Microviajes, una alternativa para enfrentar los problemas de estrés laboral

Un pequeño viaje es el perfecto botón de "reset" que necesita si tiene un entorno estresante en su trabajo.

El estrés laboral es muy común en la sociedades desarrolladas o en vías de desarrollo, y está asociado con la reducción de la productividad en las empresas.

Este tipo de reacciones, que van desde la irritabilidad a la depresión, no sólo afectan la salud del empleado sino también la tranquilidad de las personas que lo rodean, disminuyendo así su calidad de vida.

Entre las muchas recomendaciones de expertos para combatir el estrés laboral, están las técnicas de relajación, dormir bien, comer sano, no fumar, hacer deporte y mantener una comunicación abierta con todas las personas del trabajo. Sin embargo, muchas veces esto parece no funcionar, pues en muchas ocasiones la principal causa de desmotivación es la rutina.

¿Qué son los microviajes?

Los microviajes o viajes cortos son una especie de válvula de escape para romper con la rutina. Consiste en hacer pequeños trayectos de dos o tres días a cualquier lugar: un pueblo cercano, un campamento, la playa… a donde sea. El objetivo es cambiar de aires, ocupar la mente en otra cosa y sobre todo descansar.

Contrario a lo que muchos piensan, este tipo de viajes, que pueden surgir de la nada, no son costosos. Según el portal de vuelos y hoteles Viajala.com.co, si hay una planeación de al menos una o dos semanas, es posible encontrar opciones favorables en cuanto a hospedaje y/o transporte, en caso de querer viajar a otra ciudad.

Lo más importante es aprovechar el tiempo para reponer energías, desconectarse completamente y darse a sí mismo la oportunidad de disfrutar un pequeño descanso después de una semana estresante en el trabajo.

Tres cosas para tener en cuenta al momento de hacer un microviaje

1. Desconéctese

Las redes sociales son un gran distractor, trate de enfocarse únicamente en usted mismo y en disfrutar al máximo su microviaje.

En lo posible trate de no estar muy pendiente del celular. Puede subir luego las fotos a las redes sociales; recuerde que este es un momento de descanso y relajación total, no se robe tiempo a usted mismo, sólo tiene dos días para reponer energías.


2. Aproveche el tiempo

Descansar no es sinónimo de dormir día y noche. Descansar es hacer algo diferente de lo que normalmente hacemos.

Está cansado, la semana fue muy difícil y lo único que quiere hacer es dormir. Esta bien, pero no se pase todo el día en esas. La satisfacción de hacer algo nuevo en el poco tiempo libre que tiene, es mucho más grande que el hecho de haber dormido las horas que no durmió en la semana.

Recuerde que el objetivo es cambiar de aires, de nada sirve ir a la playa si se va a quedar todo el día metido en el hotel.

3. No piense en el trabajo

Para lograrlo es importante tener en cuenta que la prioridad es su bienestar y después sus obligaciones

No tiene sentido planear un microviaje para cambiar de aires, romper la rutina y descansar; si durante todo este corto tiempo va a estar pensando en el reporte que no entregó, en la reunión de la próxima semana o en lo que tiene que hacer y no ha empezado. Procure olvidarse del trabajo por dos días y dedique todo ese tiempo única y exclusivamente a usted mismo.

Al final se vas a sentir tan renovado que los siguientes días serán más llevaderos y podrá enfrentar mejor la semana en la oficina.

Los microviajes son una de las mejores alternativas para lidiar con las preocupaciones que se generan en el día a día laboral, pueses casi un hecho que las personas que viajan frecuentemente tienen un mejor estado de ánimo y una mejor disposición a la hora de enfrentar problemas del día a día.

Artículos Relacionados

  • Playlist: La música favorita de Los Rolling Ruanas
  • Playlist: 4 canciones para recordar a Ella Fitzgerald
  • Galería: Estas son las obras de arte más caras del mundo
  • Robert Pattinson, Jennifer Garner y Jake Gyllenhaal en lo último del cine