Chanel, fiel a su esencia, trae el tweed de vuelta

POR: Revista Diners
 / marzo 20 2015
POR: Revista Diners

Gabrielle Chanel fue la primera en diseñar vestidos con este rugoso material escocés, seguido por su ropa deportiva. Enamorada del movimiento, ella se cercioró que tuviera la máxima flexibilidad para permitirle producir las famosas chaquetas y vestidos desde los años 50 en adelante.

Perpetuando el espíritu de la Casa, Karl Lagerfeld lleva el territorio del tweed un poco más allá, con cada temporada de las colecciones CHANEL, deslizándolo entre las curvas de un vestido de noche, glorificándolo en un vestido de bodas, o adornando zapatos y bolsos. Ya sea bordado, tejido, con lentejuelas, con flecos, rasgado, pintado, deshilachado, combinado con algodón, seda, cuero, organza, caucho, e inclusive con plástico, este material, inicialmente destinado para la ropa de hombre, sucumbe a cada fantasía y a cada una de las ideas de los diseñadores.

La colección Prêt-à-Porter Primavera-Verano 2015 explora, por sí sola, numerosas facetas del tweed, una vez más, infundiéndola con la cara de la modernidad y la elegancia absoluta. Figurando en más de 20 siluetas, el tweed es colocado en abrigos, trajes, chaquetas, vestidos y pantalones de corte fluido. El bolso 11.12 también es revestido, al igual que las nuevas carteras que complementan el armario de esta temporada, que Karl Lagerfeld quiso que fuera “coqueta e intelectual, llena de alegría y esperanza”.
Aquí, el tweed es trabajado con precisión y creatividad. En algodón o en hilos multicolores, se utiliza para trajes de pantalón y variadas carteras “Girl CHANEL”, que combinan tweed, mallas flecadas y cuero. Para lograr un efecto de retazos, se tejen gradualmente hilos coloridos, uno a uno, de distintas maneras.

Bordado con lentejuelas o pintado a mano, el tweed se mezcla con trenzas, tiras de chiffon pintado y cintas de encaje lacadas, utilizando una técnica desarrollada por el taller Lesage, que luego se utiliza en vestidos, faldas, chaquetas y abrigos. Tan flexible como la tela más fluida, estos tweeds tejidos por Lesage están diseñados para amoldarse al mínimo movimiento que el cuerpo haga, siguiendo los principios de Gabrielle Chanel y su deseo del confort, elegancia y libertad.

Ambos abrigos de tweed, largos y cortos, son forrados con un crêpe de chine pintado, que aumenta el efecto de ligereza y los vuelve completamente reversibles.

Para la colección Primavera-Verano, el tweed de algodón utilizado para las chaquetas y las faldas fluidas, es transformado en un lienzo creativo, el cual se pinta utilizando la técnica de pintar por marcos, en la que de acuerdo con el dibujo seleccionado, se perfora una película de poliamida en un marco, por cada color que conforma el patrón final.
Una vez más, la tela de tweed ha sido renovada, reinventada y preservada, en el enriquecimiento continuo del vocabulario estilístico de CHANEL.
Descubra la colección Prêt-à-Porter Primavera-Verano 2015 en las boutiques CHANEL, a partir de marzo 2015.

INSCRIBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DIRECTO EN SU EMAIL
marzo
20 / 2015