SUSCRIBIRME

Trabajo remoto, ¿llegó para quedarse o se acerca su fin?

Trabajar desde casa: pesadilla para unos y alivio para otros tantos. Estas empresas le están sacando partido para aportar al bienestar de sus colaboradores.

Foto: Ilustraciones por Sindy Elefante / @SINDYELEFANTE

Trabajar desde casa: pesadilla para unos y alivio para otros tantos. Estas empresas le están sacando partido para aportar al bienestar de sus colaboradores.

Muchos quieren quedarse con el trabajo en casa porque les mejoró la calidad de vida. Sin embargo, otros ya no aguantan el encierro y las rutinas del hogar. Ante estas expectativas, las empresas buscan un justo medio, que mantenga el compromiso de sus colaboradores y contribuya a su bienestar.

Más de 456 mil personas trabajan de manera remota en Colombia, asegura Fasecolda, el gremio de las empresas aseguradoras. De estas, el 88 % lo hace en la modalidad de trabajo en casa. Es decir, la mayoría de quienes en marzo de 2021 —cuando se decretó la cuarentena— se fueron a su domicilio con el computador debajo del brazo a buscar un espacio para atender sus obligaciones laborales de manera temporal. O, por lo menos, hasta que la pandemia se atenuara.

En ese momento, todos pensamos que lo único que se necesitaba para hacer trabajo remoto era una conexión a internet, pero estábamos equivocados.

¿Se acabará el trabajo remoto?

Alexander Torrenegra, emprendedor colombiano de gran éxito en Estados Unidos, publicó en una red social una lección de lo que se requiere para el teletrabajo: “No necesitas un título universitario; sí necesitas internet. Pero también requieres disciplina, foco, compromiso, un fuerte sentido de responsabilidad y la capacidad para comunicarte de manera escrita”.

Lo curioso es que justo cuando parecía que muchos se habían adaptado y las empresas comenzaban a entregar oficinas arrendadas para comprometerse con la virtualidad, las tendencias internacionales empiezan a dar señales contradictorias sobre la permanencia del teletrabajo.

En abril de este año, BBC Mundo publicó un artículo en el cual ejecutivos de las grandes tecnológicas en Silicon Valley, como Amazon, Microsoft y Google, anunciaban su decisión de comenzar a restringir el trabajo remoto de sus colaboradores y les ordenaban regresar a las oficinas, por lo menos parcialmente.

trabajo remoto Ilustración por Sindy Elefante – @SINDYELEFANTE


“Casi todas las empresas de tecnología de Silicon Valley afirmaron que ahora están comprometidas con el trabajo ‘flexible’ o ‘híbrido’”, indicaba la nota. La misma palabra está hoy en boca de muchos directores de talento humano en organizaciones de todos los tamaños.

Juan David Muñoz, director comercial de categoría en Muebles Jamar y responsable de ampliar de 8 a 35 las referencias de escritorios, está convencido de que el boom que ha vivido su empresa por cuenta del trabajo en casa se va a mantener durante un buen tiempo. “En 2020 nuestras ventas de la categoría mobiliario de trabajo para el hogar se multiplicaron por 20 y este año vamos mucho mejor”, afirma.

¿Se abrirán de nuevo las puertas de las oficinas gracias a la tan anhelada inmunidad de rebaño?

Lo bueno, lo malo y lo feo del trabajo remoto

En mi empresa llevamos más de dos años en la modalidad de trabajo remoto. Pero curiosamente, en los meses previos a la pandemia habíamos comenzado a realizar más reuniones presenciales de lo usual. E incluso habíamos incrementado el paquete de horas de oficina disponibles en un coworking, para darles espacio a varias colaboradoras que solicitaron tener oficina permanente de trabajo fuera de sus casas.

Con la pandemia nos dimos cuenta de que estábamos muy arraigados al encuentro personal, al tinto conversado, a la torta de banano que llevábamos para amenizar el encuentro y, en resumen, a construir relaciones en reuniones que se tomaban dos horas de socialización y una de verdadero trabajo.

Trabajo remoto Ilustración por Sindy Elefante – @SINDYELEFANTE


Sentimientos encontrados

Por eso tengo sentimientos encontrados sobre el trabajo remoto, como los pueden tener miles de personas hoy. Lo bueno es que mejora la calidad de vida al evitar los desplazamientos y permitirnos comer en casa; por el contrario, lo malo está en que genera mayor sedentarismo, porque no siempre recordamos hacer pausas activas y extendemos las jornadas laborales más allá de lo saludable. Lo feo está asociado al incremento en los problemas de ansiedad y depresión entre la población laboral por los bajos niveles de socialización que se deben mantener para prevenir los contagios.

Por el lado de las empresas también hay resultados binarios. En la franja de lo positivo, sin duda, está el ahorro en gastos fijos por mantenimiento, vigilancia e insumos; en lo malo podríamos ubicar el riesgo de que los trabajadores “se hagan los locos” con sus obligaciones, se distraigan con más frecuencia y bajen su productividad o disminuyan su compromiso con la empresa; y en lo feo, indudablemente, se podría hablar del riesgo que corre la información de la empresa al ser manejada desde los equipos de los trabajadores sin contar con sistemas que garanticen su seguridad.

Vea tambien: Libros románticos, juveniles y nacionales: nuestros recomendados para agosto

Sacándole partido al trabajo en casa

Cuando se decretó la cuarentena, Grupo Familia llevaba dos años en un proceso de digitalización con un proyecto denominado Pensamiento Digital, lo que facilitó el cambio y agilizó la adopción de herramientas tecnológicas.

Harry O’Rawe, uno de los gerentes del canal institucional en Grupo Familia, explica que gracias a los buenos resultados del trabajo en casa la organización decidió devolver todos los edificios que ocupaban sus oficinas en Cali, Bucaramanga, Bogotá y la costa del Caribe, para apostar por un nuevo modelo en un coworking.

“Con la entrega de la sede en Barranquilla se generan ahorros entre 30 millones y 40 millones de pesos mensuales; además, se eliminan muchos procesos de mantenimiento y administración al hacer el cambio a un modelo de coworking”, asegura.

Si bien esta empresa cuenta con una cultura organizacional muy orientada a fortalecer la capacidad de resiliencia, motivar la innovación y la rápida toma de decisiones, también se destaca por cultivar el amor por la marca entre sus colaboradores, clientes y proveedores. Por eso envía de manera periódica diversas piezas de material promocional con el logo de la organización y mensajes que mantienen viva la cultura y los valores corporativos.

Ilustración por Sindy Elefante – @SINDYELEFANTE


¿Cómo ser más productivo?

Para O’Rawe ha sido clave cambiar de espacio de trabajo durante el día dentro de su casa para mantenerse productivo. “Cuando mi esposa va a su trabajo en la jornada de la mañana y las niñas salen a estudiar, trabajo en uno de los cuartos, pero cuando llegan en la tarde me mudo a otro lugar para cambiar de ambiente”, señala.

Carlos Payán, presidente del Grupo Invecsa, también añora un poco los recorridos en su vehículo desde su oficina, en una casona de conservación en Teusaquillo, hasta su apartamento en los cerros orientales porque le permitían desconectarse de los temas laborales. “Escuchaba música o llamaba a algún amigo para conversar de temas más amables, pero ahora uno sale del estudio y el desplazamiento hasta la sala no da tiempo para hacer ese cambio”, dice en medio de una carcajada.

Para este curtido hombre de negocios está claro que con o sin pandemia no tiene sentido someter a la gente a viajes de dos horas diarias para hacer presencia en un escritorio. “Nosotros ya superamos el miedo a no ver a la gente en su puesto de trabajo; además, el trabajo remoto genera productividad, mejora la salud y hasta puede terminar por ayudar a descongestionar las ciudades y los sistemas masivos de transporte”, comenta.

Cuando se decretó el aislamiento, la empresa realizó un análisis de las condiciones de trabajo en casa de los colaboradores y los acompañó en la adecuación de sus espacios, además de fortalecer los procesos y la capacitación para salvaguardar y controlar la información de la empresa.

Apuesta por la alternancia

En cuanto a la manera como están retornando a las oficinas, Carlos Payán dice que, por ahora, han adoptado “un modelo de trabajo en casa, pero orientado a la alternancia, porque tenemos evidencia de que para muchos, el estar atrapados en casa les está generando altos niveles de estrés”.

Así, se establecieron turnos para el personal que asiste a la oficina en diferentes días de la semana, se montaron espacios de trabajo de uso común como escritorios, computadores y servidores de acceso remoto. Payán defiende la decisión de la alternancia, a pesar de los buenos resultados del trabajo remoto. “Verse es importante porque mejora los aportes de los equipos de trabajo, incrementa los índices de aprendizaje cuando se dictan capacitaciones y genera mayor compromiso entre los miembros de los equipos”, asegura.

Flexibilidad

Harry O’Rawe confirma que en Grupo Familia también se dará el modelo de trabajo flexible, con una oficina exclusiva para los colaboradores pero en los espacios de un coworking. “Allí podremos encontrarnos para hacer reuniones con clientes, dictar capacitaciones, celebrar fechas especiales como el Día de la Familia y otro tipo de actividades importantes para mantener la cultura de la empresa”, puntualiza.

Ambos empresarios están convencidos de que el trabajo remoto llegó para quedarse, y no les importa si el colaborador asiste a la junta desde una casa en la playa o una cabaña en la mitad de un bosque alpino. Aunque están de acuerdo en que hay que avanzar más en el esquema antes de dar un paso definitivo, porque “sobre este tema del trabajo flexible no hay una verdad revelada todavía, tenemos que evaluar en un año cómo evoluciona para tomar decisiones finales al respecto”, concluye Payán.


Recomendaciones para el trabajo flexible

Ilustración por Sindy Elefante – @SINDYELEFANTE


– Planear y ejecutar reuniones semanales de seguimiento, enfocadas en temas críticos para evitar distracciones por parte de los asistentes.

Vea tambien: La mentoría, una ruta para crecer en compañía

– Efectuar a diario comités cortos, máximo de 15 minutos, de seguimiento a temas operacionales que deben ser resueltos para identificar posibles retrasos o inconvenientes y darles solución oportuna.

– Hacer presencia de marca en los hogares de los trabajadores remotos mediante material POP, mensajes amenos o pequeños obsequios.

– Enfocarse en los resultados por obtener y en los indicadores que permitirán evaluar esos resultados.

– Emitir directrices claras sobre el respeto por los espacios de descanso de los colaboradores, así como los festivos y su tiempo en familia.

– Realizar encuentros quincenales o mensuales con el equipo de trabajo, tipo café virtual, para conversar de temas diferentes al laboral.

– Implementar, con el apoyo de la ARL, una línea de atención psicológica para los colaboradores y sus familias, y divulgarla.

– Organizar un plan de alternancia en las oficinas, teniendo previamente un diagnóstico de quiénes desean regresar al espacio de trabajo y cómo se imaginan ese retorno.


Marco jurídico del teletrabajo, la jornada flexible y el trabajo en casa

Juan Ríos, abogado especialista en derecho laboral y seguridad social y socio de la firma de abogados Global Legal Assistance (@glasslegal), en los últimos meses ha visto crecer las solicitudes de empresas que requieren su asesoría para la formalización del modelo de teletrabajo o de trabajo en casa, en la medida en que existe algo de confusión respecto de las normas que se deben acatar en los dos esquemas.

De acuerdo con el experto, el trabajo en casa está regulado por la Ley 2088 de 2021, y establece este modelo como transitorio, derivado de condiciones extraordinarias como la pandemia. En
este caso, se permite el trabajo en casa durante tres meses, prorrogable por tres meses más. Sin embargo, si las condiciones persisten se puede extender durante el tiempo que se estime necesario o desaparezcan las condiciones que dieron lugar al cambio. En este modelo no se requiere modificar el contrato del trabajador y se puede acordar que este facilite sus equipos de cómputo para
desarrollar su labor.

El teletrabajo, en cambio, está regulado por la Ley 1221 de 2008 y sí requiere modificar el contrato laboral, incluido un otrosí en el que se acuerda el modelo entre las partes. Según el abogado Ríos, hasta la fecha, la Ley de Teletrabajo determina los modelos de flexibilización laboral, que son los siguientes:

Teletrabajo autónomo.

El personal utiliza su propio domicilio para desarrollar su trabajo, de mutuo acuerdo con el empleador. Se le debe equipar con lo necesario para prestar el servicio y garantizar la conexión a internet.

Teletrabajo móvil.

Las personas no tienen lugar establecido para desarrollar su trabajo y las herramientas tecnológicas permiten la prestación del servicio desde cualquier lugar.

Teletrabajo suplementario.

Comprende empleados itinerantes que laboran remotamente algunos días u horas y van a la empresa en un horario definido por el empleador.

También le puede interesar: Trabajo en casa o teletrabajo en Colombia: derechos y garantías

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Julio
09 / 2021

Send this to a friend