La biblioteca de Juan José Hoyos

El antioqueño, que recibió el premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar a la vida y obra, compartió con Diners los cinco libros que más lo han marcado.

En la parte alta abajo

Helí Ramírez

En 1979, la revista de poesía Acuarimántima publicó este libro del poeta Helí Ramírez, que partió en dos la historia de la poesía colombiana. Su lenguaje rudo, callejero, describía una ciudad que ya no pudimos volver a ver igual: los barrios, las calles y la gente de Medellín tenían otro color. El libro tuvo un impacto de tal magnitud que, por ejemplo, el director de cine Víctor Gaviria dijo que sus películas no habrían sido posibles si En la parte alta abajo no hubiese llegado a sus manos. Para contar el mundo que habitamos, las calles que recorremos día a día, donde vivimos y morimos, Helí Ramírez ha usado en este libro la lengua que hablamos. ¿Qué otra cosa es la poesía?

Doctor Zhivago

Boris Pasternak

Leí esta novela cuando era un adolescente. Fue mi primer encuentro con la muerte. Pero no la muerte ajena, sino la propia, la de la gente que lo rodea a uno. Por ejemplo, la muerte de la madre. Leyendo este libro me di cuenta de que el amor es una fuerza extraña, ingobernable y que raras veces somos dueños de nuestras propias vidas. Cuando visité por primera vez a un psiquiatra, a los 17 o 18 años, al final de la cita vi que él había escrito en su libreta de notas, respecto a mi caso: “Motivo de consulta: lectura de Doctor Zhivago”.

El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Miguel de Cervantes

Este libro me “sorbió” el seso, como las novelas de caballería a Don Quijote. Pasé encerrado en mi casa más de una semana leyéndolo sin parar, mientras mis amigos elevaban cometas en un campo abierto frente a mi casa. Con él aprendí que fantasía y realidad, miseria e ilusiones, son dos caras de una misma moneda. También me di cuenta de que no hay barcos ni globos que te lleven más lejos de lo que te lleva un libro.

Las mil y una noches

Anónimo

Nunca he vuelto a sentir cosas tan extraordinarias como las que experimenté leyendo este libro. Volé en alfombras mágicas, conocí duendes, fui ladrón en el desierto y también cazador de tesoros submarinos. Aprendí las palabras mágicas indispensables para soportar el resto de mi vida: ¡Ábrete sésamo! ¡Ciérrate sésamo!

México insurgente

John Reed

Hasta que leí al gran periodista norteamericano John Reed, en los comienzos de mi carrera universitaria, desconocía el poder que tienen los hechos cotidianos en una narración periodística. En el caso de este libro, ignoraba el poder que confieren a un relato hechos que parecen insignificantes: qué comen y beben los soldados del ejército revolucionario de Pancho Villa; cómo es una batalla, como la de Torreón, donde dos ejércitos se disparan mutuamente, sin compasión, durante algo más de una semana.

Artículos Relacionados

  • Vea las primeras imágenes de la segunda temporada de Dark
  • Tómese un rato para conocer a Cardi B
  • Galería: Venezuela es la ganadora del World Press Photo 2018
  • Ya está disponible el tráiler de Hot Summer Nights, la nueva película de Timothée Chalamet