Fonseca, el compositor indisciplinado

"Ilusión" suma más 85 mil copias vendidas y luego de tres meses de exclusividad con una cadena de supermercados, sale a la venta en discotiendas. Hablamos de la fama, la composición y de su hija Paz.
 
Foto: /
POR: 
Juliana Rojas H.

Fonseca será siempre tímido. Habla poco y no le gusta mirar a la cámara cuando le hacen fotos, lo que no resulta sencillo con la tarea que acompaña la hechura de sus discos: la temporada de promoción, compuesta por visitas a los medios, entrevistas, fotos y más fotos. Sin embargo, lo que tiene por decir está en sus canciones, las que marcan el termómetro de su vida musical y, claro, personal.
Con 85 mil discos vendidos a diciembre de 2011 de su nuevo álbum Ilusión, en la cadena de almacenes Éxito y con su canción “Eres mi sueño” en el primer lugar de las listas radiales en febrero, Fonseca empieza un relanzamiento de ese disco que ahora salió de los supermercados para llegar a las tiendas con dos nuevas versiones, como un acústico de Eres mi sueño.Revistadiners.com.co, conversó con él.

¿Por qué lanzar el disco de la mano de una cadena de supermercados?

Lo que está haciendo el Éxito con la música es buenísimo porque demuestran que la gente sí compra música legal si se la pones a la mitad de precio de lo que estamos acostumbrados. Vendimos 85 mil copias a diciembre y llegar a eso en tiendas desde hace muchos años es complicado.
El disco salió el 30 de septiembre y la gira empezó a finales de noviembre, cuando generalmente se hace un año después cuando el público ya conoce las canciones y uno espera a que la gente se sepa las que suenan en radio, pero gracias a la coherencia de este proyecto ya mucha gente conocía el disco.
Hasta diciembre estuvo exclusivo en los supermercados y desde comienzo de año ya se encuentra en discotiendas, pero incluimos dos versiones nuevas para no tener el mismo producto; lo que mantuvimos fue el precio de 15 mil pesos y quiero que de ahora en adelante sea así, para que la gente tenga más acceso a la música. La industria de la música tiene que reinventarse.

Con la controversia sobre la ley SOPA para proteger los derechos de autor, ¿qué piensa sobre este tema?

Que sí hay que proteger al autor, porque soy doliente del tema, pero lo que no creo es que se le dé la vuelta a todo y termine como un castigo el uso de Internet. Llevamos muchos años con la red completamente abierta y las nuevas generaciones no lo entieden como un mal uso. Tiene que ser una transición donde tu pagues una mensualidad como agua y luz para poder bajar música a un mejor precio. No puede ser tan radical. iTunes, por ejemplo, demuestra que al comprar una canción en 99 centavos de dólar, la gente la baja y la compra en vez de irse a buscarla sin calidad de sonido; pero no estoy de acuerdo con que de la noche a la mañana se cierren las páginas y no se pueda compartir en Twitter y Facebook.

A propósito de Twitter y Facebook tiene gran cantidad de seguidores, ¿usted maneja sus cuentas?

En Twitter estoy pendiente solo yo, ciento por ciento. Twitter es más personal, Facebook es más informativo, lo manejamos entre tres o cuatro personas, pero me encantan las redes y me la paso ahí metido.

Habrá tenido comentarios negativos, ¿cómo lo maneja?

Afortunadamente no son muchos y me sorprende porque la gente no tiene cara en algunas redes sociales y puede decir lo que quiera. Pero cuando aparece, si es un comentario acerca de que no le gusta la música, no tengo rollo, pero si es un personaje agresivo, al segundo tuit que manda lo bloqueo. Si la conversación es musical, no tengo problema, pero cuando es personal, que ataca, no me gusta.

Hablando de Ilusión, ¿este disco tiene más sonido pop y menos acordeón?

Cuando hago los discos no lo planeo así. Las canciones que incluyo las trabajo con tiempo; por ejemplo, estas canciones empezaron a escribirse cuando se acabó Gratitour, como en el 2009. Simplemente las canciones van saliendo y son un poco el termómetro de mi vida musical. Pero este disco sí puede tener menos acordeón, aunque yo siempre he hecho pop, pero no es lo que más conoce la gente. Digamos que este disco es mitad y mitad. Un poco más que los anteriores sí, porque quisiera eso, que también se conociera ese lado pop.

A propósito del termómetro musical, los discos son una mezcla de despecho, alegría, tristeza. ¿Escribe cuando están presentes esos sentimientos?

Muchas veces sí, la gran mayoría de letras es algo que siento en ese momento. A veces traigo sentimientos que he vivido o un acorde sugiere un ambiente aunque no lo esté viviendo en ese momento.

En medio de giras y conciertos, ¿cómo encuentra el momento para escribir?

Soy un compositor indisciplinado. No he tenido una rutina de escribir a diario y no tengo nada contra eso, porque hay grandes amigos que así lo hacen. Llegará cuando tenga que llegar, siempre aparece el tiempo para eso.

¿Qué cosas extraña que le ha quitado el reconocimiento?

Al final del día uno es el que maneja eso y permite que la gente se involucre o no. Afortunadamente he tratado de hacer noticias solo por mi música y la gente es muy respetuosa y por eso no me siento invadido, aunque el hecho de que me conozcan implica muchas cosas, pero eso para mí no es una carga negativa, al contrario, siempre lo he visto como un premio.

Es un artista con género, pero sin generaciones. Me explico, sus conciertos tienen un 90 por ciento de asistencia de mujeres, de todas las edades, desde niñas hasta las abuelas…

Qué bueno, eso a mí me encanta y vuelvo y digo, no es nada planeado, esa es la música que hago.
¿Cómo le cambió la vida ser papá?

Ah no, eso sí me cambió la vida. Lo máximo, yo pensaba que la música era mi obsesión más grande en la vida y no, pasó a un segundo plano, adoro a esa enana. O no es que me haya cambiado la vida, es que no había sentido algo tan fuerte y tan intenso. Un amigo que tuvo un hijo hace muchos años me dijo: “Cuando tenga un hijo se va a dar cuenta de que usted no quería a nadie”….y pues tampoco es así, pero casi..

Además este disco está dedicado a Paz…

Sí, cada disco va marcando un momento. Por ejemplo, Corazón lo escucho y me recuerda el momento en el que lo hice. Este disco definitivamente desde que empecé a pensar en entrada a estudio, escoger las canciones, supe que venía Paz y todo giró en torno a eso. Hace un año, en diciembre de 2010, empecé a grabar el disco en Nueva York en pleno invierno, ella tenía tres meses, esa lejanía, viéndola por Skype marcó este disco.

¿Qué viene para Ilusión en el 2012?

Vamos a lanzar el disco en Suramérica y Centroamérica, excepto Brasil y a final del primer semestre México y Estados Unidos. A final de año volveremos a hacer una gira acá, ya no las 17 ciudades del año pasado, sino cinco ciudades con escenarios más grandes. Con el disco anterior estuvimos en 25 países y todavía me pregunto si es verdad. A veces digo: venga los cuento. Pero eso es el resultado de un trabajo largo. Con Gratitour fuimos a 16 ciudades en Estados Unidos y cada vez me he sentido mejor, yo me lo gozo.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
febrero
16 / 2012