Círculo de lectura diners: el inventor de juegos

La primera de las tres reglas para crear juegos, según el libro, es dejar claro el propósito del jugador. Pero el lector nunca tiene claro cuál es el objetivo de Iván Dragó, el personaje principal.
 
Círculo de lectura diners: el inventor de juegos
Foto: /
POR: 
Pablo Ruiz

El inventor de juegos, escrito por Pablo de Santis en el 2003, es un libro de literatura juvenil que se centra en Iván Dragó, un niño de 12 años, que descubre el emocionante mundo de crear juegos. Es un libro relativamente corto (220 páginas) y es suficientemente entretenido para leérselo de una sentada y para cautivar a lectores jóvenes. El libro está lleno de descripciones que pintan una vívida imagen en la mente del lector y la voz del autor es entretenida.

El argumento sigue a Iván poco antes y después de la misteriosa desaparición de sus padres (todo héroe debe ser huérfano, no?). Iván vive con su extremadamente aburrida tía, quien lo envía al colegio Possum, un colegio donde los profesores nunca cuentan el final de las cosas porque los finales son mal vistos. El colegio, además, se esta hundiendo poco a poco. Después de hacer enemigos en el colegio, Iván organiza una búsqueda del tesoro con el fin de hundir el colegio del todo y escapar. Su plan funciona y su tía lo manda a Zyl, donde vive su abuelo Nicolás.

Zyl era la capital de los inventores de juegos pero últimamente ha caído en ruina. Sus habitantes se rehúsan a evolucionar y se aferran a la vieja gloria del pasado. Después de un tiempo en Zyl, Iván decide enfrentar a Morodian, un viejo estudiante de su abuelo que fundó la Compañía de Juego “Profundos”, y quien se dedica a arruinar Zyl. En su visita a la Compañía, Iván descubre que Morodian esta haciendo un juego sobre su vida y ha estado manipulando los eventos importantes de su vida desde que Iván tiene 7 años.

Si le pareció que algo no esta del todo bien en este resumen, es el mismo sentimiento que deja el libro. Casi medio libro sucede en el colegio Possum, pero esto no avanza la historia de Iván como inventor de juegos en lo más mínimo. Hace recordar un poco a la aparición de Tom Bombadil en La comunidad del anillo de Tolkien, una desviación de la historia principal que a pesar de ser interesante no aporta nada al relato central. Una vez Iván llega a Zyl a vivir con su abuelo, la historia empieza a avanzar más y el mundo de los inventores se revela poco a poco, pero nunca del todo. De Santis hace un excelente trabajo de crear un mundo nostálgico que es fácilmente visualizado pero falla en llenarlo de personajes interesantes con propósitos y metas. Ni siquiera Iván es un gran protagonista, pues más que todo reacciona a los eventos que pasan a su alrededor en vez de hacerlos pasar él mismo.

Hay libros que son difíciles de adaptar por la cantidad de personajes y detalles pero El inventor de juegos se presenta como la oportunidad perfecta para usar el libro como idea base y desarrollarla para hacer de la historia algo con más propósito. La película, que es una coproducción entre Argentina, Italia y Canadá y que presenta un elenco internacional que incluye a Joseph Fiennes y Ed Asner, tiene la oportunidad de tomar las interesantes ideas que de Santis describe brevemente en su libro y darles vida.

A fin de cuentas, El inventor de juegos es un libro que sabe hacer al lector imaginarse el mundo que describe pero que falla en generar personajes con los cuales uno se identifique, por los cuales tema y se preocupe. Tiene detalles muy buenos, como por ejemplo la historia de porqué Zyl se llama así: Su fundador, Aab, siempre estaba de primero en todas las listas así que cuando tuvo que darle un nombre a la ciudad, buscó la última palabra del diccionario. Pero los detalles no son suficientes para encganchar al lector del todo. Aunque es un posible primer escalón para niños que están empezando a leer antes de mandarlos a Hogwarts con Harry, Ron y Hermione o a luchar las injusticias de Panem con Katniss Everdeen, no es la clase de libros con la que los niños se encariñan y quieren leer una y otra vez. El inventor de juegos tiene sus aspectos positivos pero finalmente falla en entregar una historia tridimensional que atrape al lector en su narrativa.

El inventor de juegos
Alfaguara
208 páginas
2003

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
julio
7 / 2014