SUSCRIBIRME
INICIO//Viajes//¿Por qué vale la pena conocer Chile?

¿Por qué vale la pena conocer Chile?

Chile es la sede de la próxima Copa América, una excusa perfecta para disfrutar de todo lo que tiene que ofrecer este país austral. Paisajes, gastronomía, cultura y aventura son algunas alternativas.

Chile es la sede de la próxima Copa América, una excusa perfecta para disfrutar de todo lo que tiene que ofrecer este país austral. Paisajes, gastronomía, cultura y aventura son algunas alternativas.

La mayoría de los que visiten Chile durante la Copa América, que se jugará entre el 11 de junio y el 4 de julio próximo, tendrán solo una cosa en mente: el fútbol, eso está claro. Sin embargo, hacer planes para aprovechar el tiempo entre partidos, nunca está de más. Algo que de seguro también agradecerán quienes van como acompañantes de los fanáticos de la selección.

Pocos lugares ofrecen una diversidad geográfica tan amplia y dramática como Chile. Desde los cielos impolutos del desierto de Atacama con su paisaje lunar –ideal para mirar estrellas–, hasta los picos nevados, donde hay magníficas pistas de esquí. De norte a sur, este estrecho y largo país que corre entre la cordillera de los Andes y el océano Pacífico, tiene paisajes volcánicos, playas paradisiacas, valles, bosques, ríos cristalinos e imponentes glaciares en la Patagonia chilena. Así que si lo suyo es la aventura, está en el lugar indicado.

Si, por el contrario, se define como un sibarita, y prefiere una experiencia gastronómica y cultural, también hay mucho de donde elegir. No solo producen algunos de los mejores vinos del mundo, sino que sus pescados, mariscos y platos típicos satisfacen hasta los paladares más exigentes.

gabirelamistral_600x377

El Centro Gabriela Mistral

 

Punto de partida

Aunque la selección Colombia jugará su primer partido contra Venezuela el 14 de junio en Rancagua (a 99 kilómetros al sur de la capital), el encuentro que genera mayor expectativa será el del 17 de junio, contra Brasil, en Santiago. Para muchos hay una cuenta por saldar, debido a lo acontecido en el pasado Mundial de Fútbol entre los dos equipos.

Por esta razón, la capital chilena debería ser el punto de partida para organizar los diferentes planes. En el momento de programar sus actividades tenga en cuenta que es pleno invierno, por lo que los balnearios no serán tan atractivos, y que entre esta fecha y el siguiente juego, el 21 de junio, contra Perú, en la ciudad de Temuco (a 691 km de Santiago), hay un espacio de cuatro días.

Santiago tiene mucho que ofrecer. Cuenta con una interesante mezcla de arquitectura colonial y moderna, y está flanqueada por dos montañas. Una buena forma de percibir su escala es subiendo al Parque Metropolitano, más conocido como cerro San Cristóbal.

Tampoco puede dejar de ir al Mercado Central para disfrutar de la inmensa variedad de mariscos frescos, entre ellos los locos (exclusivos de esta zona del planeta), o disfrutar de las clásicas empanadas.

Vea tambien: “Las peticiones de la ciudadanía son necesarias y deben ser resueltas”, Diamela Eltit

Para los amantes del arte, la historia y la literatura, también hay visitas imperdibles, como el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos –creado para dar a conocer las violaciones que se cometieron en Chile durante la dictadura y sus consecuencias–, o el Centro Gabriela Mistral, un complejo cultural dedicado a difundir creaciones artísticas. Así mismo, vale la pena pasar por el Museo de Arte Contemporáneo, que cuenta con una colección de más de 25.000 piezas.

Uno de los principales atractivos de la ciudad es cómo ha logrado transformarse. Atrás quedaron las secuelas de la opresiva dictadura de Pinochet, en los años setenta y ochenta, para dar paso al renacer de carismáticos barrios, con un ambiente alegre y pujante, donde pululan hoteles boutique, cafés y restaurantes de moda, así como galerías, museos y anticuarios. Ahora, además de los exclusivos y tradicionales Las Condes –que además del centro financiero, cuenta con amplios parques y lujosos hoteles y centros comerciales– y Providencia, hay varias opciones para vivir y gozarse la capital.

peluqueria_600x600

Sobre la Peluquería Francesa queda uno de los mejores restaurantes de Santiago.

Es el caso de Bellavista, una zona con un aire bohemio y cultural, donde está La Chascona (despeinada), una de las casas del poeta Pablo Neruda. Allí se encontraba con su amante Matilde Urrutia. La pasión del poeta por el mar resulta evidente en la decoración del comedor, que imita la cabina del capitán de un barco. Es aconsejable reservar el tour guiado con un día de anticipación.

En este sector también está The Aubrey, un hotel boutique en una antigua mansión renovada. No muy lejos de allí se encuentra el Patio Bellavista, un complejo que reúne varios restaurantes, cafés y tiendas. Ideal para hacer una pausa al mediodía y elegir entre las diferentes ofertas gastronómicas que ofrece. Para tomar un trago en la noche y escuchar música en vivo, el Bar Constitución es un imperdible.

Si le gustan los anticuarios, artesanías y galerías, puede recorrer el barrio Italia. Sus fachadas de colores y calles pintorescas lo hacen un lugar perfecto para caminar. Los fines de semana es cuando más gente lo visita. Se recomienda terminar el paseo en el restaurante Casa Luz, para disfrutar de uno de los mejores pisco sour de la ciudad. Son famosos también por sus patatas bravas y la merluza austral con risotto de quinua. Otro de sus atractivos lo constituye el Carménère, un eco-hotel familiar y acogedor, donde cada una de sus cinco habitaciones lleva el nombre de un valle chileno. Además, tienen una cava donde ofrecen catas de vino y quesos.

Para una experiencia donde gastronomía y cultura se unen, no puede dejar de ir a la famosa Peluquería Francesa, en el barrio Yungay. En el primer piso funciona una tradicional barbería fundada hace 145 años y en el segundo está el Boulevard Lavaud, restaurante francés decorado con peculiares antigüedades –todas para la venta–. Los fines de semana es punto de encuentro de los santiaguinos chic que quieren disfrutar de buenos mariscos y un ambiente divertido.

Al vino, vino

No puede irse de Chile sin haber recorrido alguna de las bodegas-viñas que han hecho famoso al país alrededor del mundo. La mayoría ofrece visitas guiadas, catas y algunas tienen restaurante. Una de las más populares es la de Concha y Toro, ubicada en la zona de Pirque, a solo 45 minutos de Santiago. Fundada en 1883, abre sus puertas para develar los secretos de sus vinos.

Vea tambien: Macanal y otros 4 pueblos increíbles para conocer en Boyacá

desierto_600x386

El Valle de la Luna en el desierto de Atacama

En las Antiguas Terrazas de Pirque –tras aprender sobre el proceso y el trabajo que necesita la producción del vino– tendrá impresionantes visuales de los viñedos mientras saborea un carménère Casillero del Diablo. Uno de los principales atractivos de la viña son sus antiguas bodegas, entre las que destaca «Casillero del Diablo». Se enterará de la famosa leyenda que dio a conocer el vino chileno en el mundo. Allí encontrará el carácter y la nobleza de las tradicionales cepas chilenas degustando Marqués de Casa Concha Cabernet Sauvignon. La visita finaliza en el Wine Bar, donde puede probar los vinos Premium, acompañados de tapas y variedad de quesos.

Esquí en la nieve

A tan solo 46 kilómetros de Santiago, en las faldas del cerro El Plomo, está el valle Nevado, uno de los centros de esquí más modernos de Chile y Suramérica. Cuenta con más de 3.000 hectáreas de áreas para esquiar y tiene las pistas más difíciles del país, con alturas entre los 2.860 y los 3.670 metros. En julio, por ser la época más solicitada, solo es posible quedarse durante una semana. Para más flexibilidad se recomienda ir en junio, agosto o septiembre. Uno de los lugares más recomendados para hospedarse es el Hotel Valle Nevado –uno puede esquiar hasta el balcón de la habitación–, cuenta con piscina climatizada, spa y un bar con una enorme chimenea. Las vistas son espectaculares y tiene un muy buen restaurante también.

Cerca de las estrellas

Para una experiencia inolvidable, bien merece visitar el desierto de Atacama, el más seco del mundo. Diversos factores, como escasas lluvias, cielos despejados, alturas entre los 2.410 y los 4.270 metros y ningún tipo de contaminación, han creado las condiciones perfectas para mirar las estrellas. Los hoteles de la zona ofrecen excursiones para aprovechar al máximo la naturaleza. Podrá visitar las lagunas altiplánicas, los géiseres del Tatio y el valle de la Luna, ubicado en la cordillera de la Sal, un lugar fuera de serie, con dunas y extrañas formaciones de arena que se asemejan al paisaje lunar.

El Tierra Atacama Hotel & Spa (en San Pedro de Atacama) es una llamativa construcción que se adapta al terreno, con enormes ventanales para apreciar el paisaje y uno de los lugares recomendados para hospedarse. Además, tiene un hermoso jardín, piscina, spa y un restaurante de comida típica.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Junio
11 / 2015


Send this to a friend