SUSCRIBIRME

Yansen Estupiñán: “Me siento orgulloso de la gente que compra productos colombianos”

Abogado, comerciante y principal vocero de quienes confeccionan ropa hecha por y para colombianos, y logró hacerla rentable ante el asedio de los productos chinos.

Foto: HFE Studio en Unsplash/ GranSan Colombia, 2021

Abogado, comerciante y principal vocero de quienes confeccionan ropa hecha por y para colombianos, y logró hacerla rentable ante el asedio de los productos chinos.

Si existe algún colombiano que diga que sobrevivió a la adversidad y triunfó en este país es Yansen Estupiñán. Este cucuteño tuvo que trabajar desde los ocho años para apoyar a su papá y seis hermanos luego de la muerte de su madre. Luego, ingresó en la Policía Nacional y recorrió Arauca, los Llanos Orientales, Boyacá y Bogotá, donde finalmente se pensionó.

Y perfectamente la historia se pudo acabar acá. Sin embargo, Estupiñán quería seguir trabajando, “porque eso dignifica”, como asegura con su enérgica y acelerada pronunciación heredada del Norte de Santander. Por eso, se fue a la Aeronáutica Civil donde ofreció sus servicios como guardia de seguridad y luego, hizo lo mismo en el centro comercial El GranSan, a mitad de 1998.

Poner la casa en orden

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de El GranSan (@elgransanoficial)

Con apenas cursado el bachillerato, Yansen Estupiñán debía enfrentar uno de los más grandes retos en la vida: restablecer el orden del GranSan y parte de San Victorino, uno de los sectores más peligrosos de Bogotá.

“En el 98 atracaban en las puertas del centro comercial y nadie hacía nada. Así que empecé diferentes jornadas de concertación con los habitantes del sector y jornadas lúdicas. Incluso intervenimos para la fundación de Parque Tercer Milenio en 2003 para mitigar los robos y darle tranquilidad a los compradores”, comenta Estupiñán.

Este liderazgo natural llamó la atención de la comunidad y las directivas del GranSan, quienes lo nombraron el gerente principal de este centro comercial. Sin buscarlo, Estupiñán obtuvo las riendas de uno de los negocios que provee al comercio de los barrios y pueblos de toda Colombia.

Nunca es tarde para estudiar

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de El GranSan (@elgransanoficial)

Con un poco más de 35 años y la dirección del GranSan, Yansen decide estudiar Derecho Constitucional en la Universidad del Rosario, lo que le sirvió para certificar a la empresa con la norma ISO de calidad 9001 de 2015. Después obtuvo un reconocimiento en la Universidad Reformada de Miami de Gracia y Derechos Humanos y actualmente se encuentra haciendo un Magíster en Derecho Humanitario en la Universidad de Nebrija, en Bogotá.

“Sé que la buena suerte no existe, así que hay que estudiar para aprovechar todas las oportunidades que se presentan en la vida. Al principio fue difícil adaptarse al cargo, pero fui aplicando todo lo que aprendía y eso me sirvió hasta para intervenir en el consejo económico Cepal, donde dimos a conocer nuestras luchas en el negocio de la confección y la entrada del mercado asiático a nuestra economía”, explica Estupiñán.

Vea tambien: La nueva serie de Apple Tv+ que sigue un pódcast de misterio

A defender lo colombiano

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de El GranSan (@elgransanoficial)

En una carrera desenfrenada contra el tiempo, Estupiñán supo manejar el GranSan para hacerle frente al mercado chino, que en 2016, empezó a afectar directamente el bolsillo de más de los colombianos que dependen de la confección y la moda en el país.

“Logramos demostrar ante la Fiscalía que ellos llegaron a desarrollar actividades ilegales, lo que terminó en extinción de dominio. Sin embargo, han desarrollado nuevas metodologías para entrar en el mercado, pero seguimos en la lucha”, cuenta Yansen.

Sin entrar en batallas legales, Estupiñán cuenta que los colombianos y los extranjeros han sabido diferenciar a simple vista la calidad, diseño y autenticidad del producto colombiano.

“Me siento orgulloso de la gente que compra productos colombianos. Cuando uno se sienta en la plaza de un pueblo en Boyacá, Nariño o Cundinamarca, ve pasar a la gente y 7 de cada 10 está vestido con diseños nuestros, que los chinos no pudieron replicar como el jean levantacola”, explica este cucuteño.

Bueno, bonito y barato

Yansen Estupiñán


Algunas personas suelen decir: “De eso tan bueno no dan tanto”, cuando ven los precios de los pantalones, blusas, camisetas y prendas que Yansen y los comerciantes del GranSan ofrecen.

Ante la duda, Estupiñán recuerda que el pilar del negocio está basado en familias trabajadoras que compran telas, botones, cremalleras y accesorios al por mayor.

“El precio por venta al por mayor se traduce en mayor rentabilidad que los comerciantes ofrecen al consumidor final. Lo otro es que nosotros manejamos diseños de tendencias que no tienen nada que envidiarle a las pasarelas del mundo. Y por último estamos a la vanguardia de telas resistentes que de a poco borran el estigma que se tenía de San Victorino, como lugar de mala calidad”, explica Estupiñán.

De Colombia para el mundo

El diseño colombiano, combinado con calidad, ha sido reconocido internacionalmente. No por nada, los jeans levantacola son conocidos en el extranjero como una prenda colombiana.

“En un viaje a Guadalajara, México, encontré una tienda que decía: ‘jean corte colombiano’ y cuando entramos tenía la bandera de Colombia, pero era una copia china, e incluso los mexicanos sabían que no era el auténtico colombiano. Eso se debe a que tenemos una calidad que otros países no la puede igualar”, explica Yansen.

Por eso, numerosos comerciantes que se dedican a la producción 100% nacional de la moda han realizado estamentos gubernamentales para que sus prendas lleguen a Nueva York, Miami, Los Ángeles, México, Chile y hasta los pueblos más recónditos de Colombia.

“Muchas veces por la calidad del producto no podemos evitar que grandes marcas vengan a comprar y reetiqueten la ropa. No sabría decir si es legal o ilegal pero lo hacen por la calidad del producto”, concluye Yansen.

El motor de la moda colombiana

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de El GranSan (@elgransanoficial)

Yansen sabe a fondo que cientos de familias deben abandonar la comodidad de su hogar para poner máquinas de coser. Justamente por eso, este emprendedor está estudiando Derecho Humanitario para ayudar a todos los participantes de la cadena de producción en la moda colombiana.

“Ir a Altos de Cazucá, el 20 de Julio y los barrios en Medellín a ver a las familias cómo sacrifican todo por trabajar para la moda colombiana me genera una necesidad de moverme por sus derechos. En nuestra ley hay muchas arbitrariedades que violan los derechos básicos del trabajo, y el Gobierno permite que terceros se aprovechen de esto. Deseo que el día de mañana todos los colombianos podamos unirnos y defender los derechos de aquellos menos privilegiados”, concluye Yansen Estupiñán.

También le puede interesar: Seis marcas colombianas de ropa para apoyar el talento nacional

Óscar Mena es periodista de la Revista Diners. Estudió Comunicación Social & Periodismo en la Universidad Externado de Colombia antes de convertirse en Barista de la Escuela de Gastronomía Gato Dumas. A Óscar le apasiona cómo la tecnología, el estilo de vida y la gastronomía pueden contribuir al mejoramiento de la sociedad.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Junio
30 / 2021

Send this to a friend