SUSCRIBIRME

Interestelar, una aventura indescifrable de Christopher Nolan

Como los astronautas dentro de la nave, el espectador de Interestelar tampoco sentirá el paso del tiempo.

Como los astronautas dentro de la nave, el espectador de Interestelar tampoco sentirá el paso del tiempo.

Género: Ciencia ficción-acción-drama
Director: Christopher Nolan
Duración: 2 hora 50 minutos.
País: Estados Unidos.
Protagonistas: Matthew McConaughey, John Lithgow, Anne Hathaway, Michael Caine, Matt Damon, David Oyelowo

En un futuro distópico, que la dirección de arte no nos permite precisar si es cercano o lejano, el planeta Tierra está a punto de deshacerse de una vez por todas de los humanos. La extinción del homo sapiens ya se palpa con la mano.

La especie, sin embargo, va un paso adelante, y por eso ha enviado 12 misiones colonizadoras más allá de los confines del Sistema Solar, a 12 exoplanetas que parecen albergar las condiciones necesarias para sostener la vida tal como la conocemos y experimentamos. Pero ¿cómo llegar hasta tan lejos? Pues a través de un agujero negro que perfora el espacio-tiempo y permite viajar, usando un atajo sideral, a regiones remotísimas del vasto e inconmensurable Universo.

Este hoyo está localizado justo al lado de Saturno. Alguien, “ellos”, al decir de los científicos encargados del proyecto, lo ha puesto ahí para que podamos escapar de nuestra galaxia y nos aventuremos en la búsqueda de un nuevo hogar. Resulta que no estamos solos.

Vea tambien: Las 12 películas y series de Netflix para ver en mayo

Cuando Cooper, un ex piloto de combate reducido a granjero, es guiado por un misterioso código binario hasta los cuarteles escondidos de algo que, en ese nuevo orden mundial, aún se identifica como la NASA, sólo tres misiones envían señales rudimentarias de lo que podrían ser planteas habitables. Así se detona la acción, porque hay que ir a comprobarlo. Y para hacerlo se envía a tres científicos que se montan en una nave espacial piloteada por nuestro hombre –interpretado por el renovadísimo Matthew McConaughey–, un padre de familia que, antes de partir a la expedición más incierta de la historia humana, le promete a su hijita que volverá. Y así se detona el drama, porque ese hombre hará todo lo posible por cumplir su palabra, aunque tenga que enfrentarse a la mismísima Teoría de la Relatividad.

Este es un relato de finísima ciencia ficción, mezclado con aventuras y acción. El sonido –y el silencio– como pocas veces en el cine tienen un rol líder en esta narración. El espectador puede esperar momentos sublimes, y secuencias de película de domingo en la tarde. A esto se suman complejas explicaciones físicas con fundamento real, suministradas por científicos-astronautas que cabalgan en una nave espacial por una remotísima nueva región galáctica, mientras buscan las tres sondas humanas que emiten confusos pulsos electromagnéticos desde tres planteas desconocidos. Todo esto causa que la experiencia cinematográfica a veces resulte confusa y no se sepa muy bien qué clase de historia es la que se tiene en frente.

Pero, tras la pirotécnica de los efectos especiales y las volteretas de la narrativa, esta película oculta una reflexión lapidaria: el único lugar donde los humanos estamos a salvo es dentro de nuestro plantea. La Tierra es, literalmente, nuestra esfera de protección. Una vez los astronautas salen de la atmósfera y se enfrentan a las distancias del cosmos, a leyes físicas que su cerebro no descifra, al misterio insondable de la gravedad al tiempo que se ralentiza, y a la posibilidad de un universo de arquitectura más compleja que el percibido por nuestros pobres cinco sentidos, lo limitado, frágil, rudimentario e insignificante de los humano queda expuesto. Así lo expresa la presuntuosa Dra. Brand –Anne Hathaway– cuando admite derrotada que la paradoja de la relatividad del tiempo la supera, a pesar de haberla estudiado durante toda su vida. Intuimos que estamos entrando en los misterios de Dios.

Pero que quede claro: no estamos ante una cuestión filosófica ni física, sino ante una película de Hollywood. Que dura casi tres horas. Si usted entra a verla en la tarde, saldrá oscuro. Si va en la noche, abandonará la sala cuando la ciudad ya se encuentre dormida. Sin embargo, historia, música e imagen conseguirán que no lo note. Como los astronautas dentro de la nave, el espectador tampoco sentirá el paso del tiempo. Cosas de la Teoría de la Relatividad. Y del buen cine.

Vea tambien: Héroes, la serie de televisión, vuelve a las pantallas por SYFY

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Noviembre
12 / 2014
Advertisement

Send this to a friend