Ruta para tomar chocolate caliente por Bogotá

El chocolate en Bogotá hace parte de las bebidas más emblemáticas. Por eso en Diners reunimos los lugares donde mejor lo preparan.
 
Ruta para tomar chocolate caliente por Bogotá
Foto: Karolina Kaboompics en Pexels
POR: 
Revista Diners

Tomar chocolate caliente en Bogotá es una de las actividades clásicas de la ciudad. Con el paso del tiempo, los salones de onces se han modernizado para ofrecer esta experiencia con lujo de detalles. Ahora, la clásica bebida tiene masmelos, barritas de chocolate e incluso viene acompañada de amasijos colombianos de todas las regiones del país.

En Diners, hemos elegido aquellos lugares que se han convertido en referentes del chocolate en la capital, donde usted puede llevar a su pareja, su mamá e incluso a su abuelita, para disfrutar de una experiencia gastronómica a un buen precio y diferente a lo que se acostumbra en Bogotá.

¡Qué las disfrute!

1. Serge Thiry Chocolates (Cra. 24 #37-52)

En el Park Way se encuentra esta chocolatería con los dulces más finos de Bélgica, Ecuador y Colombia. Aquí podrá pedir un chocolate caliente para compartir y agregar todos los toppings que se pueda imaginar.

El ambiente de Serge Thiry es ideal para tomarse unas fotos en familia o celebrar una ocasión especial por la tarde de un fin de semana. En este salón de onces también puede mandar a hacer chocolates rellenos de fruta colombiana o de cremas de chantilly, vainilla y chocolate líquido. 

2. Lachoco Latera (Cra. 4a # 26B-12)

En medio del barrio La Macarena, este pequeño lugar con ambiente bohemio, cuenta con uno de los mejores chocolates de Bogotá. El plato tradicional de chocolate -que viene con queso mozzarella y pan recién horneado-. También puede hacer pedidos de pan recién hecho para llevar y pedir barras de chocolate artesanal para disfrutar de esta bebida en la comodidad de su hogar. 

El comensal puede pedir varios acompañantes que van desde los clásicos clavos de canela, jengibre, pimienta negra y hasta menta. Esta combinación de sabores le permitirá disfrutar de la tradición del chocolate en medio de un ambiente juvenil que invita a las nuevas generaciones a continuar con esta costumbre.

3. El chocolate caliente de La Florida (Cra. 7 #21-46)

Ubicado en la Séptima, La Florida es uno de los salones de onces más antiguos de Bogotá. Fundado en 1936 por el español José Granés, el lugar tiene una conexión en torno al chocolate. Resulta que el extranjero aprendió a hacer chocolate caliente de la mano de Eduardo Martínez, un joven que le enseñó a ofrecer una bebida dulce y espesa en el paladar. 

Gracias a su icónica receta, La Florida se convirtió en el lugar favorito de Jorge Eliécer Gaitán y León de Greiff, hasta hoy el lugar es de la familia de Martínez, que recibió el negocio de Granés para agradecer por la creación de dicho chocolate. El lugar, que está próximo a cumplir 90 años, sigue sirviendo tazas de chocolate preparado en leche y acompañado de queso, almojábana y pan crocante recién salido del horno.

4. La Puerta Falsa (calle 11 #6- 50)

Otro lugar histórico de Bogotá para tomar chocolate caliente es La Puerta Falsa. Este pequeño restaurante de La Candelaria, próximo a la Plaza de Bolívar, funciona desde 1816, por lo que se le considera el establecimiento más antiguo de la capital.

Entre su carta de platos típicos está el chocolate caliente, uno de los grandes atractivos gastronómicos de Colombia. Pídalo en agua, como se lo tomaban hace 200 años, o en leche y acompañado de quesito fresco, almojábana caliente y pan con mantequilla. Su sabor es ligeramente amargo y salado, lo que recuerda al sabor original del cacao y al toque de queso que suele acompañar la bebida.

5. Cacao y más cacao (calle 12b #3-61)

En el corazón de La Candelaria está una chocolatería que exalta el sabor del cacao nacional. Sus preparaciones se precian de ofrecer los mejores cacao del Pacífico en bebidas de chocolate caliente o bombones para regalar.

Acompañe su bebida con mini masmelos, amasijos colombianos y bombones con sal marina, una mezcla que llama la atención por lo inusual que suele ser a la hora de tomar chocolate caliente. Aunque el local es pequeño, puede llevar a su familia después de recorrer algún museo aledaño o las calles adoquinadas del centro histórico de la ciudad.

También le puede interesar: Distrito Chocolate, de la coca al cacao

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
julio
10 / 2024