Girón: Un destino para descubrir en Santander

Santander está lleno de pueblos sorprendentes. Girón es uno de ellos, un destino con una riqueza arquitectónica, cultural y gastronómica que vale la pena conocer.

A mediados del siglo pasado, Girón era un pequeño pueblo de arquitectura colonial que las familias bumanguesas visitaban los domingos para comer fritanga, pasear por sus calles empedradas con más de doscientos años de historia y pasar la tarde en el malecón a orillas del río de Oro. Según Gloria Viviescas, quien desde aquellos días atiende uno de los puestos de fritanga del lugar, estos años son recordados por los gironeses como la “época dorada” del municipio.

Con el tiempo, la expansión del área metropolitana de Bucaramanga le arrebató a Girón su encanto de pueblo pequeño, contaminó el río que lo atravesaba y convirtió el malecón en una zona deprimida que pocos se atrevían a visitar de noche. Sin embargo, el aumento de visitantes extranjeros en Colombia durante los últimos ocho años y la vinculación de Girón a la Red de Pueblos Patrimonio han reactivado el turismo y parecen ser el pronóstico de una segunda era dorada.

Y es precisamente en el malecón del río de Oro donde comienza a sentirse la renovación. “Decidimos abrir este negocio porque queríamos traer un concepto distinto y hacerlo precisamente aquí, en el malecón, una de las zonas más tradicionales”, explica Ruth Bernal, propietaria de Saxo, un pub irlandés que abrió sus puertas justo al frente de donde quedaba el puesto de fritanga de Gloria Viviescas hace tres años.

Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, el total de extranjeros que visitó Colombia entre 2010 y 2017 pasó de 2’610.690 a 6’531.455, lo que representa un crecimiento del 150%. Para William Murillo, director de Turismo del municipio, Girón se ha visto beneficiado por este incremento, puesto que de los 2.100 visitantes que recibió en 2017, la mayor cantidad de turistas de la última década, 400 eran extranjeros.

“Hemos atendido a personas de Estados Unidos, México, España y hasta ingleses que se sienten sorprendidos al encontrar un pedazo de su cultura en un lugar como Girón”, afirma Ruth Bernal, propietaria del Saxo pub.

Por su parte Libia Vesga, administradora del hotel Macaregua, ubicado a media cuadra del parque central, señala que el aumento de visitantes extranjeros es una buena noticia. “Girón siempre ha recibido a muchos viajeros colombianos, pero venían solo por unas horas o a pasar la tarde. En cambio, los extranjeros vienen a descansar y se quedan varias noches”.

Según William Murillo, el turismo ha impulsado la creación de al menos 40 nuevos empleos formales en el pueblo.

Y agrega que, además de verse beneficiado por los buenos vientos que han soplado para la industria del turismo nacional durante los últimos ocho años, Girón se ha visto favorecido por su inclusión en la Red de Pueblos Patrimonio de Colombia.

Esta red, creada por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo en julio de 2010, tiene como objetivo destacar los atractivos culturales de algunos destinos del país. Al principio, estaba compuesta por 10 municipios, entre ellos Girón, pero en los últimos años se han ido sumando más a la lista. Hoy son 17, contando a Villa de Leyva, en Boyacá; Ciénaga, en Magdalena, y Salamina, en Caldas.

Para Murillo, estar en la Red de Pueblos Patrimonio no solo ha puesto a Girón al mismo nivel de destinos como Villa de Leyva, Mompox o Buga, sino que también les ha permitido a los funcionarios y empresarios locales asistir a congresos anuales, encontrarse con representantes de otros pueblos patrimonio y ponerse al tanto de las prácticas que han dado frutos en otros municipios.

Desde que fue incluido en la Red, Girón ha implementado la señalización peatonal bilingüe para una docena de atractivos que datan del siglo XVII, como la Basílica Menor, la Capilla de las Nieves, el Parque Principal y los puentes de Calicanto. Esta iniciativa es parte de la remodelación de la Alameda de las Nieves, un paseo peatonal de la época de la colonia que recibió una inversión de más de 6.000 millones de pesos provenientes de la administración local y el Fondo Nacional de Turismo (Fontur).

Murillo dice que estas obras representan un primer paso en el objetivo de posicionar a Girón como destino turístico. Según él, el siguiente es certificarse en la técnica sectorial NTS-TS 001-1 del Icontec, la cual acreditaría al municipio como destino sostenible.

La certificación, que implica reducir al mínimo el impacto ambiental y distribuir las ganancias de la manera más equitativa posible, ya fue entregada al centro histórico de Cartagena y a Villa de Leyva.

Se espera que los próximos en recibirlo sean Salento y el centro histórico de Bogotá. Si Girón la consigue, estaría un paso más cerca de hacer realidad el sueño de Gloria Viviescas y de tantos otros gironeses: una nueva época de oro para el turismo.

Artículos Relacionados

  • Galería: Estas son las películas más influyentes de la historia
  • Así fue el concierto de Roger Waters en Bogotá
  • Estas son las fotos más desgarradoras de vida salvaje en 2018
  • “La ciclovía es la playa de los bogotanos”

Send this to a friend