Magallanes: la culpa y la redención latinoamericana en una cinta peruana

Magallanes, la ópera prima del director peruano Salvador del Solar, llega a las salas de cine con Jairo Camargo y Damián Álcazar.
 
Magallanes: la culpa y la redención latinoamericana en una cinta peruana
Foto: /
POR: 
Juliana Uscátegui

Esta película peruana del director y actor peruano Salvador del Solar trae una fórmula latinoamericana muy bien estructurada.

En los papeles líderes encontramos al mexicano Damián Álcazar (Satanás), al colombiano Jairo Camargo, la peruana Magaly Solier (La teta asustada) y una aparición del primer actor argentino Federico Luppi (Martin H) entre otros.

La historia está basada en la narración del escritor peruano Alfonso Cueto, titulada “Pasajera”, a quien del Solar le dio otro aire llevándola a la pantalla grande. El mismo Cueto ha resaltado como ¨atinada y potente” la adaptación del director quien le agregó más fuerza a la original. Una línea que va sobre el transcurrir del presente y ser capaces de vivirlo evadiendo el pasado, ignorándolo, enterrándolo hasta que nos lo volvemos a encontrar.

[diners1]

[/diners1]

Un encuentro al azar de Harvey Magallanes, el personaje de Álcazar -que es taxista en la capital peruana- con Celina, una pasajera que le recuerda su pasado, es el detonante de la historia.

Magallanes inicia entonces un recorrido en el que necesita redimirse y quitar sus culpas. Magallanes trae sobre si casi todo el peso horrible de una mala situación, casi nunca le va bien manejando el taxi y en su cara se refleja una vida duramente trasegada. Su misión en esta historia es convertirse en un héroe a las patadas para salvar su entrada en el cartel de los buenos.

Se manejan temas fuertes como la violación, la corrupción, la pérdida de la memoria y por supuesto la maldad humana.

Resalta mucho la evolución de Magally Solier, quien fue descubierta como actriz por la directora peruana Claudia Llosa que fue nominada al Oscar por esta cinta en 2010. Anteriormente la actriz natural había sido muy tímida y casi igual en sus actuaciones, en esta cinta se ve muy evolucionada y llena de matices.

En su papel de policía a cargo de extorsiones, Jairo Camargo maneja muy bien las tensiones y el estoicismo de su personaje en cada aparición. Una cuota extraña y que no funciona tan bien es el actor Cristian Meier. Su actuación es poco natural aunque a veces uno se confunde porque el personaje tampoco es fácil, ser un niño rico es lo que siempre le ha funcionado. Lo que sí pasa aquí con el es que la edad ya desfiguró su look de galán y esto aquí le da cierta ventaja.

Hay varias escenas de un suspenso que angustian y se sienten en el estómago. Unos planos extensos y algunas tomas de más a las que seguro desde la factura se le tomaron cariño y por eso, a veces la cinta se siente larga. Pero finamente hecha.

Todos queremos que Magallanes logre un poco de paz al final y para saber qué pasa es mejor ir a las salas.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
junio
3 / 2016