Mineros, gays y lesbianas: solidaridad para siempre en Pride

Encontrarse en el cine con una comedia inglesa es diversión asegurada. Sumarle a esta característica el cine con un propósito social es una joya.
 
Mineros, gays y lesbianas: solidaridad para siempre en Pride
Foto: /
POR: 
Juliana Uscátegui

Mark Ashton fue un activista gay miembro del partido comunista de gran Bretaña. Murió de tan solo 26 años, en 1984 cuando Inglaterra estaba sumida en la crisis causada por la huelga de los mineros que detuvo el desarrollo industrial del país durante el gobierno de Margaret Thatcher.

En esta época el estado confiscó los fondos de los sindicatos mineros, lo que dejó a comunidades enteras en la pobreza. Diferentes grupos sociales se unieron a la huelga para apoyar a los mineros en Inglaterra, Escocia y Gales. Fue aquí cuando Ashton entró en el juego conformando el grupo Gays y Lesbianas de apoyo a Mineros (GLSM) junto a su amigo Michael Jackson (el activista, no el cantante).

La alianza entre mineros y gays logró reunir más de 20 mil libras para las familias sin ingresos, y se convirtió en un gran punto de partida para el ascenso de los derechos LGBT en el Reino Unido.

[diners1]

[/diners1]

Si a usted esta introducción no lo emociona para ir a las salas, súmele a esto grandes actores como Bill Nighy (Love Actually) Imelda Staunton (Harry Potter, Vera Drake) Dominic West (La sonrisa de la Mona Lisa) y los jóvenes talentos de Ben Schnetzer (The Riot Club) o George McKay (How I Live now). Con estos intérpretes tampoco hay pierde.

El encuentro, que ocurrió en el valle de Dulais, en Gales, es una historia real. La región, lejana y olvidada por la metrópoli, fue la única que no dudó en aceptar la ayuda de GLSM. Obviamente no todo fue alegría y aceptación; fue un proceso duro, ustedes lo verán en la película. Pero al final los lazos de la solidaridad forjaron la unión de dos corrientes con diferencias claras pero unidos por el “odio a Margaret Thatcher” .

La primera mitad de los ochenta fueron años muy fuertes para estos colectivos: los mineros totalmente desprotegidos y sometidos por el gobierno y la comunidad gay soportando la estigmatización y lidiando con la aparición del SIDA.

En Pride hay momentos de humor exagerado, y a veces tanto es mucho, pero usted tendrá la risa y el llanto asegurados, emoción constante. Más puntos a favor de Pride son la banda sonora que incluye a Queen, Pet Shop Boys y Joe Hill y si usted no se engancha con el principio en el que suena la canción Solidarity Forever de Pete Seeger, usted no tiene corazón. Pero por si eso pasa y lo que lo engancha es la perfección estética el arte de la película es impecable en su evocación y la fotografía impoluta.

Un trabajo cinematográfico del director Matthew Marchus que es un homenaje a las luchas diferentes que lograron un punto en común y salieron heroicamente adelante. En Inglaterra se estrenó en 2014 cuando se cumplieron 30 años de la lucha minera. Un ejemplo de tolerancia y alianzas que traspasan los contrastes que bastante falta nos hace en estos tiempos. Imperdible y desde hoy en cartelera para fortuna nuestra.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
noviembre
19 / 2015