SUSCRIBIRME

20 consejos para aprender a dibujar de cuatro ilustradoras colombianas

Dibujar no es una tarea fácil, pero tampoco una misión imposible. Si quiere empezar a crear conozca los consejos que cuatro ilustradoras colombianas compartieron con Diners.

Foto: Unslash/ C.C. BY 0.0

Dibujar no es una tarea fácil, pero tampoco una misión imposible. Si quiere empezar a crear conozca los consejos que cuatro ilustradoras colombianas compartieron con Diners.

Bolita para la cara, palitos para las extremidades, un triángulo para el vestido y un cuadrado para la camisa: así me enseñaron a dibujar en el colegio. Aunque mi técnica nunca cambió, vi cómo diferentes compañeros empezaron a perfeccionar sus métodos.

Siempre quise aprender a dibujar para retratar mis pensamientos y emociones. No lo he logrado, pero lo intentaré una vez más, para eso hablé con cuatro ilustradoras colombianas para que me dieran sus consejos.

Cada una de ellas tiene un recorrido brillante que va desde la ilustración para libros y revistas, hasta la creación de sus propios personajes de humor gráfico que, además de ser compartidos por miles de personas en redes, son el reflejo de muchos de nosotros.

Si su caso es como el mío y está buscando una nueva oportunidad para aprender a dibujar, siga al pie de la letra estos consejos que le ayudarán a sacar a flote su creatividad.

Daniela Martí

Desde 2017 Daniela Martí se dedica profesionalmente al humor gráfico. Ese mismo año se mudó de Cali a España, lugar donde actualmente desarrolla su trabajo.

El año pasado publicó su primer libro llamado ¡Así es la vida! O al menos así la veo yo, una recopilación de viñetas de humor sobre diversos temas, donde Carmenza (una mujer de 80 años) es la guía de cada página.

“Carmenza es un personaje que surge de mi curiosidad por presentar a una señora mayor como protagonista de su vida y que puede identificar a personas de diferentes edades. Creo que ha tenido muy buena acogida”, afirma Daniela Martí.

Y es que solo basta que le dé un vistazo a su cuenta de Instagram para que se empiece a enamorar de esta viejita ocurrente y creativa, que sin lugar a dudas representa el día a día de cualquier persona.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

La fuerza de voluntad

Una publicación compartida por Daniella Martí (@daniellamartic) el

Estos son los consejos de Daniela Martí para aprender a dibujar:

Vea la práctica como un juego

Cuando estamos trabajando en nuestros dibujos tendemos a olvidar que eso que hacemos es algo que disfrutamos hacer. De niños siempre estamos jugando y experimentando con el entorno, de mayores no podemos olvidarlo.

Aleje el celular de su vista

Las distracciones son lo peor y el celular es el principal motivo por el que aplazamos los proyectos o los avances.

Apunte las ideas

En mi caso, que hago humor gráfico, es fundamental tener libretas a la mano o el celular para anotar ideas.

Si dibuja en digital o quiere empezar

Siempre use formatos muy grandes, porque nunca sabe a qué formatos deberá adaptar sus ilustraciones.

Practique todos los días

Al menos 20 minutos dibujando, aunque sea algo que considere “básico”. La práctica siempre viene bien.

Vea también: Arteterapia o por qué dibujar y colorear le ayudaría a controlar la ansiedad.

Sindy Elefante

Sindy Infante Saavedra, conocida en el mundo de la ilustración como Sindy Elefante, ha entendido que el dibujo es una gran herramienta para contar historias.

Desde pequeña le ha gustado dibujar. Estudió Artes Visuales en la Universidad Javeriana de Bogotá e hizo una maestría en Ilustración de Libros para Niños en Cambridge School of Art, en Inglaterra.

Su primera novela gráfica fue Elefantes en el cuarto (2016) y desde ese momento no ha parado su proceso de creación editorial. Ha publicado cómics en la revista Brígida, El Espectador y la revista Arcadia, e ilustraciones en El Malpensante y El Tiempo.

También es profesora de la misma universidad de la Javeriana y acaba de lanzar el libro Recetario de sabores lejanos, un cómic documental que reúne ocho historias en las que se explora la relación que surge entre los conflictos socioambientales y los alimentos que consumen y producen las comunidades.

Estos son los consejos para aprender a dibujar que Sindy Elefante compartió con Diners.

Copiar para entender

Esta puede ser una muy buena práctica o una forma de acercarse a sus influencias, referentes o artistas que lo inspiran.

Copiar para entender cómo ellos trabajaron, cómo resolvieron la composición, la paleta de color y los diferentes planos que construyen una imagen para después tratar de incluir esos procesos en sus propios hábitos de dibujo y en el proceso creativo.

Maurice Sendak decía en uno de sus libros que cuando era joven y estaba descubriendo su “yo creativo”, se había apoyado en muchos amigos y había tomado “prestadas técnicas” para intentar forjarlas en su lenguaje personal.

*No significa plagiar, sino que al principio del descubrimiento de su estilo, exploren con cosas existentes para ir descubriendo qué es lo que más los representa y cómo pueden innovar.

Tenga a mano una libreta fácil de llevar a todas partes

Llevar y dibujar en una libreta habitualmente es una estrategia muy importante para mejorar la técnica. Consignar allí garabatos anecdóticos, bocetos del día a día, incluso dibujos de su propio entorno en casa son invaluables para construir su propio vocabulario visual.

Entre más vocabulario tenga, mejor va a poder desarrollar sus propias imágenes. Una maestra, Pam Smy, me repetía: “Observar para poder imaginar”.

Piense antes de dibujar

El proceso de creación de un dibujo muchas veces es subestimado porque la mayoría de las veces lo que se publica en revistas, libros o periódicos es una imagen final, pero detrás de cada imagen hay todo un proceso de construcción y pensamiento.

Puede ser un dibujo representativo en el que uno dibuja exactamente lo que ve, una metáfora visual, o una secuencia gráfica, pero es recomendable siempre hacer un estudio previo que a veces se compone de 4 o 10 bocetos.

Muchas veces aconsejo, para dibujos de observación directa, hacer un garabato rápido sin detalles, con formas simples, para saber qué va ir en la imagen y cómo va a ser la composición, porque a veces muchos empezamos con entusiasmo y solo nos cabe una cabeza cuando pensábamos dibujar una persona y la cafetería entera.

Saul Steinberg definía el dibujo como una forma de razonar en el papel. Todo el mundo dibuja, observa y piensa diferente. Y yo creo que todas las formas de dibujo son válidas.

Experimente para crear sin límites

El mundo del dibujo tiene un sinfín de posibilidades: se puede dibujar con chocolate (como Vik Muniz), o con lápices de grafito como Shaun Tan (Emigrantes, 2016), o con cualquier material que encuentre en el espectro, como té, café, azul metileno, cúrcuma, etc.

Puede hacer líneas milimétricas con un rapidógrafo de 0.01 de grosor, o puede hacer trazos con brochas y pintura acrílica para definir una forma. Es importante entender que cada decisión que tome en términos de materiales y formas, transmite información y afecta directamente el resultado de una imagen.

Mark Wigan afirma que el uso de la libreta y la experimentación es muy importante. Se vuelve un juego de explorar, comparar, contraponer, registrar para después reflexionar y evaluar.

Acepte el error

Los procesos de creación y de dibujo siempre vendrán acompañados de la sensación de que uno no está haciendo los dibujos bien, que está fallando, o que no está logrando sus objetivos.

El error hace parte del proceso y es importante aprender a vivir con él, pero sobre todo aprender de él. Dicen que la práctica hace al maestro y en cuestiones de dibujo, un colega, Santiago Guevara, confirma ese dicho.

Él dice que un buen dibujo es 20 % talento y 80 % práctica. Detrás de cada dibujo “final”, seguramente encontrarán al menos 5 bocetos previos, con errores en composición, en colores, o en proporciones que fueron fundamentales para poder crear la imagen final.

Mis dibujos siempre han sido muy “chonetos”, o parecen “mamarrachos”, sin proporciones, pero he aprendido a mejorar esos torcidos con los años, a través de la práctica de errar y seguir y, a volverlos propios sin negar influencias como Quentin Blake, André Francois y Sempé. Esa, al final, es mi forma de representar la vida. ¿Cuál es la suya?

«Los caricaturistas ya trabajábamos desde el encierro», X-tian.  

María Toro

Pasó parte de su infancia en el campo y esto la convirtió en una amante de la naturaleza y el medio ambiente, temáticas que están reflejadas en cada pieza de su trabajo como ilustradora.

Nació en Medellín y estudió Diseño Gráfico en la Universidad Pontificia Bolivariana con énfasis en Artes Plásticas de la Universidad de Málaga y tiene un posgrado de Ilustración en el Centro de Diseño Universitario de Barcelona.

Como amante de las plantas y los animales, María Toro intenta contar historias para generar una conciencia ambiental en su público y lleva más de 10 años dedicada a este oficio, que para ella representa todo lo que la hace feliz.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

🌹Mamá 🌸 ✨

Vea tambien: Las mejores tiendas online para el Black Friday 2020

Una publicación compartida por María Toro | Mariapalitos ® (@mariatoroquijano) el

“Vivo de esto, es lo que me da de comer y nunca quiero parar de hacerlo. Aunque suene romántico, espero que toda la gente pueda vivir de lo que realmente le gusta”, dice.

Estos son cinco consejos para aprender a dibujar según María Toro:

Hágase preguntas

¿Qué me define? ¿Qué me gusta, qué no? ¿A qué le temo? ¿Cuál es mi historia? Ilustrar es narrar o contar historias con dibujos, así que para mí es importante saber lo que me compone. Piense en qué es lo que lo hace ser usted.

¿Cómo lo va a contar?

Para ilustrar no hay que dibujar basado en los cánones griegos, es importante conocer las reglas para poder romperlas. Pero realmente solamente es usted quien encuentra esa forma de contarlo con una voz y estilo propios que irá madurando con la práctica y gusto personal, al igual que la forma de vestir, hablar, escribir…

Es un trabajo de todos los días…

Creo en la perseverancia y en la práctica diaria. No puedo pasar un solo día sin dibujar, o por lo menos planear mi próxima ilustración, no solo por perfeccionar la técnica sino que de esta manera se encuentra un diálogo propio y empiezas a entender mejor tu relación con el lápiz, la composición y tus elementos favoritos.

¡No borre!

Esto me costó entenderlo un montón. Después de un tiempo descubrí que de esta naturalidad sale la autenticidad del propio trazo. Pasamos mucho tiempo corrigiéndonos, cambiando líneas peludas, manos imperfectas y entendí que ese no era el mejor camino para dibujar.

Comparta todo

A esta vida vinimos a enseñar y a nutrirnos entre todos, aunque somos diferentes, a alguien siempre le va a gustar lo que hace. Use las redes de manera inteligente, comparta y no se compare.

María José Guzmán

A diferencia de muchos de sus colegas, María José Guzmán no dibuja desde que era niña, empezó en la universidad después de tomar una clase de ilustración y luego lo vio como una posibilidad para su futuro.

Desde el año pasado empezó a ilustrar de forma frecuente y descubrió que a eso se quería dedicar el resto de su vida. Aunque lleva poco tiempo ilustrando, Guzmán acaba de diseñar la novela gráfica de Ana María Mesa, llamada Como Hombres, una invitación que la tomó por sorpresa en marzo de este año y que la ayudó a posicionarse en el medio.

Aquí van algunos de los consejos que María José compartió con Diners.

La mejor manera de empezar es empezando

Si no hubiera tomado esa clase no hubiera empezado a dibujar, quizá nunca me hubiese enamorado de esto.

Si quiere empezar, la mejor forma de hacerlo es sentarse, tomar los materiales que tenga en su casa y explorar qué siente, qué temas le gustan y dejarse llevar por ese momento, así puede descubrir si le gusta o no.

Practicar, practicar y practicar….

Aunque suene súper cliché, dibujar todos los días es la única forma de aprender y de mejorar. Cuando hace esto diariamente y ve el resultado después de un tiempo, se da cuenta de cómo ha mejorado, cómo ha cambiado el trazo, los colores, etc. Esos 10 minutos diarios hacen la diferencia.

Tenga referentes

Estos son muy importantes porque las personas que dibujan deben tener una biblioteca visual en sus cabezas, y no solo de ilustradores y artistas gráficos y visuales, sino de películas, fotografías, obras de arte, esculturas o cualquier tipo de arte o imagen que le llame la atención.

Esto se queda en la cabeza y se ve plasmado en las obras que creamos. Entre más amplia sea su biblioteca, más variedad de recursos tiene en su cabeza para dibujar. Todo sirve.

Comparta su trabajo

Quizá este consejo a alguien que está empezando le puede generar susto, pero es un sentimiento totalmente normal. Da miedo compartir el trabajo porque puede sentirse juzgado, pero compartirlo es bueno porque cuando lo hace, crea una bitácora digital a la que puede regresar y ver el avance. Se vuelve más seguro de lo que está haciendo y eso lo invita a hacer más dibujos si a la gente le gusta.

En estos tiempos la mayoría de clientes llegan por redes sociales o por internet, tener los dibujos guardados en un cajón de la casa es perder oportunidades. Además, hay una gran comunidad de ilustradores y otras personas que son amantes de este arte, así que siempre puede hacer colaboraciones y tener retroalimentación.

Recuerde que lo hace para divertirse

Si ya está trabajando todo el día haciendo ilustraciones y dibujos para alguien más, puede llegar a ser agobiante. Saque el tiempo para hacer sus propios dibujos y regrese a esa razón por la que empezó desde un inicio: divertirse, disfrutar y gozar. Lo propio es lo que más habla de ti.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

El #8M no es una fecha para felicitar a las mujeres, por serlo, por su «delicadeza y sensibilidad», no es una fecha para regalar flores ni hacer descuentos oportunistas en tiendas. El 8 de marzo es una fecha para conmemorar la lucha de las mujeres por tener igualdad de derechos, para conmemorar a todas ellas por las que hoy podemos votar, estudiar, adquirir propiedades, planificar… La lista continúa, pero la lucha también. Una de cada tres mujeres ha sufrido violencia de género. Hoy, las mujeres ganan 23% menos realizando la misma labor que un hombre. Hoy, menos del 25% de puestos en los parlamentos son ocupados por mujeres. 200 millones de mujeres y niñas han sufrido mutilación genital. Y la lista continúa. En América latina una mujer es asesinada cada dos horas, por el hecho de ser mujer. Solo en Colombia hubo 571 feminicidios en el 2019. No, hoy no es un día para felicitarnos, es un día para reflexionar, para preguntarte ¿qué estoy haciendo YO para causar impacto y lograr una igualdad de género?. ONU mujeres publicó 12 pequeñas acciones con gran impacto para generar igualdad: 1. Compartir el cuidado. 2. Denunciar los casos de sexismo y acoso. 3. Rechazar el binarismo de género. 4. Exigir una cultura de igualdad en el trabajo. 5. Ejercer tus derechos políticos. 6. Comprar con responsabilidad. 7. Ampliar la cantidad de libros, películas y otros medios feministas. 8. Enseñarles a las niñas lo valiosas que son. 9. Desafiar el significado de «ser un hombre». 10. Comprometerse con una causa. 11. Desafiar los estándares de belleza. 12. Respetar las decisiones de las demás personas.

Una publicación compartida por María José Guzmán 🌻 (@maria.jose.guzman) el

Vea también: Ocho características de las personas creativas.  

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Julio
21 / 2020
Advertisement

Send this to a friend