SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//Deportes//Fútbol, boxeo, tenis, béisbol: ¿cómo son los sueldos de los deportistas?

Fútbol, boxeo, tenis, béisbol: ¿cómo son los sueldos de los deportistas?

Ganar en el deporte no es sinónimo solo de medallas y trofeos. Para algunos, sus triunfos representan más cifras en sus jugosos contratos. ¿Hay mujeres entre quienes más ingresos reciben? ¿Cuál es el sueldo promedio de los deportes no televisivos? La disparidad reina en el sector.

Foto: Shutterstock.com

Ganar en el deporte no es sinónimo solo de medallas y trofeos. Para algunos, sus triunfos representan más cifras en sus jugosos contratos. ¿Hay mujeres entre quienes más ingresos reciben? ¿Cuál es el sueldo promedio de los deportes no televisivos? La disparidad reina en el sector.

En 1952, el atleta checo Emil Zátopek tenía ya dos medallas de oro colgadas al cuello cuando tomó una decisión arriesgada y entusiasta. Después de ganar las durísimas pruebas de 5.000 y 10.000 metros en apenas cuatro días, decidió correr una prueba más, por gusto, en la que jamás había participado: una maratón.

La ‘Locomotora checa’, como se le conocía, tomó la decisión sin otra pretensión que la de retarse a sí mismo. Sus métodos de entrenamiento eran famosos por brutales y pasaban por la hipoventilación (retener el aire) a aplicar intervalos breves de desgaste físico para dejar exhausto el organismo. Finalmente compitió. Siguió el paso del mayor favorito durante 15 kilómetros, hasta que lo dejó desgastado. Entonces, Zátopek aceleró y no hubo quien lo detuviera en los siguientes 27,5 kilómetros de la prueba.

La publicación Runner’s World lo eligió como el mayor atleta de todos los tiempos por ser el primer deportista en obtener récords imposibles. Sin embargo, tanto su fama como su registro aún imbatido y sus tres oros con récords olímpicos incluidos no le aseguraron el bienestar económico. Su vida terminó mal paga, en pésimas condiciones laborales en medio de la represión en su país. Era atleta de pista, y por mucho que fuera el mejor de la historia, eso no le ayudó.

Su historia se repite en todo el mundo. A menos que el deportista sea beisbolista, futbolista americano o basquetbolista en Estados Unidos, o futbolista de élite en las grandes ligas, ser atleta pocas veces garantiza ganar dinero en abundancia, a pesar de la dureza y dedicación que implica. Que lo diga cualquier campeón nacional de ajedrez, jugador de bádminton o waterpolo. En contraposición, el beisbolista Derek Jeter, cuando se retiró del béisbol, había ganado 400 millones de dólares y ya tenía una mansión en Tampa. ¿Por qué sucede eso?

La realidad es que son pocos los deportes que se llevan los verdes. A escala mundial, los nombres de Messi, Ronaldo, Hamilton o Federer se roban los titulares y los más jugosos contratos publicitarios. En una época en la que el entretenimiento mueve la economía y los atletas son una marca antes que un símbolo de heroísmo, los factores que determinan qué deportes y deportistas ganan más que otros son complejos. Y no necesariamente justos.

Por ejemplo, los atletas profesionales del frisbee tienen que vender sus entradas y ganan comisiones por ello, así que sus sueldos son mínimos. En ciclismo, Egan Bernal, el primer latinoamericano en ganar un tour de Francia, recibió tan solo 500.000 euros, una cifra irrisoria para tan monumental esfuerzo. En el boxeo, mientras Floyd Mayweather ganó más de 73 millones de dólares en un año por contratos o hasta 30 millones por pelea, los púgiles que tratan de sobresalir no superan los 200 dólares por contienda. En bolos, quien no gana no recibe dinero; lo más duro de este deporte es que cada jugador debe pagar por su cuenta y riesgo la inscripción en las competiciones.

Lo mismo sucede en un deporte como el tenis. Un ejemplo brutal lo deja claro: mientras Novak Djokovic ganó más de 14 millones de dólares en 2014, Lukas Zvikas, último en el listado de la ATP, se llevó apenas 36 dólares de ganancias. Los defensores del sistema aseguran que los atletas son entretenedores y que entre mejor lo hagan, más ganan; pero la realidad es que solo los entretenedores victoriosos obtienen dinero. Incluso, un músico en una esquina gana más que un deportista que no alcanza un resultado significativo.

Una investigación publicada en el Journal of Sports and Social Issues por Zimmer y Zimmer asegura que los atletas reciben muy malos pagos comparados con otros “entretenedores”. El caso se agrava si son mujeres.

El fútbol femenino tiene pagos irrisorios en el mundo entero comparados con sus pares masculinos, salvo en Estados Unidos, donde las protestas del equipo campeón del mundo, de recibir un 40 por ciento menos que los varones, fueron objetadas por la Federación Nacional. Esta demostró que en los últimos ocho años han recibido 34,1 millones de dólares, en comparación con los 26,4 millones recibidos por los hombres. Es un caso particular: allí, el fútbol femenino es más popular que el masculino.

Lo corriente es lo opuesto: las mujeres no aparecen entre los atletas con mayores ingresos en el mundo. Solo una mujer, Serena Williams, aparece entre los cien atletas con mayores ingresos de 2018, según Forbes.

Otros deportes, como el voleibol o el sóftbol, están en lo más hondo de los listados de ingresos, y más si son femeninos, pues por lo general viven de subvenciones estatales. Algunos muy poco conocidos como el kabaddi, el roller derby o el ultimate frisbee, tienen promedios de sueldo para los profesionales más exitosos que rondan los 70.000 dólares anuales, a años luz de los otros deportes. El modesto lacrosse no alcanza los 10.000 dólares por jugador.

En el otro lado de la moneda está el fútbol americano, en el que compiten una veintena de los atletas mejor pagados del mundo, un dato curioso si se considera que es un deporte que solo se juega en Estados Unidos, seguido por el béisbol, otro deporte popular en este país, el Caribe y Asia, pero cuyo mercadeo se concentra en Estados Unidos. Los salarios, en este caso, rondan entre 30 y 40 millones de dólares. El baloncesto, que se juega en todo el mundo, solo tiene salarios estratosféricos en el país del norte.

De hecho, 69 de los 100 atletas mejor pagados del mundo juegan en Estados Unidos en alguno de esos tres deportes. El resto se lo llevan el fútbol, el tenis y algunos pocos automovilistas, boxeadores y golfistas.
En esas diferencias de país y de deportes radica el problema central: en ningún trabajo cotidiano, aquellos que hacen esfuerzos tan brutales como las rutinas peligrosas de la gimnasia, los levantamientos riesgosos de la halterofilia o la intensa preparación de los nadadores terminan yéndose de vuelta a casa sin un peso encima cuando obtienen un resultado adverso. En el deporte, esa es la ley. El embudo le da más al ganador y muy poco o nada, si es el caso, a sus dignos rivales. En especial en los deportes individuales.

Aparte del país en que se juega y del género, hay otro factor: los deportes que la televisión deja de lado generan los menores ingresos. Igual, ganar mucho no garantiza prosperidad eterna: uno de cada seis futbolistas retirados termina en la bancarrota 12 años después de su retiro.

Casos y más casos

Todos los jugadores de la liga de rugby de Estados Unidos son aficionados, lo que significa no recibir pago alguno. En contraste, el mejor jugador de Australia, Jarryd Hayne, se llevó un millón de dólares, poco comparado con casi cualquier otro deporte. Un ejemplo: el basquetbolista LeBron James, en 2018, llegó a ganar 89 millones, casi 70 millones más que lo que reciben los 280 jugadores que forman parte de la Liga Desarrollo de la NBA. La liga menor, que consta de 18 equipos, llega a pagar 30.000 dólares por temporada a los más reconocidos, y 18.000 a los menos.

Un deporte que pocos conocen, el lacrosse, llega a pagar 9.200 dólares en su Liga Nacional a los más jóvenes. La mayoría hace otros trabajos para sostenerse. Uno muy exigente, la gimnasia, paga 40.000 dólares anuales a quienes compiten, en promedio.

En el fútbol, los salarios promedio superan los 2,9 millones de dólares en el Reino Unido, un universo de distancia con los sueldos promedio entre 737 mil y millón y medio de pesos que se pagan en Colombia a los futbolistas de primera división, y hasta 12 millones de pesos en los mejores equipos. Los dos atletas más ricos del planeta, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, superarán ingresos de 100 millones de dólares al año.

Por otro lado, mientras el béisbol de las Grandes Ligas representa miles de millones en ganancias, la Liga Menor paga apenas 3.000 dólares por temporada, más 25 dólares al día de viáticos para comida o transporte. Las largas horas de entrenamiento y los siete días de trabajo a la semana no son compensados. Pasa algo similar con las artes marciales mixtas, en las que se recibe hasta 10 mil dólares por pelea, mientras que los ganadores llegan a obtener 200.000. Los golpes recibidos y las escasas oportunidades de volver a combatir no suelen compensar el pago en las derrotas.

En el golf, solo se paga a quien gane. Quien no lo haga, no podrá sobrevivir en un deporte que implica altos gastos en equipaje, desplazamientos, canchas y transporte. El más ganador de 2018, Tiger Woods, recibió 63,9 millones de dólares. Por otro lado, Chris DiMarco, en 2014, se llevó 6.370 dólares (millón y medio de pesos por cada evento en el que participó).

En hockey, otro de los que más pagan en Estados Unidos, los salarios básicos alcanzan el medio millón de dólares. Salvo para las ligas menores, que ganan 1.600 dólares mensuales. Finalmente, el ciclismo, por ser un deporte de equipos patrocinados y televisado, tiene mejores salarios. Nairo Quintana llegó a ganar 2 millones de euros en 2018, poco en comparación con los 6 millones de euros de Peter Sagan, el mejor pago sobre dos ruedas en el mundo.

Finalmente, un homenaje a nuestros Zátopek: en Colombia, las glorias del deporte y campeones mundiales u olímpicos como Orlando Ramírez, Antonio Cervantes ‘Kid Pambelé’, Pedro J. Ocampo, Armando Mariño, Aida Nelly Huard, Alfonso Pérez, ‘Cochise’ Rodríguez o Helmut Bellingrodt viven gracias una pensión otorgada por Coldeportes, que les implica pasar pruebas de supervivencia cada mes para recibirla. No es mucho, pero les alcanza para vivir. Los que quedaron segundos o no alcanzaron la gloria olímpica no entran en ella. Solo los ganadores.

Las mujeres mejor pagadas en 2018 según Forbes

Serena Williams
Tenis: USD 18,1 millones

Caroline Wozniacki
Tenis: USD 13 millones

Ver esta publicación en Instagram

Keeping on fighting! Semifinals tomorrow!

Una publicación compartida de Caroline Wozniacki (@carowozniacki) el

Sloane Stephens
Tenis: USD 11,2 millones

Garbiñe Muguruza
Tenis: USD 11 millones

Ver esta publicación en Instagram

The fight felling. Espíritu luchador 🥊

Una publicación compartida de Garbiñe Muguruza (@garbimuguruza) el

Maria Sharapova
Tenis: USD 10,5 millones

Venus Williams
Tenis: USD 10,2 millones

 

Vea tambien: Adiós a los cables: cámaras semiprofesionales con conexión digital

Ver esta publicación en Instagram

 

My final preparations for the season. In detail! Check out link in bio to watch the full episode.

Una publicación compartida de Venus Williams (@venuswilliams) el

P. V. Sindhu
Bádminton: USD 8,5 millones

Simona Halep
Tenis: USD 7,7 millones

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#backoncourt ☺️

Una publicación compartida de Simona Halep (@simonahalep) el

Danica Patrick
Automovilismo: USD 7,5 millones

Angelique Kerber
Tenis: USD 7 millones

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Stepping out on Centre Court today brought back so many memories… 💫😍 Nothing compares to competing here @wimbledon #TeamAngie

Una publicación compartida de Angelique Kerber (@angie.kerber) el

LOS MEJOR PAGADOS EN EL MUNDO

Lionel Messi
Fútbol:USD 127 millones

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Leo Messi (@leomessi) el

Cristiano Ronaldo
Fútbol: USD 109 millones

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Very strong perfomance by the team today!💪 Great feeling to be on the top of the table again!👌 #finoallafine #forzajuve #liveahead

Una publicación compartida de Cristiano Ronaldo (@cristiano) el

Neymar
Fútbol: USD 105 millones

Saúl ‘Canelo’ Álvarez
Boxeo: USD 94 millones

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Camp power 🥊

Una publicación compartida de Saul Alvarez (@canelo) el

Roger Federer
Tenis: USD 93,4 millones

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Every time I come back to Shanghai, I am stunned👀 by the Bund🇨🇳🎾🙂上海见!

Una publicación compartida de Roger Federer (@rogerfederer) el

Vea tambien: 9 planes para hacer en el Parque Tayrona

Russell Wilson
Fútbol Americano: USD 89,5millones

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Determined.

Una publicación compartida de Russell Wilson (@dangerusswilson) el

Aaron Rodgers
Fútbol Americano: USD 89,3 millones

Lebron James
Baloncesto: USD 89 millones

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Year 17. And I’m so……. you know what enough of talking let’s get it!! 🤫👑#ThekidfromAKRON🤴🏾 #striveforgreatness🚀

Una publicación compartida de LeBron James (@kingjames) el

Stephen Curry
Baloncesto: USD 79,8 millones

Kevin Durant
baloncesto: USD 65,4 millones

OTROS GANADORES EN PUBLICIDAD

Ganar es la mayor motivación deportiva. Pero hay una adicional: ser contratado por marcas. Estos son los ingresos, deporte por deporte, de algunos atletas menos ganadores que, sin embargo, hacen caja por publicidad.

Ryan Lochte

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Three new Venzo colors drop today ! Head to TYR.com to check out the new Steel Collection Colors: Red, Blue & Green! #TYRVenzo #BattleBorn @tyrsport #teamtyr

Una publicación compartida de Ryan Lochte (@ryanlochte) el

Nadador profesional estadounidense, ganador de 11 medallas olímpicas y de cinco oros. Con el retiro de Michael Phelps, su gran rival, la revista Fortune estimó sus ingresos en 2,3 millones de dólares de patrocinadores como Speedo, Gatorade, Gillette y Nissan.

Maria Sharapova

Además de superar los 21 millones de dólares en premios en su carrera, la rusa ha aparecido con marcas como Samsung, Evian, Tag Heuer, Cole Hann y Nike. Solo esta última le aseguró desde 2010 recibir 70 millones de dólares por ocho años.

Usain Bolt

 

Ver esta publicación en Instagram

 

9️⃣5️⃣8️⃣ ⚡️

Una publicación compartida de Usain St.Leo Bolt (@usainbolt) el

El campeón mundial jamaiquino se convirtió en el atleta de pista con mayores ingresos tras firmar un acuerdo publicitario con Puma, en 2010, por 8 millones de dólares.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
08 / 2019

LO MÁS COMPARTIDO

noviembre 14, 2019 VER MÁS
noviembre 5, 2019 VER MÁS

Send this to a friend