SUSCRIBIRME

Conversamos con James Spader, protagonista de The Blacklist

James Spader, ganador de tres premios Emmy, habla de Raymon Reddington, su personaje en la exitosa serie The Blacklist.

Foto: Jaguar PS / Shutterstock.com

James Spader, ganador de tres premios Emmy, habla de Raymon Reddington, su personaje en la exitosa serie The Blacklist.

¿Podría decirse que su trabajo refleja su personalidad?

No sé si tengo una postura muy fuerte al respecto, porque cuando estoy trabajando en televisión o en un personaje, mi cabeza está realmente en ese personaje. Y realmente sólo me concentro en eso. Creo que no soy consciente de qué tanto un personaje me representa. Trato de sumergirme en una historia, las circunstancias, y cómo creo que cada personaje se comporta con esas circunstancias.

Ahora, sí hay ciertas cosas -especialmente si el guión refleja ideas que puedo sugerirle a los escritores, o si estamos trabajando juntos en una escena- supongo que hay cosas que sí pueden reflejar mis intereses y curiosidades. Pero trato de ser fiel a lo que haría mi personaje, el lente con el que ve el mundo y no estoy seguro de que sea el mismo que uso yo para ver el mundo. Trato de proteger a los personajes lo más posible. Los guionistas y los directores saben que trabajo muy duro para proteger la integridad del personaje.

¿Qué fue lo que le atrajo de su personaje Raymond Reddington?

Probablemente fue su sentido del humor. El sentido del humor del personaje se yuxtapone a las realidades de su vida, que han sido muy peligrosas, muy dramáticas, y muy extremas. Vi que había una posibilidad de usar el humor en medio de sus experiencias, y me pareció interesante la dicotomía: la noción de que alguien que vive entre la vida y la muerte, tiene un sentido del humor irreverente y muy agudo. He tratado de hacer todo lo posible para que exploremos eso en el programa.

¿Qué tan involucrado está con la evolución de su personaje?

Vea también: Caitlyn Jenner recibió el Premio Espy al valor

Mucho. Los guionistas –John Bokenkamp y John Eisendrath-y yo trabajamos muy de cerca en todos los aspectos de este personaje y cómo encaja en la dinámica de la serie desde el principio, desde el primer capítulo.

En otras entrevistas usted ha dicho que no se imaginó hacer más televisión desde que hizo Boston Legal. ¿Qué lo hizo cambiar de opinión?

Cuando terminé Boston Legal me tomé un tiempo para hacer algo distinto y terminé haciendo una obra de teatro de David Mamet, en Nueva York, durante un año. Y también pasé un tiempo en televisión, como invitado especial en The Office.Y trabajé en Lincoln, la película de Steven Spielberg. Lo pasé muy bien ese año mientras buscaba una serie nueva en la que quisiera trabajar.

Quería trabajar en una serie de televisión por cable, donde las temporadas duran 13 capítulos en vez de 22, para poder hacer más teatro o más cine. Pero luego apareció The Blacklist, y me interesaron tanto la historia como el personaje. Además, la grabamos en Nueva York, donde me encanta vivir.

He sido muy afortunado. He podido seguir haciendo películas.

¿Qué hace que Red no se haya convertido en un supervillano tipo su personaje en Los Vengadores?

Vea también: Lanzamiento de los 10 años de Expovinos

Es un balance muy importante para la serie. Hemos sido muy cuidadosos de no irnos muy lejos en ninguna dirección para que no nos demos cuenta, de repente, que detrás de todo lo malo existe un ser bondadoso. O que los aspectos más humanos del personaje son realmente una máscara de un villano absoluto. No creo que eso sea bueno para una serie de este estilo.

Y para mí no sería tan interesante como actor. Me interesa mucho más la idea de no saber nunca si él es un hombre bueno capaz de hacer cosas muy malas, o si es un hombre malo capaz de hacer cosas muy malas. Y creo que es más interesante y curioso saber que nunca vamos a estar seguros de lo uno o de lo otro. Mantiene al público alerta.

Después de dos temporadas haciendo este personaje, ¿qué ha aprendido de Red y cómo lo ha sorprendido su personaje?

Creo que una de las cosas que he descubierto y que he disfrutado es que mientras más me familiarizo con Reddington, veo cómo cambian sus prioridades. Y también he visto más sus vulnerabilidades. Cuando la audiencia y yo empezamos a conocer a Raymond Reddington, parecía invulnerable.

A medida que cambia el programa, él mismo va cambiando más y más, tanto en el sentido físico como en el emocional. Y creo que eso es algo muy interesante de explorar.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Julio
14 / 2015

Send this to a friend