Día Internacional Sin Dieta: un día para cultivar el amor propio

Con este día se busca llamar la atención sobre los trastornos alimenticios y los estereotipos de belleza.

Es posible que usted halle un desencuentro entre el cuerpo que ve reflejado en su espejo todas las mañanas y el de otro, semi-desnudo, bronceado y terso que aparece en la portada de una revista que reposa en la vitrina de cualquier esquina.

Es posible que usted se detenga a mirar la foto y sepa que ahí hay bisturís, cirugías, clics de Photoshop e, incluso, azares de la genética que reducen las proporciones corporales a su expresión mínima. Aún sabiendo esto puede que esa imagen quede clavada en su mente como un deseo, una motivación o una meta a alcanzar.

Las dietas son ese lugar común al que mujeres y hombres han ido a parar alguna vez buscando tener un cuerpo de modelo. Sin embargo, en contra de esa idea es que, en 1992, Mary Young Evans propuso que el 6 de mayo se celebrara el Día Internacional Sin Dietas. El objetivo era aprovechar esta fecha para alertar sobre los riesgos de la anorexia y otros desórdenes alimentarios para revertir los imaginarios de belleza.

Young Evans padeció anorexia, una enfermedad que provoca rechazo de la ingesta de alimentos por desarrollar un miedo irracional al aumento de peso. Tras superarlo decidió escribir un libro, Dietbreaking, en el que contaba su experiencia y en el que advertía sobre el peligro de las dietas.

El boom de las dietas está a la vuelta del buscador de Google: hay cantidad de ellas, “dieta de la piña”, “dieta detox”, “dieta del agua”, dieta de la avena”, “dieta de la sopa”, “dieta para bajar de peso en una semana”, “dieta para bajar de peso en un mes”, “ayuno”, “dieta de la solitaria”, y así, una cadena de promesas peligrosas puestas al servicio de una tendencia.

Con el ayuno, por ejemplo, ocurre lo siguiente: se altera el organismo, hay disminución de energía y aunque se pierde líquido no se reduce la grasa. Con la dieta de la solitaria hay que ingerir una pastilla que contiene un gusano que ya dentro del estómago se come los alimentos. La dieta détox, que consiste en tomar jugos, batidos e infusiones, frutas y verduras crudas, promete perder entre cuatro y cinco kilos en menos de un mes, mientras el cuerpo va perdiendo masa muscular y grasa acumulada.

Maciej Banach, de la Universidad Médica de Lodz, en Polonia, expuso una investigación sobre las dietas bajas en carbohidratos, en la que se descubrió que “las personas que consumen una dieta baja en carbohidratos tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedad coronaria, apoplejía, cáncer y muerte prematura”.

El acuerdo de especialistas, en general, y de la OMS es que se debe llevar una vida equilibrada, en la que el objetivo no sea perder peso sino ser saludable. Una dieta balanceada debe incluir, al menos, cinco porciones de frutas y verduras, granos integrales, carnes y huevos, legumbres y lácteos en proporciones específicas que irían de acuerdo a la edad, el metabolismo, el peso y la estatura. Y en caso de necesitar un plan de pérdida de peso, por motivos de salud, es importante buscar un experto y no autodiagnosticarse.

De esta forma, desde 1992, cada 6 de mayo se conmemora el amor propio, mirarse al espejo y aceptar que el cuerpo reflejado es tan bello y valioso como el de cualquier modelo.

Artículos Relacionados

  • Hace 54 años se escribieron los tres grandes himnos del pop
  • Las 10 canciones recomendadas de Camila Zárate, de Canal 13
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia

Send this to a friend