Diners le muestra el San Petersburgo del turismo y los planes inesperados, al igual que su clima y sus imponentes edificaciones.

En el momento de la entrevista telefónica, un día de febrero, Gustavo Cubillos, pintor de 29 años, advierte que la temperatura está a –19 °C y que llegará a –22 °C.

“Esto es duro hasta para los rusos, por lo general me pongo dos camisetas, dos buzos, doble par de medias y de guantes. Bogotá es caliente en comparación de acá”, cuenta entre risas.

“Pero la ciudad en verano se transforma, tiene mucha vida”, se apresura a decir, “todo el mundo sale, hay músicos tocando en cada lado, las fuentes se prenden y las personas pasan las madrugadas en la calle. Sucede un fenómeno muy bonito, que son las noches blancas, no oscurece”.


El palacio Peterhof queda a 29 kilómetros de San Petersburgo / Foto: Roman Evgenev/Shutterstock


A pesar de ser una de las ciudades más jóvenes de Rusia (fundada por Pedro el Grande en 1703), desde su origen ha sido determinante para la historia de su país, pues se convirtió en la capital del Imperio ruso durante más de doscientos años.

Era la joya para mostrar al mundo occidental, por eso se convirtió en un centro cultural ejemplar, que se jacta de tener entre sus más destacados atractivos el museo del Hermitage, formado, principalmente, con las colecciones privadas de los zares, que alcanzan a recopilar más de tres millones de piezas.

“Algunos dicen que para recorrerlo completo dedicándole un minuto a cada obra de arte, se necesitan siete años, otros dicen que once”, apunta Gustavo, quien también hace las veces de guía turístico en la ciudad, y añade que del museo recomienda prestar atención al Palacio de Invierno, “aunque el museo tiene trabajos de Da Vinci, Rembrandt, Picasso, etc., no tiene sus obras más importantes, así que el valor agregado se encuentra en la arquitectura del palacio, es lindo ver cómo vivían los zares, sus cuartos decorados con piedras preciosas”.


Interior de la catedral de Pedro y Pablo, ubicada en la fortaleza de Pedro y Pablo, donde se fundó la ciudad / Foto: Art Konvalova/Shutterstock


Gustavo, quien realiza restauración de arte monumental (restauración de pinturas al fresco), resalta que la gran cantidad de canales que recorren San Petersburgo la hacen merecedora del título de la Venecia del norte. Cientos de puentes que se alzan sobre numerosos canales dan cuenta de su belleza.

La página de internet www.tour-moscow.com/es/tours-spb/ ofrece un paseo de dos horas por los canales, que recorren ríos como el Neva, el Moyka y Fontanka. Normalmente cuesta 105 dólares por persona (6.405 rublos), pero durante el mundial de fútbol su valor estará alrededor de los 300 dólares por persona (18.300 rublos).

“Acá sucede que la gente se asombra si uno a mi edad no está casado. Llegué con 26 años y ya me preguntaban por qué no tenía esposa, si uno no está casado a los 22 o 23 se ve como algo extraño.

Otra cosa clave para entenderlos es que no se habla o saluda a menos que uno quiera comenzar una conversación. Es de mal gusto decir ‘hola’ y seguir el camino; ‘para qué me saluda si no me va a hablar más’, dicen”.


La catedral de San Isaac es un templo ortodoxo construido en el siglo XIX/ Foto: Sailor/Shutterstock


En sus recorridos guiados, destaca varios imperdibles de la ciudad: la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, uno de los símbolos de la ciudad, que cuando el sol resplandece hace que las cúpulas, bañadas en oro, brillen intensamente.

También menciona visitar el fuerte de Pedro y Pablo, donde se fundó la ciudad; la Catedral de San Isaac y la Catedral de Kazán, donde se encuentra el ícono de Nuestra Señora de Kazán, la advocación mariana más venerada de los ortodoxos, que fue robado, reapareció en Estados Unidos, se le entregó a la Iglesia católica y fue devuelto en 2004 por el papa Juan Pablo II.

El museo de Fabergé, y el Palacio Yusúpov, donde mataron a Rasputín, son otros recomendados.

Un restaurante: Gras (cocina contemporánea)
Un sitio para ir de compras: Great Gostini Dvor
Un hotel: The State Hermitage Museum Hotel
Un bar: Dictator

Artículos Relacionados

  • Destino: Colombia, el viaje de las ballenas jorobadas
  • Cinco canciones para disfrutar el fin de semana
  • Música para después de una tormenta con Ariana Grande
  • Dirty Proyectors, un viaje de melodías folclóricas

Send this to a friend