordar su pasado y salvaguardar sus saberes.

Marcela Andrade tiene 20 años y conoce con gran claridad la importancia de la estética en su cultura. “No es únicamente para lucir bonitas, las trenzas que usamos se remontan a nuestros ancestros africanos que trazaban el camino hacia la libertad sobre la cabeza de las mujeres y de los hombres. Así mostraban cuál era la salida de la esclavitud”, dice. 

Ahora ellos continúan con esta tradición para mostrar las virtudes de la raza negra y del Pacífico colombiano. Por eso a Andrade no le molesta que las trenzas africanas se hayan convertido en una tendencia, pues no lo considera apropiación cultural sino una muestra de admiración y respeto de los demás hacia sus costumbres. 

De la misma manera, Mirna Luceli Camucastro habla acerca de la importancia del cabello afro como una forma de reivindicarse. Para ella, este ha sido “estigmatizado y ridiculizado”, por lo que considera que llevarlo al natural es un acto revolucionario y una manera de honrar la herencia de sus ancestros. 

Un festival que acerca a la comunidad afro 

Para el maestro Candelario, lo que se vive en el Petronio Álvarez es una muestra de que no están tan lejos de Angola ni de los demás países de África. La clave, para él, está en la música. “La gente se pregunta qué es lo que tiene el festival para que durante cuatro días la gente disfrute de música tan sencilla y elemental. Mi respuesta es que la hacía y la hace gente que vive en la selva y que respira aire puro. Por eso no necesita de mucha elaboración para conectar. Es natural”. 

Para la comunidad negra del Pacífico la música no es solo entretenimiento, es una razón de vida. Con ella celebran el nacimiento y despiden a los muertos. Claman justicia y agradecen lo recibido. Es una manifestación viva de sus creencias, saberes, lamentos e historias.  

Arrullos para el alma

La mayor prueba de esto son los arrullos, una celebración mística que se realiza en diferentes momentos y espacios, pero que en el Petronio Álvarez se lleva a cabo después de la jornada de conciertos. Para ello, varias familias prestan sus casas, y entre ellas es tradición que esté la de la cantora Nidia Góngora. 

Como en este escenario la actitud es festiva, el baile no puede faltar. Así que tan pronto empiezan a sonar los bombos, los cununos y el guasá, hombres y mujeres se unen en un canto y una danza constante que puede durar horas. No hay espectadores. Todo el que está en el arrullo es un participante más de estos cánticos dedicados al amor, al mar, al río, a las plantas, a los animales y a todos los seres vivos. 

En pocas palabras, el Petronio Álvarez es un respetuoso homenaje a la vida, al amor y la ancestralidad a través de la alegría, el acto más revolucionario. 

También le puede interesar: Así es viajar por la Ciénaga Grande de Santa Marta en el 2021

María Camila Botero. Soy periodista. Me gusta observar el mundo y luego escribir sobre la vida. Me apasionan los temas con enfoque social, el cine y los libros. Twitter: @CamiBotero8 Correo electrónico: camila.botero@revistadiners.com.co 

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Diciembre
22 / 2021

Send this to a friend