SUSCRIBIRME

¡Todos podemos invertir! Cómo hacerlo de forma inteligente

A muchos nos enseñaron la importancia de ahorrar una pequeña porción de nuestros ingresos, pero no nos dijeron que podíamos invertir de manera inteligente en el mercado de valores.

Foto: Sindy Elefante

A muchos nos enseñaron la importancia de ahorrar una pequeña porción de nuestros ingresos, pero no nos dijeron que podíamos invertir de manera inteligente en el mercado de valores.

Mis estudios universitarios los pagó mi papá con un ahorro que hizo durante años en CDT (Certificados de Depósito a Término Fijo) de Ahorramás, un banco de la época. Siguiendo su ejemplo, una década más tarde abrí una cuenta en un fondo de inversión colectiva que después de un largo tiempo me permitió completar la cuota inicial de mi apartamento; durante varios años realicé aportes a un fondo de pensiones voluntarias con los que logré financiar el nacimiento de mi empresa. A pesar de eso, jamás me consideré inversionista, pues estaba convencida de que esos recursos eran “ahorros”.

Ahora entiendo que sí he sido inversionista, en pequeñísima medida. Y aunque siempre me cuestioné si era cierto eso de que “no había que ser millonario para invertir en la bolsa” tengo claro que de manera indirecta lo fuí: cada peso que puse en esos fondos estuvo dando vueltas por diversos títulos en el mercado de valores sin que yo tuviera la menor idea.

Confieso que nunca leí el prospecto del fondo. Ni siquiera supe en qué títulos o acciones invertían mis aportes, pero hoy estoy convencida de que debí ser más responsable con esa labor. Así me lo confirmó Manuel Suárez* en una conversación franca que tuvimos. Este ingeniero civil se dedica a temas de consultoría en planeación de transporte. Tiene más de cincuenta años, tres hijas en etapa académica y varias obligaciones pendientes por pagar, derivadas de emprendimientos fallidos.

“Siempre me llamó la atención el tema del mercado de valores; hace una década empecé a invertir a través de fondos de pensiones voluntarias, pero me enfoqué en las acciones hace cinco años”, dice este profesional que ahora gestiona sus propias inversiones mediante la plataforma electrónica de una firma comisionista de bolsa. Confieso que me causó sorpresa saber que dedicaba al menos una hora diaria a revisar los indicadores de la bolsa. También a mover sus recursos en uno u otro título, porque siempre tuve la idea de que había que ser muy nerd para entender la lógica del mercado accionario.

Lea también: 10 mandamientos para cuidar sus finanzas

El análisis de información financiera no es ajena para Suárez, quien además de tener varias empresas ha sido miembro de juntas directivas. Sin embargo, reconoce que su “gran descubrimiento” fue la entrada en Twitter, canal en el que encontró analistas que dan sus opiniones sobre el mercado. “Esa herramienta cambió radicalmente las cosas”, asegura.

El perfil de riesgo de Suárez es contraintuitivo, porque si bien su edad, situación familiar y compromisos económicos claramente lo podrían clasificar como un inversionista conservador, su decisión de comprar acciones muestra claramente que tiene un instinto arriesgado. De hecho, también tiene una cuenta en una plataforma internacional de trading y ha hecho apuestas en acciones del mercado de Estados Unidos.

Pero volviendo al punto de si se puede invertir en el mercado de valores sin ser millonario, él tiene su visión. “Si se hace de manera directa, no vale la pena invertir menos de 70 millones de pesos porque las comisiones son altas; en el mercado de Estados Unidos sí se puede hacer desde 10 millones y el costo es infinitamente menor en comparación con el nacional”, dice.

¿Quiénes pueden invertir en el mercado de valores?

Con este artículo a punto de cancelarse tras la afirmación de Suárez, consulté a otros expertos sobre la viabilidad de llegar al mercado de valores con sumas inferiores al millón de pesos. Juan Manuel Quintero es el gerente de Precia Proveedor de Precios para Valoración S.A., una filial de la Bolsa de Valores de Colombia que utiliza diversas metodologías para realizar el cálculo del valor razonable de los instrumentos de renta fija, renta variable, derivados, productos estructurados y empresas no listadas en bolsa, entre otros activos.

En una conversación dinámica y cargada de términos especializados, muy al estilo de los corredores de bolsa que uno ve en las películas, este experto me explicó que participar de manera directa en el mercado de valores tiene sus bemoles. En primera instancia, la plataforma electrónica de trading no se le abre a cualquiera, porque “la firma corredora es la que da acceso al mercado, pero antes debe documentarse sobre el conocimiento del cliente y requiere la aceptación de los términos y condiciones de uso de la misma, con unas declaraciones explícitas sobre los riesgos que se asumen”, dice.

El punto tiene su lógica, pues el análisis técnico de las acciones requiere de mayor conocimiento y de disciplina. Además, se trata de un mercado muy volátil. Que a diario puede subir o bajar según variables asociadas al desempeño de las empresas o del entorno económico e, incluso, político. Los comisionistas de bolsa estudian durante varios años en las universidades, incluso la Bolsa de Valores de Colombia tiene una oferta de formación virtual para quienes quieren aprender a invertir en el mercado de valores (www.bvcvirtual.com). Los temas pueden sonar muy aburridos para muchos: excel financiero, matemáticas financieras, curso de trading profesional y negociación bursátil… pero al que algo quiere, algo le cuesta, dice mi mamá.

Vea tambien: 5 juegos de terror que no pueden faltar en su celular

Juan Manuel Quintero, quien trabajó con Bloomberg durante varios años y con una firma comisionista en Brasil, señala que la inversión directa en bolsa sí requiere de capitales mayores, pero que existen otras alternativas para entrar al mercado de valores y comprar acciones, títulos de renta fija y otros de renta variable, y esos son los fondos de inversión colectiva que administran las firmas comisionistas de bolsa y las sociedades fiduciarias que operan en el país.

Y en este punto escuché música para mis oídos. Aunque con el tiempo asumí muchas obligaciones (pago de universidades, deuda hipotecaria, pensión del colegio, entre otros) que me dejaron sin capital suficiente para colocar en este tipo de fondos, también confirmé que habría podido volver a invertir en el mercado de valores con montos tan bajos como 300.000 pesos.

Hoy vislumbro por fin un alivio en mis finanzas (mi hijo está en su último semestre de universidad y ya pagué varias deudas pendientes); además, veo con seriedad la oportunidad de volver a invertir (con minúscula por el momento), pero no tengo tiempo ni interés en hacer los cursos requeridos para transar en bolsa con una plataforma electrónica y tampoco me veo a diario revisando las gráficas de las acciones y consultando en Twitter a los gurús de las inversiones. ¿Alternativa? Revisar con otro experto los fondos de inversión colectiva de los que habla Quintero.

Juntos hacemos más

María Teresa Uribe es la presidenta de Davivienda Corredores, firma comisionista de bolsa que surgió de la fusión entre la tradicional Corredores Asociados, y Davivalores, la filial de Banco Davivienda que actuaba como comisionista de bolsa. Es innegable su perfil comercial: cercana, didáctica, confiable y convencida de que la inversión en el mercado de valores es para cualquiera que tenga desde 250.000 pesos debajo del colchón.

Cierto escepticismo me ronda, pues hace poco abrí una inversión virtual en mi banco con 2 millones que tenía disponibles a corto plazo, apenas 30 días, y casi me caigo al ver la rentabilidad que me abonaron: 5.070 pesos… me sentí ofendida, decepcionada y utilizada. Así que me armé de racionalidad para analizar con lupa las ventajas de los fondos colectivos de los que habla Uribe.

“Todos pueden acceder al mercado de capitales y elegir entre diversas alternativas de fondos, con expertos profesionales que les brindan asesoría idónea para escoger los títulos que más le convienen al inversionista”, afirma la ejecutiva.

Si bien Manuel Suárez, el ingeniero civil con el que había hablado, me dijo que la asesoría que recibió en su momento en otra firma comisionista no fue la mejor “porque si los montos no son importantes no te paran bolas”, Uribe afirma que cada uno de los inversionistas tiene un asesor de cabecera que se encarga de acompañarlo en cada paso y de enviarle información emitida por el departamento de investigaciones económicas para que los clientes se enteren de lo que ocurre con el mercado de valores de manera oportuna.

Uribe me confirma que se puede ser inversionista en el mercado de capitales con 250.000 pesos. Pero que lo más importante para elegir la opción conveniente, entre siete fondos colectivos que administra la firma, es definir el perfil de riesgo del cliente. “Para hacerlo, nuestro ejecutivo se reúne con el cliente y aplica un cuestionario que le permite identificar si es arriesgado, moderado o conservador”.

Luego viene el análisis de la disponibilidad del dinero con preguntas como ¿por cuánto tiempo tendría ese monto disponible para invertir?, ¿cuál sería el propósito de la inversión?, ¿qué tipo de inversiones le parecen más afines? “En la oferta tenemos desde fondos a la vista. Estos permiten sacar el dinero cuando lo necesites sin penalización, hasta un fondo inmobiliario que facilita invertir en propiedad raíz comercial. A los colombianos nos gusta mucho comprar ‘ladrillos’ por la sensación de seguridad que brinda”, afirma.

En Colombia hay más de 150 fondos de inversión colectiva. Casi con seguridad el banco en donde recibe su sueldo tiene un par disponibles para ofrecerle. Lo clave es, como dice la ejecutiva de Davivienda Corredores, identificar el más adecuado teniendo en cuenta las preguntas que se formularon previamente, dado que los fondos pueden ser a la vista (que puede retirar en el momento que quiera su dinero) o a un plazo determinado (30 días, 60 días, 360 días, incluso a varios años).

También se recomienda revisar cada uno de los prospectos que indican los títulos o activos en los cuales invierten. También la rentabilidad histórica y otros beneficios, como la entrega periódica de análisis económicos y la invitación a charlas virtuales con expertos del mercado que orientarán sobre las inversiones.

Vea tambien: Noi Orgánicos, los vegetales y hierbas pulverizadas que duran más de un año

Lea también: 10 consejos para llevar sus finanzas en tiempos de pandemia

¿Qué tan segura es esa inversión?, ¿me garantizan al menos el capital que entrego?, le pregunto. Su respuesta es descarnada. “No, pero hay que tener claro que las inversiones se deben hacer con una perspectiva de largo plazo. De tal forma que las desvalorizaciones (cuando la rentabilidad es negativa) se compensen con periodos de valoración (rentabilidad positiva) de los fondos. En el Fondo Acción, por ejemplo, se puede perder en un día, pero recuperarlo en un periodo de tres meses e incluso generar una buena rentabilidad”, dice con sinceridad.

Con la claridad de que la responsabilidad del fondo es de medio y no de resultado, caigo en la cuenta de que muchas veces no leo la letra menuda sobre la rentabilidad promedio que ofrecen las inversiones virtuales, en donde explican que es un valor de referencia basado en el comportamiento histórico.

¿Qué tanto ha ganado Manuel Suárez con sus inversiones en la bolsa? “La experiencia ha sido agridulce –afirma entre risas–. En Colombia sí he ganado una buena rentabilidad, entre 10 % y 15 % anual. Esto es superior a lo que rinde un CDT, pero moviéndose. El mercado de Estados Unidos es muy diferente y allá no he logrado rentabilidad”.

Con más de 30 años de vida empresarial, Manuel tiene otra razón de peso para continuar apostando al mercado de valores. “La experiencia con sangre me ha enseñado que es más atractivo invertir en el mercado de valores donde actúan muy buenas compañías que continuar luchando. Yo tengo una participación pequeña en una empresa, pero no tengo opciones para venderla bien; en cambio, en la bolsa puedo obtener liquidez más rápido sobre mis acciones de diversas industrias”.

* Nombre cambiado a petición de la fuente.

Cinco recomendaciones para invertir en el mercado de valores por medio de un fondo colectivo de inversiones

1. Informarse a través de medios respetables.  También de los informes de analistas de bancos y comisionistas de bolsa sobre los títulos más atractivos y las condiciones del mercado.

2. Establecer el perfil de riesgo que se tiene: conservador, moderado o arriesgado.

3. Definir por cuánto tiempo se quiere hacer la inversión. A más largo plazo se puede ser más agresivo.

4. Seleccionar o ver los sectores que pueden tener buenas perspectivas en el futuro y centrarse en las empresas más representativas de esos sectores.

5. Leer con cuidado los prospectos de los fondos de inversión disponibles. Además de analizar la evolución de su rentabilidad histórica, teniendo en cuenta que ese es el resultado del pasado y no garantiza la rentabilidad futura.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
01 / 2020

Send this to a friend