Ocho álbumes de 2014 que debería escuchar cuanto antes

Seleccionamos ocho de los mejores discos del año que quizás no ha escuchado aún.
 
POR: 
Jaime Pérez-Seoane

Conceder a un número muy reducido de discos el título de mejores del año es, en el vasto universo musical – como el espacial, en constante expansión – una tarea desesperadamente compleja, probablemente absurda, y necesariamente subjetiva. Sobra referir que es imposible (y sería un error pretender lo contrario) que nos pongamos de acuerdo sobre cuál el mejor álbum del año que se despide.

Como no quedaba alternativa, hemos recurrido a la subjetividad (que impera en esta y en toda elección que se hace en la vida) para presentarles una lista de álbumes que debería escuchar, y que probablemente aún no haya oído. Esta no es, por tanto, la lista de los mejores discos de 2014; Es mi recomendación para ampliar sus universos musicales conocidos.

2014 ha sido un año de gran actividad musical, como suelen serlo todos, por suerte. En el año que acaba hemos sido testigos de los solemnes regresos de viejas glorias que nos han regalado algunos de los mejores ratos sonoros de la temporada. A pesar del exceso de producción musical propio del tiempo que vivimos, preparar esta selección de discos ha sido una tarea relativamente asequible. Lo difícil será que no los disfrute como nosotros.

Beck – Morning Phase
Comience cualquier día abriendo su ventana al depurado folk que Beck presenta en Morning Phase y descubrirá, además de un disco enormemente más elaborado que sus éxitos pasados, que toda mañana puede ser perfecta.

The War on Drugs – Lost in the Dream
El tercer trabajo de estudio de esta formación americana de indie-rock figura en absolutamente todas las listas destacadas de álbumes del año. La música confinada en Lost in the Dream coquetea con la melancolía y el pesimismo, y deja un resabio a Bruce Springsteen. Pruebe a escuchar este disco en el salón de su casa mientras llueve en la calle.

Alt J – This is all yours
La banda británica de moda visitará Bogotá en marzo, y es probablemente lo mejor que trae la edición 2015 del Estéreo Picnic. La joven formación de Leeds representa lo mejor del indie moderno, y recuerda a los (buenos) viejos tiempos de grupos bandera como Futureheads. Su éxito “Left Hand Free” será sin duda un clásico del género.

Robert Plant – Lullaby and the Ceaseless Roar
Aunque por momentos pareciera estar escuchando a Arcade Fire, es The Sensational Space Shifters la agrupación que acompaña al antaño líder de Led Zepellin. Plant regresa con un espectacular décimo disco en solitario capaz de frenar la lluvia y hacer salir al arco iris.

Damon Albarn – Everyday robots
Después de sus exitosas vidas a la cabeza de Blur y después Gorillaz, y de componer para superbandas, Albarn debuta en solitario con un disco que rebosa identidad de un gran compositor, aunque menos estridente y más íntimo en esta ocasión.

Sharon Van Etten – Are we there
El cuarto trabajo de la vocalista americana es otro de los álbumes que figuran en todas las listas anuales. “Are we there”, de gran riqueza instrumental, contiene casi cincuenta minutos de música enérgica.

Allo Darlin’- We come from the same place
Si lo que busca es un sonido que lo acompañe, sin más pretensiones, en la nostalgia navideña, debe escuchar Allo Darlin´. En tiempos en que abundan las bandas de pop independiente, no es tarea fácil encontrar una que no canse pasados diez minutos.

Band of Skulls – Himalayan
El rock no ha muerto, y, aunque muchos defiendan lo contrario, la británica Band of Skulls publicó Himalayan este año para recordárnoslo. Las doce piezas que componen el tercer trabajo de la “banda de calaveras” saben a blues y complejidad.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
diciembre
29 / 2014