SUSCRIBIRME

Cinco rutas en bicicleta para enamorarse de Colombia

Diners le propone cinco alternativas para conocer el país en dos ruedas. Quédese hasta el final, le mostramos cuáles son las mejores rutas cerca a Bogotá.

Foto: ProColombia

Diners le propone cinco alternativas para conocer el país en dos ruedas. Quédese hasta el final, le mostramos cuáles son las mejores rutas cerca a Bogotá.

En 1995 mi padre me llevó a Duitama porque no podíamos perdernos el Mundial de Ciclismo, el primero –y hasta ahora el único– que ha organizado Colombia. Las carreteras se presentaban ante la prensa internacional como los recorridos más exigentes en la historia de la prueba y solo eran aliviadas por la alegría y la calidez desbordante de los espectadores boyacenses.

Las fotos no quedaron muy bien. Sin embargo, en mi memoria tengo una imagen nítida: a menos de dos metros de distancia vi correr a un gigante que causaba algarabía con cada pedalazo. Era el español Miguel Induráin, quien para ese momento había ganado por cinco años consecutivos el Tour de Francia y dos años el Giro de Italia. Ver a los mejores del mundo en lucha contra las inclemencias de las montañas de Boyacá me hizo entender porqué el ciclismo despierta tanta pasión y admiración.

Y es que para los colombianos resulta casi imposible no emocionarse al hablar de ciclismo, uno de los deportes que más títulos le ha dado al país y que ha puesto nuestra bandera en los primeros lugares de las competencias mundiales más importantes: desde las hazañas de tiempos lejanos con el Zipa Forero, Cochise Rodríguez, Lucho Herrera y Fabio Parra, hasta las alegrías de los últimos años con Egan Bernal, Nairo Quintana, Supermán López y Rigoberto Urán, por nombrar solo algunos.

Rutas en bicicleta altiplano cundiboyacense
El altiplano cundiboyacense, Antioquia y la región cafetera son tres de las zonas con más potencial para los ciclistas. / Foto cortesía ProColombia

A otro nivel

Pedalear en Colombia es un privilegio. No solo por la exigencia de las montañas en sus tres cordilleras, sino porque los ciclistas pueden experimentar en pocas horas una gran variedad de climas y de paisajes, una biodiversidad única de fauna y flora y, sobre todo, la amabilidad de los colombianos.

Precisamente, para promover Colombia como destino turístico internacional para el cicloturismo, ProColombia lanzó una iniciativa denominada “Colombia: cicloturismo a otro nivel”. Con este mensaje el país inicia una fuerte promoción del turismo en bicicleta para aprovechar el potencial y las características que buscan los viajeros extranjeros.

Parte de esta estrategia es la guía The Top Cycling Destination, en la que ProColombia reúne información clave de tres de las zonas reconocidas por la práctica de esta actividad en el país: el altiplano cundiboyacense, Antioquia y la región cafetera. Allí los aficionados pueden encontrar una oferta de operadores, hoteles especializados y hasta tiendas de ropa para ciclistas. 

A escala nacional también se desarrollan iniciativas para impulsar el turismo en bicicleta como una práctica deportiva, una experiencia cultural y un activador de economías locales. Ejemplo de esto es BiciBogotá Región, proyecto de la Región Administrativa y de Planeación Especial (RAPE), con el apoyo de Bogotá y Cundinamarca, que ha señalizado rutas especiales entre la capital y quince municipios del departamento.

Diners lo invita a pedalear su próxima aventura turística por uno de estos 
cinco recorridos.

Travesía por el suroeste antioqueño

247 kilómetros   /   Nivel de exigencia: Medio 

Para Carlos Carvajal “nada es demasiado lejos, nada es demasiado difícil”. Ese paisa tiene la autoridad para decirlo. Ya suma más de 300 mil kilómetros en los 16 años que lleva montado en una bicicleta. Ha recorrido el país de punta a punta e incluso ha visitado nueve países en Suramérica en dos ruedas. Con su empresa Pedaleando Alma nos muestra una ruta fascinante por el departamento de Antioquia.

 Esta travesía en caballito de acero –hoy en día de aluminio– se realiza a través de carreteras secundarias de la colonización antioqueña en el suroeste del departamento. Los expedicionarios en dos ruedas podrán descubrir dos pueblos patrimonio, gran diversidad de aves y atardeceres espectaculares en el paisaje cafetero.

Cerro Tusa
El cerro Tusa es único en el mundo gracias a su forma piramidal. / Foto: Bea Leiderman – Flickr

¿Por dónde empezar?

El recorrido inicia en Medellín y se va a Fredonia por la carretera secundaria Piedra Verde, que ofrece vistas maravillosas como el impactante cerro Tusa, uno de los mayores atractivos del suroeste antioqueño que se impone en el paisaje como una pirámide casi perfecta. 

Luego se baja al valle del río Cauca para tomar un descanso y comenzar a subir la precordillera Occidental y llegar al hermoso pueblo de Támesis y recorrer el valle del río Frío hasta llegar al primer pueblo patrimonio de la travesía: Jericó. En este municipio podrá visitar alguno de los fabricantes del famoso carriel antioqueño o conocer la casa de la santa madre Laura Montoya.

Jericó
En su paso por Jericó puede apreciar la arquitectura propia de la colonización antioqueña. / Foto: Federico Klinkert

La aventura continúa por el valle del río Piedras hasta culminar en el alto de la Raya, desde donde se pueden observar los farallones del Citará, las montañas más altas de la cordillera Occidental. Desde allí se desciende hasta Andes y luego se sube hasta el segundo pueblo patrimonio: Jardín, donde podrá contemplar la belleza del enorme guayacán que adorna el parque El Libertador, disfrutar de 400 especies de aves en las reservas naturales y hasta conocer una de las tradicionales moliendas de panela. 

 En la parte final del recorrido, los ciclistas suben el municipio de Betania, conocida como El balcón del suroeste y disfrutan de sus miradores naturales. Esta expedición termina con broche de oro en el municipio de Bolívar y sus majestuosos árboles samanes en el parque central.

Un abrazo al macizo

443 kilómetros   /   Nivel de exigencia: alto

En el Macizo Colombiano, donde nacen los ríos más importantes de Colombia, la cordillera de los Andes se divide en tres. Esta ruta es exigente porque se inicia en los 2.500 msnm, desciende hasta casi 500 metros para luego ascender hasta superar los 3.800 msnm.

Vea tambien: Bucear en Colombia: Siete destinos imperdibles para nadar con peces

 “El cicloturismo no solo es ir a ver lugares bonitos, es descubrir quiénes somos. Montar en bicicleta por el país aumenta nuestra conciencia geográfica e histórica”, comenta Carlos Carvajal.

Huila rutas en bicicleta
El salto de Bordones, en el Huila, desborda con su altura de 400 metros. / Foto: Perla Sofía – Shutterstock

¿Por dónde empezar?

Esta ruta sale de Pasto, una ciudad en la que resalta la calidez de la gente y desde donde se puede ver el volcán Galeras. El primer punto que aparece en el camino es un ícono natural de Nariño: la laguna de La Cocha. De allí los ciclistas se dirigen al páramo de La Pastora y luego al impresionante valle de Sibundoy, hogar de dos pueblos indígenas de gran importancia cultural y ancestral: los kamentsá y la etnia inga.

En este tramo los ciclistas segregan adrenalina en una de las carreteras más bellas de Colombia: el Trampolín de la Muerte. Allí se puede disfrutar del paisaje majestuoso y de las caídas de agua, al tiempo que se bordean los serpenteantes precipicios que acompañan esta carretera.

Rutas en bicicleta Colombia
Esta ruta le exige al ciclista ascender a 3.800 metros sobre el nivel del mar. / Foto Carlos Carvajal, cortesía Pedaleando Alma

“Es importante saber en qué época del año se puede hacer esta ruta: ya sea por el invierno o porque durante la temporada de fiestas las carreteras están muy transitadas”, agrega Carvajal.

 Se descansa un día en Mocoa, la capital de Putumayo. Desde allí se visita la cascada Fin del Mundo, una imponente caída de agua de 75 metros escondida en medio de las montañas. La siguiente etapa va de Mocoa a San Agustín, desde donde se puede visitar el Parque Arqueológico o la laguna Magdalena, donde nace el río del mismo nombre.

Laguna de La Cocha
La laguna de La Cocha es el primer punto de este recorrido. / Foto: Cortesía Javier Vallejo Díaz

 El último segmento lleva a los ciclistas a Isnos, en donde se puede ver el Parque Nacional Natural Puracé, con su volcán, y deslumbrarse con la caída del agua de 400 metros en el salto de Bordones. Finalmente, la etapa reina del recorrido: cien kilómetros hasta Popayán, un tramo exigente porque no hay muchos lugares para detenerse hasta llegar a la Ciudad Blanca.

La majestuosidad del Chicamocha

247 kilómetros   /   Nivel de exigencia: Alto 

Santander rutas en bicicleta Colombia
En total, este trayecto recorre 247 kilómetros del departamento de Santander. / Foto: Cortesía Santander Cycling

“Siempre que llevo gente al cañón es como si despertaran. Rodar por ahí se convierte en una de las mejores experiencias que han tenido”, afirma Gustavo Gutiérrez, un joven de 29 años que a través de su empresa, Santander Cycling, comparte la belleza y exigencia de los paisajes de su departamento.

Precisamente, este año el cañón del Chicamocha será escenario de la tercera edición de El Giro de Rigo, la carrera con la que el ciclista antioqueño Rigoberto Urán promociona diferentes destinos para el ciclismo en el país. El 31 de octubre, al menos 2.400 amantes de la bicicleta, entre aficionados y profesionales, rodarán alrededor de esta maravilla natural.

Barichara
La ruta atraviesa Barichara, considerado el Pueblo más bonito de Colombia. / Foto: Oscar Garces – Shutterstock

¿Por dónde empezar?

El trayecto de tres días y 247 kilómetros parte de Bucaramanga, la Ciudad Bonita, a 980 msnm y avanza por Piedecuesta. Aquí puede parar y desayunar el típico caldo de huevo y arepa amarilla como preámbulo al plato fuerte del día: la subida por el cañón del Chicamocha, donde pedaleará 22 kilómetros hasta coronar el alto de Aratoca, a 1.900 msnm. 

Santander Cycling
Santander Cycling ofrece todos los servicios que el ciclista aficionado pueda necesitar mientras pedalea. / Foto: Cortesía Santander Cycling

Posteriormente, los pedalistas descienden al municipio de San Gil, conocido como la Capital Turística de Santander y lugar ideal para practicar deportes extremos o visitar el hermoso parque El Gallineral. Luego, las dos ruedas los llevarán a Barichara, declarado Monumento Nacional en 1978 y considerado el Pueblo más bonito de Colombia. Allí los ciclistas pueden recorrer sus calles empedradas y disfrutar del cabro, la hormiga culona y la pepitoria.

Cañón del Chicamocha
El cañón del Chicamocha recibirá este año El Giro de Rigo. / Foto: Mehdi33300 – Shutterstock

El último tramo lleva a los ciclistas por el río Suárez para luego retarlos con Las Zetas, un puerto fuera de categoría, de 5,8 kilómetros, que más se asemeja a un paisaje europeo por sus numerosas curvas de herradura. Finalmente, los ciclistas llegan al pueblo de Zapatoca, para dirigirse a la cueva del Nitro o al impresionante mirador Los Guanes. El recorrido continúa por el río Sogamoso y finaliza con el regreso a Bucaramanga.

Pedaleo con aroma a caña y café

415 kilómetros   /   Nivel de exigencia: Medio 

“Para huir del tráfico hay que ir por la montaña, lo que implica subir, bajar y tener un cambio de geografía. Llega también un cambio de cultura, de alimentación y hasta de modo de vida”, señala Carlos Carvajal, quien desde 2015 viaja en bicicleta con locales y extranjeros a través de la geografía nacional. 

Precisamente en este recorrido los ciclistas disfrutan de una ruta muy tranquila por carreteras secundarias solitarias, rodeadas por cafetales y cultivos de caña de azúcar.

Valle del Cauca
El Valle del Cauca y el Quindío son los protagonistas de esta ruta con nivel de exigencia medio. / Foto: Cortesía ProColombia

¿Por dónde empezar?

El tour, que se inicia en el Valle, en Guadalajara de Buga y Yotoco, pasa por el municipio de Restrepo y lleva a los ciclistas a dormir en el lago Calima, en el Darién. El segundo día se rueda por la precordillera para observar los paisajes desde las alturas y luego llegar a Riofrío.

Los pedalistas transitan por cafetales, plataneras, cultivos de aguacate y suben a Trujillo (Valle), un santuario de fauna y flora impresionante. El recorrido los dirige a Roldanillo, sube por El Dovio hasta llegar a Versalles, donde en junio se celebra la Fiesta de la neblina. Al siguiente día los ciclistas pedalean hacia Argelia para bajar a dormir en el municipio de Cartago.

Vea tambien: ¿Viajaría sin saber el destino? Estas tres empresas organizan vacaciones sorpresa

Cafetales
Los cafetales quindianos enmarcan el paisaje y los caminos de los deportistas. / Foto: Cortesía ProColombia

En su último tramo, el ciclopaseo deja el Valle para entrar al Quindío. Los corredores llegan a Alcalá y luego van a Filandia, desde donde pueden hacer una excursión a Salento. En este punto, los que todavía tienen fuerzas pueden subir, por la vía a Toche, al alto de La Línea por la antigua vía nacional. Los veinte kilómetros de subida recompensan en su cima de 3.400 msnm con una vista maravillosa de los hermosos bosques de palma de cera virgen. Para los más arriesgados, un atractivo adicional es el volcán Machín, que a principios de la década del 2000 presentó alguna actividad sísmica y tiene un imponente cráter de 2,5 kilómetros. Ya de vuelta a Filandia, cada deportista regresa a sus ciudades de origen.

El corazón de Colombia y sus montañas legendarias

46 kilómetros   /   Nivel de exigencia: Bajo

BiciBogotá rutas en bicicleta
El circuito BiciBogotá Región guía a los ciclistas desde Bogotá hasta quince municipios de Cundinamarca. / Foto: Cortesía oficina de comunicaciones de la RAPE, Región Central

En ninguna otra ciudad del país se pedalea tanto como en Bogotá. Entre semana, los capitalinos se movilizan a su trabajo o estudio por los 550 kilómetros de ciclorrutas permanentes en la ciudad. Desde hace más de 40 años, propios y visitantes se encuentran cada domingo en los 120 kilómetros de ciclovías que se toman las principales avenidas.

El potencial de esta práctica deportiva ha crecido tanto que ahora la capital cuenta con el Circuito BiciBogotá Región: el primer recorrido perimetral alrededor de una ciudad en Latinoamérica y el segundo en el mundo (el primero está en Madrid). Este trayecto se extiende por 300 kilómetros y lleva a los amantes de la bicicleta desde Bogotá a través de quince municipios de Cundinamarca: Bojacá, Chipaque, Choachí, Guasca, Guatavita, Gachancipá, La Calera, Madrid, Sibaté, Soacha, Tabio, Tenjo, Tocancipá, Ubaque y Zipaquirá.

Rutas bicicleta Colombia
Uno de los ocho segmentos del circuito es «Montañas legendarias». / Foto: Cortesía oficina de comunicaciones de la RAPE, Región Central

El circuito reúne 42 atractivos turísticos y se divide en ocho segmentos. Uno de ellos se denomina “Montañas legendarias” y representa una oportunidad única para que los corredores contemplen desde la bicicleta algunos de los accidentes geográficos más imponentes del territorio cundinamarqués.

¿Por dónde empezar?

Los ciclistas inician el recorrido en Zipaquirá, la tierra de Egan Bernal, campeón del Tour de Francia, y de Efraín “el Zipa” Forero, primer campeón de la vuelta a Colombia. La majestuosidad de la Catedral de Sal es el punto de partida para luego dirigirse al municipio de Tabio, donde se podrán relajar en sus aguas termales y posteriormente contemplar la peña de Juaica, famosa por ser un lugar de supuestos avistamientos de ovnis.

Páramo de Sumapaz
Muchos bogotanos llegan en bicicleta hasta el páramo de Sumapaz / Foto: Cortesía oficina de comunicaciones de la RAPE, Región Central

Más adelante, los deportistas pueden observar la grandeza de la sabana desde el mirador Sabana de Occidente y luego pasar al valle del Abra, donde un paisaje tranquilo arrulla a sus visitantes y les desvela la belleza de la fauna y la flora de la sabana. El recorrido finaliza sus 46 kilómetros en la intersección de Puente Piedra, en Madrid, el mayor municipio floricultor de Colombia.

Cascada Colombia
En los recorridos se pueden apreciar paisajes naturales, como cascadas. / Foto: Cortesía oficina de comunicaciones de la RAPE, Región Central

Bonus track

El poder femenino en dos ruedas

Lina Mendoza es una médica veterinaria que alterna su trabajo en la conservación de la fauna y la flora en el Ministerio de Ambiente con su pasión por la bicicleta. Esta vallenata de 49 años es un ejemplo de que personas comunes y corrientes, como ella lo dice, pueden conseguir cosas extraordinarias.

Rutas en bicicleta
Estas rutas en bicicleta brindan la oportunidad de conocer la geografía e historia de Colombia. / Foto: Cortesía oficina de comunicaciones de la RAPE, Región Central

La primera conquista fue subir a Patios, vía La Calera. Hoy ya ha rodado en bicicleta hasta Bucaramanga y Guatapé. Tanto es su amor por este deporte que forma parte de varios grupos de mujeres que montan bicicleta en la capital colombiana, como Parceras, Crank Ladies y las Bike Girls. 

Lina escribió el libro Alcanzando la cima a dos ruedas, donde detalla veinte rutas para ciclistas en Bogotá y sus alrededores, al tiempo que cuenta historias y comparte consejos para quienes desean iniciarse en esta práctica deportiva.


Estas son dos de las rutas favoritas de la ciclista: 

Ciclista
En estas rutas en bicicleta aproveche algunos lugares para detenerse y contemplar el paisaje. / Foto: Cortesía oficina de comunicaciones de la RAPE, Región Central

1. El Alto del vino

“Está localizado a 45 kilómetros de Bogotá saliendo por la calle 80. La versión corta, en mi concepto, es ideal para quienes empiezan a rodar; la ruta se inicia en la estación de Siberia, con un trayecto plano que se recorre con tranquilidad hasta el kilómetro 20, donde comienza el ascenso hasta los 2.866 msnm con una pendiente media de 5,4 %, que le demostrará de qué está hecho”.

2. Cerro El Tablazo

“Ubicado a 50 kilómetros de Bogotá, es uno de los destinos preferidos por los ciclomontañistas por lo exigente de la ruta. Los 15 kilómetros de recorrido comienzan en el parque principal de Subachoque. A la salida del municipio la vía tiene una inclinación del 10 al 12 %, que parece muy difícil porque no tiene ninguna curva, pero no es imposible. Cuando llegue al kilómetro 11 encontrará El pantano de Arce, donde podrá retomar fuerzas para el último tramo, que lo llevará hasta los 3.126 msnm en medio de un hermoso ecosistema de páramo”.

¿Cómo le parecieron estas rutas en bicicleta? ¿Agregaría una a la lista? Déjenos saber a través de nuestras redes sociales @dinersrevista.

También le puede interesar: El Café de Rigo y otros 3 espacios para amantes de las bicis en Bogotá

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
07 / 2021

Send this to a friend