SUSCRIBIRME
INICIO//Viajes//Bitácora//Siete razones para visitar India

Siete razones para visitar India

Este país está lleno de contrastes, de colores y de vida. Las gemelas antioqueñas Amelia y Elisa Ochoa, creadoras del blog de moda Sisterly Style, le contaron a Diners lo que más les impresionó de este lugar.

Foto: CORTESÍA AUGUSTO CARTAGENA, CAROLINE MAHOMAR Y SISTERLY STYLE

Este país está lleno de contrastes, de colores y de vida. Las gemelas antioqueñas Amelia y Elisa Ochoa, creadoras del blog de moda Sisterly Style, le contaron a Diners lo que más les impresionó de este lugar.

Amelia y Elisa Ochoa, hermanas gemelas, responden al tiempo, como si se hubieran puesto de acuerdo. Se completan mutuamente las frases y es difícil reconocerlas por teléfono. Tienen 29 años y son las creadoras de Sisterly Style, un blog de moda que ha crecido hasta convertirse en una plataforma de contenidos que reúne tendencias de viajes, belleza y cocina saludable.

Al interior del Patrika Gate, de Jaipur, la entrada del jardín Jawahar Circle, una impresionante pieza de arte tradicional de Rayastán. 


La idea les vino cuando estudiaban Negocios Internacionales en la Universidad Eafit de Medellín y estaban en último semestre. Siempre fueron las asesoras de imagen de sus amigas, que les pedían consejos sobre qué ponerse y en dónde comprar. Por sugerencia de una de sus hermanas, que vivía en Estados Unidos, comenzaron un blog en el que narraban cómo la moda se cruzaba con su día a día. “No éramos modelos, actrices o presentadoras. Éramos dos mujeres comunes y corrientes que estaban en la universidad y contaban su relación con la ropa y las tendencias”, dice Amelia.

El mehndi es una técnica artística basada en henna ( un tipo de tinta) que se hace sobre las manos y los pies  de las novias, como parte del rito nupcial hindú.


De eso hace seis años. Hoy, Sisterly Style se ha convertido en su trabajo, su pasión y su empresa. Son embajadoras de marcas, hablan de alimentación saludable, de viajes y de empoderamiento femenino. En enero de este año visitaron la India, estuvieron en el estado de Rayastán y recorrieron las ciudades del triángulo dorado: Jaipur, Agra y Delhi. Pasaron también por Jodhpur, la Ciudad Azul; Udaipur, la Ciudad de los Lagos; Bikaner, la Ciudad Desierto, y Jaisalmer, la Ciudad Dorada. “Nunca fue el primero en nuestra lista de destinos turísticos, pero volvimos maravilladas con ese otro mundo que hay en Oriente”.

En el fierte de Amber, en Jaipur, se hacen paseos turísticos en elefantes.


Para las gemelas Ochoa, existen siete motivos para viajar a la India.

1. LA MÚSICA

En India la música es hipnótica, envolvente, melancólica. “Es un mantra casi sagrado que reconecta con el verdadero sentido de la vida –dice Amelia–, que aleja las preocupaciones y se concentra en el ser”.

Sus sonidos son, quizá, los más antiguos de la Tierra. Tienen origen en los himnos religiosos del Veda, que se cantaron hace miles de años para alcanzar lo divino. Melodías llanas y vocales, acompañadas de ritmos percutidos que se heredaron de una generación a otra. En el siglo XIV, luego de una ola de invasiones musulmanas, surgió la música indostánica, hecha con cantos profanos y frases más libres que le hablaban a lo terrenal: a la vida, al amor, al trabajo.

Entre Jodhpur y Jaisalmer, Elisa y Amelia realizaron un paseo en camello.


“En las calles se oyen familias de músicos, hijos y papás que cantan juntos y tocan armonios, unos instrumentos similares al bandoneón –cuenta Elisa–. Para ellos la música es un don que se hereda, que se transmite y que se comparte”.

2. EL CAOS

Atascos en el tráfico, congestiones de gente, pitos ensordecedores, callejones repletos de comerciantes. Ruido. “Al principio uno no entiende nada, pero luego se da cuenta de que ese desorden guarda una sincronía especial, algo energético que hace que todo fluya”, dice Elisa.

Gente que camina o hace fila en las paradas de bus. Carros que giran abruptamente o cambian de carril sin avisar. Motos, bicicletas y Tuk-Tuks. Estos últimos son el medio de transporte más común en las ciudades de la India. Se trata de triciclos motorizados, también conocidos como autorickshaws, con carpas por techo y espacio para dos o tres pasajeros, sin contar al conductor. Sirven de taxis y no tienen reversa; para cambiar de sentido, el conductor debe bajarse y empujarlo hasta ponerlo en la dirección indicada. “Uno no entiende cómo no se estrellan, siempre frenan justo a tiempo y logran caber en espacios diminutos que parecen imposibles”, sigue Elisa.

3. LAS COSTUMBRES

Los matrimonios son acuerdos establecidos entre las familias de los novios. Casarse por amor no es una práctica aconsejable porque el enamoramiento no respeta castas. Para las mujeres constituye un asunto obligatorio; si no han unido su vida a la de un hombre, tienen incompleta su existencia. “Lo más curioso es que la mayoría de los jóvenes prefiere que sea así y la tasa de divorcios está alrededor de 2 %”, cuenta Amelia.

En una de las puertas del Palacio de Jaipur, un complejo palaciego construido en el siglo XVIII


La boda dura tres días y es un espectáculo lleno de música y danza, en el que se siguen los ritos de la familia descritos en los Vedas. Se hacen compromisos, entregas simbólicas y se pintan los brazos y las manos con preparaciones de sándalo y henna. El tercer día, ambas familias se encuentran frente a los invitados y se hace la presentación oficial de los novios, que para entonces se han visto menos de tres veces.

Vea tambien: “El río Ganges podría desaparecer en menos de 100 años”

“Para escoger la fecha se tiene en cuenta la posición de los planetas en el calendario hindú –explica Elisa–. Estuvimos en temporada de bodas y nos cruzamos con varias; en un restaurante de Jodhpur terminamos bailando entre los invitados”.

4. LOS PAISAJES

“Viajar en bus tiene sus ventajas –dice Amelia–. Los trayectos no son muy largos, y si lo son, se hacen cortos con la belleza del paisaje”.

Rayastán es uno de los 29 estados que conforman la India y está dividido en dos partes por una línea diagonal invisible. De un lado quedan las montañas escarpadas y del otro el desierto. Es famoso por sus hoteles, que alguna vez fueron palacios; por sus joyas, sus oasis y sus ferias de elefantes. Es conocido, también, por ser el lugar de los relatos de Scheherezade en Las mil y una noches
.
“Cada ciudad está más o menos a cinco horas y por el camino se aprecia la vida rural de Rayastán –sigue Amelia–. Las norias de riego tiradas por bueyes. Los cultivos de arroz, de trigo y cacahuetes. Los búfalos, los camellos y las mulas. La India no urbanizada, que al fin de cuentas, es la India en su mejor esencia”.

5. LA ESPIRITUALIDAD

Existe la ley del karma. Todo tiene una causa y un efecto: las palabras, los pensamientos, los actos. Para cada decisión, buena o mala, existe una compensación. “Eso es algo que la gente tiene muy arraigado y que respeta mucho –dice Elisa–. Siempre están buscando hacer buenas acciones, ayudar, servir. Es su filosofía de vida, su ADN”.

Además de ser uno de los países más poblados del mundo, India es uno de los más religiosos. Su espiritualidad tiene muchas formas y corrientes: hinduismo, jainismo, sijismo, zoroastrismo y bahaísmo. Existe también un número considerable de musulmanes, judíos y cristianos, aunque estos últimos se encuentran, sobre todo, en las regiones del sur. “Para nosotros, en Occidente, la religión se ha vuelto un complemento –explica Elisa–. Para ellos es parte fundamental de la vida y rige cada decisión cotidiana, cada actitud que toman, cada cosa que hacen”.

6. EL TAJ MAHAL

“Construirás mi tumba y me visitarás cada año, te casarás de nuevo y cuidarás bien a nuestros hijos”, le pidió Mumtaz Mahal al emperador Shah Jahan en su lecho de muerte. Se habían amado desde el primer momento y habían esperado cinco años para casarse obedeciendo al mensaje de los planetas. Habían tenido catorce hijos y habían estado juntos por 19 años.

Shah Jahan se derrumbó. Se vistió de luto y se alejó de la vida pública. Pasado un año, salió de su encierro convertido en un anciano de pelo blanco y espalda encorvada, dispuesto a cumplir su promesa. Buscó a los mejores constructores de la época y les ordenó levantar un templo sublime para que descasara quien había sido el amor de su vida. Un mausoleo de mármol blanco, protegido con una muralla de arenisca roja y cubierto con gemas y diamantes. Luego les cortó las manos a los arquitectos para que no pudieran crear nada que opacara su grandeza.

En un templo jainista en Udaipur.


Según la leyenda, así se construyó el Taj Mahal, una de las siete maravillas del mundo. Queda en el estado de Uttar Pradesh, muy cerca a la ciudad de Agra y recibe más de tres millones de visitantes por año. “Cuando lo vimos quedamos sin palabras y nos pusimos a llorar –cuenta Elisa––. Es un lugar que inspira calma, ternura, respeto. Es un monumento imponente que de verdad inspira amor”.

7. SUPERAR LOS PREJUICIOS Y APRENDER DE LA CULTURA

“¿Ustedes tienen claro para dónde van? ¿Están preparadas para lo que van encontrar allá?”, les preguntaban a las gemelas antes de viajar. El prejuicio no es gratuito. Después de Nigeria, India tiene el segundo puesto en el índice de pobreza mundial. A esos se suman el mal estado de sus vías terrestres, los malos olores de sus calles y las cifras alarmantes de violencia contra las mujeres. Pero es también un país de altas costumbres y edificios lujosos, de espiritualidad profunda y pluralidad de fe.

“Cada ciudad es espectacular –dice Amelia–. Recorrerlas es un viaje que permite preguntarse por ‘lo normal’ y darse cuenta de que no existe una verdad absoluta. Cada lugar tiene una riqueza propia y una forma particular de ver la vida. India es un país muy lejano de Colombia culturalmente, pero es un lugar fantástico al que quiero volver”.

DÓNDE COMER

BAR PALLADIO, JAIPUR

Ubicado en Narain Niwas Palace Hotel, este restaurante de comida italiana mezcla lo mejor de dos mundos: Venecia y Raytastán. Fue diseñado por la holandesa Marie-Anne Oudejans y está inspirado en los jardines del Palacio de Jaipur.
www.bar-palladio.com/

RESTAURANTE HOTEL IMPERIAL, DELHI

El hotel Imperial tiene cinco restaurantes con diferentes especialidades: comida italiana, asiática, parrilla, pastelería francesa y un bar de cocteles.

Restaurants

BUKHARA, DELHI

Vea tambien: Cuatro países que pasaron de la nada a tenerlo todo

Ubicado en el hotel ITC Maurya, este restaurante ofrece las mejores recetas típicas del norte de la India.
https://www.itchotels.in/hotels/new-delhi/itcmaurya/dining/bukhara.

DÓNDE DORMIR

TAJ LAKE PALACE, UDAIPUR
Se encuentra en el lago Pichol y fue construido en 1746 por maharana Jagat Singh II como casa de verano. Se encuentra a un kilómetro del centro de la ciudad y a cuatro kilómetros de la estación de trenes de Udaipur.

OBEROI AMARVILAS, AGRA
Es un hotel de lujo en la ciudad de Agra, situado a 600 metros del Taj Mahal. Su arquitectura está inspirada en la de los palacios mongoles: en sus fuentes sus terrazas y sus amplios espacios de meditación.

RAMBAGH PALACE, JAIPUR
El Palacio de Rambagh fue por varias décadas la residencia del maharajá de Jaipur. Actualmente es un hotel icónico ubicado a cinco millas de las murallas de la ciudad.

DÓNDE COMPRAR

NEW MAHARAJA GEM PALACE, JAIPUR
Esta joyería de los hermanos Mathur y Whisky Gunjan cuenta con muchos años de experiencia y es una de las más prestigiosas de Jaipur. Sus diseños, étnicos y artesanales, se exportan a Estados Unidos, Australia y Europa.

GANESH HANDICRAFTS, JODHPUR

Jodhpur es una ciudad famosa en la construcción de muebles y el diseño de objetos decorativos. Esta tienda de antigüedades, ubicada en la avenida Nai Sarai, es una de las mejores para ir de compras.

MERCADOS Y TIENDAS DE CALLEJONES

Pocos lugares hablan de India como sus mercados callejeros. Están en todas las ciudades y en ellos es posible encontrar cualquier tipo de cosas, desde especias, hasta libros, joyas y prendas tradicionales.

LUGARES PARA VISITAR

HAWA MAHAL, JAIPUR

En español ‘El Palacio de los vientos’. Fue construido en 1799 por el maharajá Sawai Pratap Singh y servía como exención a la cámara de las mujeres destinadas a su harén.

AMBER FORT & CITY PALACE, JAIPUR

Es un complejo palaciego dentro del fuerte de Amber. Fue construido en 1592 por el rey Man Singh, comandante del ejército, y actualmente es considerado patrimonio de la humanidad.

RUMBO A LA INDIA

Conozca un país que conserva siglos de historia en cinco ciudades emblemáticas del norte.

India conserva las huellas de los tiempos más recordados de la humanidad: el paso del Imperio mongol por Asia, la desobediencia civil de Mahatma Gandhi para liberar al pueblo indio del Imperio británico, las odiseas en el río Ganges, los trazos del hinduismo, el budismo y el jainismo, y un mosaico de templos en donde todavía existen dioses queridos y también no venerados.

A esa tierra se propuso llegar Cristóbal Colón antes de tropezar con las Antillas, y allí debe ir todo viajero alguna vez en su vida. Para conocer Jaipur, la ciudad que se pintó de rosa para dar la bienvenida a un príncipe de Gales en 1905; Agra, que conserva el monumental Taj Mahal; Benarés, donde los hinduistas van a peregrinar porque se cree que una de las cuatro cabezas de Brahman reposa allí; Khajuraho, que concentra las más famosas esculturas eróticas; Orchha, la de las fortalezas palaciegas y Nueva Delhi, una capital tan grande que, en su jurisdicción, agrupa los sitios de siete ciudades antiguas.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
20 / 2019

Send this to a friend