Recorra Florencia, Barcelona y París en bicicleta

Conozca estas tres joyas europeas que, más allá de sus epicentros turísticos, ofrecen múltiples opciones para los amantes de la bicicleta o simplemente para los que quieren huir un poco de las multitudes y los trancones. Estos son nuestros itinerarios recomendados.

Florencia: urbana y rural


Las calles de Florencia cuentan las historias de reinos y traiciones medievales, conviven con esculturas históricas y son una pasarela para las grandes marcas de moda italiana. Uno de los encantos de esta ciudad es que se puede caminar, sin mucho esfuerzo, de un extremo a otro. Pero en bicicleta, Florencia se deja descubrir. No hay rollos con el parqueo o el tráfico, se llega a donde los buses no y también se puede acceder a las áreas peatonales. Por eso vemos a niños, mujeres en vestido y zapatillas, y ancianos rodando por doquier.


Arranque en la Plaza del Duomo, donde está la basílica de Santa María del Fiore y la famosa cúpula y sus frescos. Sin duda habrá multitudes, pero pronto se puede tomar algún callejón alterno al sur y dirigirse a la Piazza della Repubblica, donde están los cafés más antiguos de Florencia, o a la Piazza della Signoria y sin bajarse de la bicicleta ver una réplica exacta del David de Miguel Ángel al frente del Palazzo Vecchio (el original está en la Galleria dell’Accademia).

Al final, un poco más al sur, llénese de frescura y grábese ese paisaje increíble montando al lado del río Arno y vea el famoso Ponte Vecchio, del siglo XIV y sobreviviente de las explosiones durante el nazismo. Si cruza por ahí llegará a Piazza dei Pitti, perfecta para descansar y comer uno de los mejores gelatos de Florencia.


Pero, claro, el itinerario rural resulta ideal para el paisaje de la Toscana: viñedos, olivares y verdes montañas. Una ruta perfecta para uno de sus días consiste en ir hasta Impruneta, a 17 kilómetros de Florencia. Llegar hasta allá toma cerca de 45 minutos y aunque el terreno es algo inclinado no hay que ser un experto para recorrerlo.

Hay pocos carros y los que pasan animan a los ciclistas a seguir pedaleando. En el camino aproveche alguna de las fincas agroturísticas, donde podrá participar en catas de vinos y aceites de oliva de la región de Chianti, y comer delicias preparadas en casa, como les gusta a los italianos.

» Alquiler y tours en bicicleta
• Florence by Bike:
www.florencebybike.it
• Tour Bike Florence:
www.tourbikeflorence.it
• FloRent: www.florentbike.it

» Para destacar
• Si hay una ciclorruta es obligatorio su uso. Por lo general están junto a las avenidas o carreteras principales.
• Incluya en su itinerario urbano o rural la Piazzale Michelangelo, donde hay otra réplica del David y tiene una vista de 360° de Florencia, en especial la que bordea al río. Espectacular al atardecer.

Barcelona: playa, ciudad y fiesta


Muchas ciudades en una sola: la gótica, la moderna, la natural, la playera…, esa es Barcelona. Esta joya catalana vive de fiesta, por eso tal vez se encuentre con batucadas en la Barceloneta al comienzo del Pentecostés, con las pirámides humanas o con alguna feria para celebrar el solsticio de verano. Una de sus ventajas para los amantes de la bicicleta es que tiene múltiples ramblas: calles anchas y con árboles por las que solo pueden andar peatones y ciclistas.


Y bueno, empiece en la Rambla, en el costado del puerto antiguo, donde se halla la estatua de Cristóbal Colón. Está llena de turistas, estatuas humanas y kioscos, pero en ese punto se cruza con la Ronda Litoral, la vía perfecta para pedalear al lado del Mediterráneo y sus playas.

Hacia el noreste se encontrará con el zoológico de Barcelona. Puede desviarse allí para llegar al Parc de la Ciutadella, algo así como el Central Park de Barcelona, otro punto imperdible sobre ruedas.

Hay varios recorridos internos que pasan por lagos, fuentes, el castillo de los Tres Dragones y el arco del Triunfo. Una vez al año, entre abril y mayo, se realiza la Feria por la Tierra, en la que hay puestos de artesanías y delicias como quesos maduros, jamones españoles y embutidos.

Finalmente, si sigue por la playa, puede llegar hasta el Edifici Fórum, donde hay renta de bicicletas y kayaks.


» Alquiler y tours en bicicleta
• Bicing: www.bicing.cat (solo para residentes)
• Barcelona Biking:
www.barcelonabiking.com
• Barcelona by Bike:
www.barcelonabybike.com

» Para destacar
• No es recomendable ir en bicicleta a la Ciudad Gótica. Hay mucha gente y los callejones son angostos. Es mejor recorrer el Born, cerca de allí, donde hay restaurantes y tiendas de diseño.
• En Poblenou también hay una rambla para andar en bicicleta y se cruza con la avenida Diagonal, que tiene una ciclorruta.
• Visite en bicicleta el barrio Grazia para conocer sus callejones, tiendas de diseño, cafés, restaurantes y múltiples plazas para vivir el ambiente barcelonés.
• En la zona alta de Barcelona está el Parc de Collserola, un parque de 8.000 hectáreas en las colinas, ideal para ciclistas y caminantes.

París: la libertad de una bicicleta


París y sus cafés, poetas malditos, artistas, conciertos para todos los oídos y apoteósicos monumentos encargados por Napoleón y Luis XIV. A muchos parisinos les encanta andar en bicicleta porque pueden llegar más lejos y al mismo tiempo hacer más paradas en tantos lugares que lo ameritan. Es tal vez uno de los mejores símbolos para expresar la libertad. Oh! la liberté.


Además de usar la bicicleta como medio de transporte, el recorrido sugerido es el del Bois de Boulogne, un bosque ubicado al oeste de la ciudad con 846 hectáreas: algo más del doble del Central Park de NY. En la esquina del parque más cercana al Jardin d’Acclimatation se pueden alquilar bicicletas por horas o por todo el día. Puede recorrer el parque sin tener que oír un solo carro. Verá pescadores sentados alrededor de un lago, la sede del Roland Garros, maratonistas, cascadas y aves.

Si quiere conocer varios de los monumentos más importantes de París, el otro itinerario es el que comienza en el museo del Louvre y va hasta el arco del Triunfo: un recorrido tal vez muy largo para caminar, pero perfecto para pedalear.

Los siguientes puntos después del museo y hacia el oeste son: la Place du Carrousel, el Jardin des Tuileries con sus fuentes y esculturas escondidas entre las plantas, la Place de la Concorde en la que cortaron la cabeza de la reina María Antonieta, la Avenue des Champs-Élysées, nombrada en honor al lugar de las almas virtuosas de la mitología griega, el Grand y el Petit Palais de estilo Art Nouveau, las tiendas de marca más famosas del mundo y, para finalizar, el imponente Arc du Triomphe.


» Alquiler y tours en bicicleta
• Fat Tire Bike Tours:
www.fattirebiketoursparis.com
• Gepetto & Vélos:
www.gepetto-et-velos.com
• Maison Roue Libre:
www.rouelibre.fr (bicicletas de transporte público de la ciudad)

» Para destacar
• A la altura del Grand Palais puede desviarse hacia el río Sena y recorrerlo en bicicleta.
• Para las compras del picnic puede pasar por la Rue de Mouffetard, una ruta gastronómica francesa en una sola calle: fromageries, boulangeries, patisseries y chocolateries.
• En el barrio Le Marais todos los domingos se cierra el paso a los carros. Peatones y ciclistas pueden disfrutar del espectáculo de músicos y artistas callejeros, y entrar a las tiendas de diseño y restaurantes.
• A 30 minutos de París se encuentra el Jardín de Versalles, uno de los palacios más lujosos de la realeza de Francia. En el lado público del jardín está permitido andar en bicicleta. Son varios kilómetros entre árboles alineados perfectamente, un canal donde se puede alquilar un bote, el Grand Trianon –o el apartamento de Luis XIV– y el Petit Trianon, famoso por ser la casa de María Antonieta.

Artículos Relacionados

  • Hace 54 años se escribieron los tres grandes himnos del pop
  • Las 10 canciones recomendadas de Camila Zárate, de Canal 13
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia

Send this to a friend