SUSCRIBIRME

Los destinos que son tendencia para visitar en Colombia durante Semana Santa

Del 10 al 16 de abril se celebra la Semana Santa y en Diners elegimos los lugares mágicos para recorrer al interior del país.

Foto: Instagram y Cortesía Hoteles, 2022

Del 10 al 16 de abril se celebra la Semana Santa y en Diners elegimos los lugares mágicos para recorrer al interior del país.

Los destinos de Semana Santa para visitar en Colombia se precian por tener espacios de quietud, armonía y calma. Lugares para conectarse con la naturaleza y la reflexión. También para compartir con la familia, enriquecer la espiritualidad y los credos que tenga en su corazón.

Estos viajes los puede hacer por carretera para apoyar la economía nacional, que va en aumento, según los datos del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo que revelan un crecimiento de 59,7 por ciento en alojamiento y servicios de comida a nivel nacional.

Así lo confirma también Anato (Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo), que muestra un 58 por ciento de aumento en viajes nacionales en 2021, gracias a la facilidad de conocer nuevos lugares y tener un itinerario más flexible.

Para apoyar la economía nacional y animarlo a recorrer el territorio nacional, Diners le muestra los destinos de Semana Santa para visitar en Colombia: 

1. Bojacá

Este municipio de Cundinamarca, ubicado a 40 kilómetros de Bogotá, cuenta con una de las iglesias más representativas del país: Nuestra Señora de la Salud de Bojacá. Su historia nace con la llegada del español José Pérez, quien a principios del siglo XVII se convirtió en el heredero de varias haciendas en Bojacá.

Al darse cuenta que la capilla del pueblo no tenía nada sobre la Señora de las Angustias, pidió a sus familiares en España un cuadro de la santa. Fue así como incentivó al pueblo a rendir culto a la virgen, la cual empezó a responder a la petición de los habitantes de Bojacá.

Por otro lado, puede pasar por el Parque Arqueológico Piedras de Chivonegro, reconocido por ser un centro de adoración de los Chibchas, donde se ejecutaban sacrificios sobre piedras labradas con diseños indígenas. Finalmente puede admirar la arquitectura de las casas aledañas de esta zona del país, así como la de los municipios cercanos de Zipacón, Tena y Anolaima.

Consejo:

Lo ideal es viajar en automóvil por lo que hay varias paradas durante el recorrido. En caso de no tener, puede alquilar uno en alkilautos.com, la plataforma colombiana que tiene más de 35 rentadoras de vehículos.

2. Guane

Y de Cundinamarca nos vamos a Santander con este territorio de fósiles, caminos reales y cementerios con vista al valle del río Suarez. En Guane sus calles empedradas hablan de historia española e indígena que parece congelada en el tiempo. 

Aquí conocerá a los guanes, como los maestros de la agricultura, los tejidos y la arquitectura, quienes lucharon férreamente contra la colonización española. A tan solo siete kilómetros de distancia de Barichara, comparte la majestuosidad de los paisajes y su agradable clima.

En un recorrido a pie por las montañas se pueden explorar cuevas con pictogramas de colores y visitar artesanos que todavía fabrican cuencos y tiestos para hacer arepas con las técnicas de cerámica de la época prehispánica.

3. Cañón de Chicamocha

A un par de horas de Guane, y a una hora de Bucaramanga se encuentra el cañón del Chicamocha. Es una maravilla geográfica de 227 kilómetros de largo, en la que se aprecian en profundidad las diferentes etapas de la tierra: multicolores, formaciones rocosas y cuevas. 

Además, es uno de los cañones más grandes del mundo, ideal para los que buscan conectarse con la naturaleza desde los deportes extremos como el rafting y el parapente, incluyendo el senderismo y el torrentismo. Acá también puede detenerse para disfrutar de una arepa, con café de la zona y admirar la creación de Dios con esta magnitud de paisaje.

Consejo:

Las mejores opciones de alojamiento de la zona están en Barichara. El hotel Boutique & Spa Terra o el Casa Oniri, en el centro. Son dos opciones que reinventan la arquitectura colonial con elegancia y simpleza.

4.  La ruta del Caribe colombiano

Si es fanático de la playa y el sol, debe viajar en auto por la Transversal del Caribe, una de los corredores viales más modernos de Colombia. 

Esta vía conecta al departamento del Magdalena con la Guajira, por lo que podrá conocer los ancestrales pueblos de los juglares del vallenato, visitar las capillas de cada pueblo y conectarse con diferentes culturas como la de los wayuú, en La Guajira. 

Vea también: ¿Se puede hacer turismo de lujo en Colombia?

5. Sierra Nevada

Si quiere adentrarse un poco más en la cultura colombiana, disfrute la historia de las cuatro etnias indígenas guardianas de los tesoros ecológicos de la Sierra Nevada de Santa Marta. Aquí los arhuacos, los kogui, los wiwas y los kankuamos han logrado preservar sus lenguas y tradiciones a pesar de estar en medio de terrenos agresivamente deseados por su fertilidad y su posición litoral estratégica.

Este territorio cuenta con montañas, nacimientos de ríos, ruinas arqueológicas y playas desde las que en un día despejado se pueden ver los picos nevados mientras se flota de espaldas en una piscina natural color turquesa, con todo el esplendor del mar Caribe.

6. Parque Tayrona

Subir a Ciudad Perdida o Teyuna, el conjunto de terrazas y caminos de piedra al filo de la montaña, construido en el año 650 d.C. por los tayronas, ancestros de las etnias actuales, es un verdadero peregrinaje. 

De los destinos de Semana Santa este es de los más completos, pues el recorrido puede durar de cuatro a seis días, donde pasa por todos los pisos términos y se aprecian los efectos de la colonización en el lugar.

Entre tanto, el Parque Nacional Natural Tayrona se encuentra en las faldas de la Sierra y comprende playas como Cabo San Juan, Neguanje y Cinto. Es uno de los más visitados; cuenta con una infraestructura turística sólida y excelentes senderos para caminar por ecosistemas como manglares o bosque tropical húmedo o por las ruinas de Pueblito Chairama.

Consejo:

Alrededor del parque se han desarrollado muchos ecolodges; para quienes desean explorar en profundidad los diferentes sectores y playas, los ecohabs Tayrona son una excelente opción. Wiwa Tour es una agencia que organiza la subida a Ciudad Perdida con estadías en asentamientos wiwa y las excursiones de un día a las playas con guías indígenas.

7. Popayán

La Ciudad Blanca es uno de los destinos de Semana Santa más populares e históricos de Colombia. Sus fiestas religiosas fueron declaradas por la Unesco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Su ritmo pausado y silencioso se mezcla con las oraciones y alabanzas de los creyentes. 

El Viernes Santos es el día predilecto para disfrutar de las comparsas católicas, como la de la Ermita o la de San Francisco. Las celebraciones se extienden hasta el sábado con desfiles nocturnos que siguen el mismo recorrido desde los tiempos coloniales.

Estas procesiones despiertan admiración por sus detalles como la música coral y personajes como los cargueros y las sahumadoras. En ellas, imágenes de madera tallada que narran distintos episodios, desde la Pasión hasta la Resurrección de Cristo, recorren las calles en andas a la vista de todos los creyentes.

Consejo:

Se recomienda planear el viaje con anticipación, pues la programación es variada y los eventos muy concurridos.

8. Parque Nacional Puracé

A una hora en carro desde Popayán se encuentra el Parque Nacional Natural Puracé, palabra que en quechua significa ‘montaña de fuego’, y es toda una caja de sorpresas.

Al final de una caminata que puede tomar desde ocho horas hasta varios días, se llega a unas montañas negras que sobresalen tras las cordilleras de un verde sombrío con ecosistema de páramo. 

Son los imponentes volcanes que forman parte de la serranía de los Coconucos. En este parque también es posible avistar cóndores y visitar los nacimientos de los principales ríos de Colombia. En el recorrido de un día se encuentran cascadas y lagunas rodeadas de frailejones como la de San Rafael o las termales de San Juan.

Consejo:

En Puracé necesitará un guía de la etnia coconuco. El cabildo encargado de cuidar el parque le proporcionará ayuda.

9. Parque Arqueológico San Agustín

Porque el arte también es un camino a la eternidad, debe visitar este parque en el Huila que cuenta con mesetas, cascadas, filos y valles vertiginosos que revelan toda la naturaleza del país en un solo departamento.

Ahora las ancestrales tumbas de San Agustín cuentan con montífulos, piedras de siete metros y diferentes mitos e historias que pasan de generación en generación desde los siglos I y VIII. 

Vea también: Santander y Amazonas, planes para todos

Este es “el mayor conjunto de monumentos religiosos y esculturas megalíticas de Sudamérica”, según la Unesco, en un punto estratégico donde la cordillera de los Andes se divide en tres y se perfilan los valles de los ríos más grandes del país. 

Miradores como el alto de la Chaquira en el valle del Magdalena o el alto de Lavapatas son también enclaves arqueológicos y parajes místicos donde todavía se respira quietud sagrada sin importar los grupos de gente alrededor.

El pueblo cuenta con una iglesia muy pintoresca y algunas calles originales, con buenas pizzerías como Ambrosía, que tiene horno de leña; tiendas con joyas de diseño y textiles locales como Artisan, o talleres de artesanías talladas en piedra con la técnica ancestral, como el de Armando Gómez.

Consejo:

El hotel Yuma es una buena opción para descansar, pues tiene un servicio excelente, buena vista y mucha quietud. El hotel Los Bordones, al filo de la cascada, resulta ideal para los más intrépidos, si se quiere caminar hasta el fondo del cañón o a los poblados aledaños.

10. Valle del Cauca

Valle del Cauca es uno de los destinos de Semana Santa para encontrar la tranquilidad y la reflexión en familia. En su capital, se encuentra Samadhi Spa, un lugar con diferentes circuitos de hidromasajes, jacuzzis, duchas de sensaciones, baños turco y cabinas de masaje de lujo para recuperar la serenidad interior. 

En esta línea también está Prana, un spa con planes diseñados para cuidar su bienestar y estética. Sus instalaciones son de las más lujosas en Cali y cuenta con un equipo de profesionales que lo llevarán a tener una experiencia sensorial única en el Valle. 

Por otro lado, vaya a los restaurantes de moda y disfrute de platos de autor inspirados en la cocina valluna. Por ejemplo Hacienda del Bosque, es un lugar que guarda una conexión especial con ancestral. Con cinco ambientes usted podrá disfrutar de la comida típica del Valle, la fusión y la cocina de vanguardia que mezcla lo antiguo con lo contemporáneo.

Entre tanto, en La Cocina, el chef Francisco Prado abre las puertas del mundo culinario mundial con sus preparaciones que rozan la alta cocina asiática, latinoamericana y europea.

Y para despedir al Valle del Cauca aproveche sus planes de aviación deportiva para apreciar los paisajes mágicos del departamento, así como el sobrevuelo por lugares únicos en el mundo como el lago Calima, donde estará acompañado de un equipo altamente calificado y apasionado por la aviación, como los del Club Escuela de Aviación Deportiva Fénix.

Consejos:

Aproveche la moda de los ecolodges y quédese en Las Mercedes, ubicado en el parque natural Farallones de Cali, donde el aire frío de la montaña se mezcla con la condensación tropical para crear los bosques nubosos de San Antonio. También está la opción de Araucana Lodge, ubicado en el municipio de Dagua, donde 20 acres de bosque andino, jardines y una huerta orgánica, serán su paraíso de Semana Santa.

11. Mompox

Mompox y su estrecha relación con el río Magdalena han formado parte de hitos en la historia del país. Por ahí pasó la llegada de la Inquisición y se empezó a gestar el movimiento independentista. 

Esta ciudad es reconocida como la capital de la orfebrería en filigrana. Su centro histórico, atrapado en el siglo XVIII, es el escenario de las celebraciones más alegres y pintorescas de Colombia.

Los momposinos se ufanan de que en ella participan todos los sentidos, con aromas como el de la vaina de la palma de vino abierta, sonidos como el de la matraca, la trompeta o las campanas, los trajes y máscaras azules de los nazarenos que cargan las estatuas o «pasos». 

Es una celebración larga que se inicia el jueves anterior a Semana Santa (que los momposinos llaman de Dolores) y termina el Lunes de Pascua con puestas en escena en la calle que duran varias horas.

Consejo:

Para una estancia de lujo en una casona con excelente restauración, el Bioma Boutique Hotel, en el centro histórico, es una excelente opción.

¿Qué otros destinos de Semana Santa agregaría a la lista? Escríbanos a nuestras redes sociales @dinersrevista

También le puede interesar: Fish & Chips y cinco recetas para Semana Santa

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Abril
04 / 2022

ARTICULOS RELACIONADOS

mayo 18, 2022 VER MÁS
Send this to a friend