SUSCRIBIRME
INICIO//Viajes//Conozca el verdadero Jurassic Park

Conozca el verdadero Jurassic Park

En Komodo, del archipiélago de Sonda en Indonesia, viven los lagartos más grandes de la Tierra. Devoran búfalos, jabalíes y ciervos. Son un enlace real con los saurios recreados por Spielberg. Diners presenta algunas estampas de ese insospechado mundo de dragones.

Foto: Unsplash/ CC BY 0.0

En Komodo, del archipiélago de Sonda en Indonesia, viven los lagartos más grandes de la Tierra. Devoran búfalos, jabalíes y ciervos. Son un enlace real con los saurios recreados por Spielberg. Diners presenta algunas estampas de ese insospechado mundo de dragones.

Aunque parecen una leyenda o el fruto de la fantasía, existen feroces dragones en el Asia Oriental. Habitan allí desde la era de los dinosaurios, hace cien millones de años, y su especie prosperó hasta nuestro siglo sin ser descubierta por el hombre.

Estos primos de los enormes brontosaurios deben su nombre de dragones de Komodo al lugar donde fueron vistos por primera vez: la isla de Komodo. También viven en Padar, en Rinja y en una pequeña porción de Flores. Todas estas pertenecen al archipiélago de Pequeñas Islas de la Sonda, en Indonesia, situadas al sur de la llamada línea de Wallace, que separa la región oriental asiática de la zona australiana.

Los dragones son los lagartos más grandes que existen sobre la Tierra. Se capturó uno de 3,10 metros de longitud y 165,6 kilogramos de peso, pero se sabe que alcanzan hasta cuatro metros y más de 200 kilogramos.

No respiran fuego ni tienen una gran cresta; no obstante, su piel de color gris pardusco y de manchas circulares rojizas, su enorme cola tan larga como su cuerpo ligeramente aplanado, sus cortas patas fuertes y su larga lengua bífida y amarillenta que lanceta como la de un áspid, los convierten en modelos de aquellos protagonistas de cuentos o fábulas infantiles.


Fotos: Unsplash/ C.C. BY 0.0.


Son depredadores salvajes que atacan a grandes presas. Las matan con un fuerte coletazo, para luego romperles la nuca entre los dientes y despedazarlas. Fácilmente pueden devorar enormes búfalos, jabalíes o ciervos.

Vea tambien: Película recomendada: ¿Dónde estás Bernadette?

También atrapan macacos, ratas, serpientes y peces. Los más pequeños buscan nidos de tortugas o de aves, para comer huevos o criaturas recién nacidas. En tiempos de escasez de alimento llegan incluso a matarse entre ellos mismos y, además de ser hábiles cazadores, son carroñeros.

Un excelente olfato y la gran sensibilidad de su lengua les permite no sólo seguir el rastro a sus presas sino detectar carne en descomposición para consumirla. Muchas horas después de la salida del sol, cuando su sangre ha alcanzado una temperatura para suprema actividad, inician la caza. Entonces desarrollan una velocidad sorprendente, que contrasta con la pereza mostrada en la «siesta» posterior a su carnívoro festín.

Por la noche se ocultan en madrigueras permanentes que cavan con las enormes uñas de sus dedos, las cuales utilizan también para abrir hoyos de metro y medio de profundidad, donde las hembras depositan sus huevos.

La eclosión de estos se produce a las ocho semanas y su número varía entre siete y treinta, dependiendo de la edad de la hembra. Cada dragón puede vivir hasta doce años; sin embargo, uno domesticado y llevado al zoológico de Frankfurt alcanzó una longevidad de catorce años.

Logran treparse en los árboles gracias a una serie de placas con celdillas en forma de gancho que tienen bajo sus dedos. Los dragones jóvenes, cuyo color de piel es más oscuro y tiene manchas más intensas, lo mismo que bandas verticales verdosas en el cuello, que desaparecen en el adulto, son los especializados en esa destreza. Los
mayores prefieren pasear por las playas e incluso nadar.


Fotos: Unsplash/ C.C. BY 0.0.

Vea tambien: ¿Por qué el turbante se ha vuelto a poner de moda?


Su imponente presencia y su aterradora mirada, permitieron su descubrimiento. Durante mucho tiempo, la selva monzónica de Komodo y las demás islas permanecieron deshabitadas. Esporádicamente pescadores de perlas, cazadores de tortugas o criminales desterrados de la isla de Sumbawa eran pobladores obligados de estas tierras.

Llenos de pánico relataban luego su encuentro con fieras prehistóricas similares a dragones. El incremento del rumor motivó una expedición holandesa en 1910, posteriores estudios del Jardín Botánico de Java y el bautizo científico del dragón como Varanus Komodoensis.

La primera guerra mundial opacó la novedad por estos gigantes, pero hoy se ha revivido a causa de la fiebre mundial por la prehistoria y sus primitivos habitantes. Los dragones de Komodo, en peligro de extinción, son el único lazo con ese asombroso mundo de los grandes saurios con el que fantasea Spielberg en su película Jurasic Park.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Junio
08 / 2019

Send this to a friend