SUSCRIBIRME
INICIO//Tendencias//5 empresas jóvenes y latinoamericanas que quieren cambiar el mundo

5 empresas jóvenes y latinoamericanas que quieren cambiar el mundo

Una empresa puede mejorar la vida en el planeta. Por eso Social Skin, del Grupo Bolivar, premia esos emprendimientos. Estas son sus historias.

Foto: Sindy Elefante

Una empresa puede mejorar la vida en el planeta. Por eso Social Skin, del Grupo Bolivar, premia esos emprendimientos. Estas son sus historias.

Un kit de rehabilitación en casa para mejorar la vida de menores con parálisis cerebral; una plataforma de telemedicina para detectar cardiopatías de forma temprana; una planta que fabrica empaques alternativos al plástico; una empresa que conecta a pequeños agricultores con inversores y un laboratorio de biotecnología que crea sustitutos del icopor. ¿Qué tienen en común estas cinco empresas?

Sus creadores son jóvenes que no superan los 32 años, están cargados de motivaciones humanísticas y sus proyectos nacieron de la necesidad urgente de cambiar paradigmas. Además, fueron las startups ganadoras el pasado 21 de mayo del concurso Social Skin, iniciativa del Grupo Bolívar que reconoce a jóvenes con proyectos de innovación social en Colombia y Centroamérica con valor e impacto en sus comunidades.

En su tercera edición, Social Skin recibió 934 proyectos de Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, El Salvador, Panamá y México. El jurado estuvo conformado por siete profesionales (véase recuadro), que evaluaron rigurosamente cada propuesta.

Lea también: Social Skin: una oportunidad para volver realidad su emprendimiento

A la final pasaron solo 17 empresas, de las cuales fueron premiadas cinco en categorías que surgen de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas. Remote Beat, de Honduras, y KitSmile, de Colombia, ganaron en Salud y bienestar; Agrapp, de Colombia, en Inclusión, reducción de desigualdades y pobreza, y Radial, de México y Planta
Tecsopack, de Colombia, en Medio ambiente.

Los ganadores recibieron premios que van de los 7.000 a los 12.000 dólares y una mentoría. Miguel Cortés, presidente del Grupo Bolívar, afirmó durante la ceremonia, que tuvo que realizarse a través de Zoom debido a la cuarentena, que el premio no era lo realmente importante. “Son sus emprendimientos, gracias a ellos ustedes están cambiando al mundo y a esta sociedad (…) Es esa pasión, esa perseverancia y disciplina de creer en lo que están haciendo, lo que transforma”. Estas son sus historias inspiradoras.

EMPRESA: KITSMILE

Otra vida para niños con parálisis cerebral

www.kitsmile.com

Una fría estadística del Dane indica que en Colombia hay unos 300.000 niños con parálisis cerebral, enfermedad que ocasiona problemas con el movimiento y la postura, la vista, el oído y la capacidad intelectual. El drama es mayor cuando se trata de pacientes de bajos recursos, pues sus familias no solo se enfrentan a la dificultad para recibir un tratamiento médico digno, sino que a menudo esconden a sus hijos para huir del estigma que rodea esta condición.

Leidy Cuestas, una joven bogotana de 30 años, diseñadora industrial, creó un kit de rehabilitación física para menores con parálisis cerebral en familias vulnerables. Esta fue su tesis, pero después se convirtió en la empresa KitSmile: “La idea es cambiarles la vida a los pequeños que nacen con esta enfermedad, llevarles la rehabilitación a casa y llegar cada vez a más personas que lo necesiten”, afirma Leidy.

Ella y su socia, Lina Camargo, crearon la fundación Unidos para Sonreír y la empresa Tecnología sin barreras, todo asociado a KitSmile, un dispositivo que permite que el paciente esté cómodamente sentado, y maneja varios niveles: alimentación, ejercicio, control de la cabeza y descanso. “El aparato tiene todo para que el niño esté seguro. Además, crece con él, pues se ajusta a su estatura, es plegable y se guarda como una maleta de viaje”, afirma Leidy. Hasta ahora se han entregado 224 kits que han impactado a 896 personas.

KitSmile genera 56 empleos directos y cuenta con patente de invención. De hecho, Leidy se convirtió en la persona más joven del país en patentar un invento de salud.

AGRAPP

La app que empodera a los agricultores

www.agrapp.co

Vea tambien: Cinco cosas que puede hacer con la aplicación Daviplata

La deuda histórica que Colombia tiene con el campo fue una de las razones que llevaron a David Duarte y a Carlos Zubieta a crear, desde 2018, Agrapp, una plataforma de financiamiento web para el sector agro. Son la tercera empresa de estas características en América Latina, ya han financiado 15 proyectos y han conseguido 62 inversionistas con aportes de más de 300 millones de pesos.

La idea es que cualquier persona, en cualquier parte de Colombia, invierta en proyectos campesinos desde un millón de pesos. En este sector la brecha financiera, como explica Duarte, impide avances. “Nos dimos cuenta de que más del 80 % de los pequeños agricultores nunca se han acercado a pedir un crédito. Entonces, pensamos en cómo podíamos ayudarles a través de la tecnología”.

El modelo tiene ingredientes de crowdfunding, pero los inversores reciben retornos de entre el 17 y el 25 % efectivo anual. Ellos, desde su plataforma, buscan los proyectos. En principio trabajan con frutas de exportación como gulupa, maracuyá, uchuva y granadilla, en los departamentos de Santander, Cundinamarca, Quindío, Córdoba y Antioquia.

Agrapp estudia la viabilidad del proyecto y que cumpla algunos requisitos como experiencia, calidad del suelo y alquiler o tenencia de la tierra, entre otros. “Conseguimos la comercialización y el enlace para la exportación. Ahora mismo están llegando a la Unión Europea y también a Canadá”, asegura Duarte.

Para los inversores es más fácil: solo tienen que entrar en la página web con absoluta disposición de ayudar a un campesino.El retorno económico está proyectado a ser muy positivo.

EMPRESA: REMOTE BEAT

Telemedicina para escuchar el corazón

En el departamento de El Paraíso, al oriente de Honduras, frontera con Nicaragua, viven menos de 500.000 habitantes, en su mayoría campesinos. La zona donde residen ha sido golpeada por el cambio climático y cada vez resulta más difícil que puedan sacar sus cosechas.

Ese es uno de los problemas que afronta El Paraíso, pero no el único. El mal de Chagas, patología que termina por afectar al corazón, tiene una alta prevalencia en la región, y la gran mayoría de los afectados desconoce los estragos que ese mal les ha hecho a sus corazones. Para hacerse revisar, los habitantes deben viajar cinco horas hasta la capital, lo que casi siempre acaba por disuadirlos.

En ese contexto nació Remote Beat, iniciativa de telemedicina respaldada por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para la detección temprana de cardiopatías en población vulnerable como esta, con atención sanitaria absolutamente precaria.

Una médica, dos ingenieras biomédicas y un desarrollador están al frente de esta empresa. La ingeniera Alicia Sierra explica que el servicio que ofrecen funciona a través de 28 electrocardiógrafos portátiles y una plataforma online que recibe los datos arrojados por el examen médico y que son analizados por un cardiólogo.

De momento, su principal logro consiste en que al detectar las cardiopatías se pueden conseguir tratamientos para los pacientes, lo que se traduce en mejor calidad de vida. Entre noviembre de 2019 y enero de este año atendieron a más de mil personas. “Uno de nuestros planes es montar una clínica en Danlí, capital del departamento, para que pacientes a los que ahora estamos viendo por telemedicina, se puedan atender allí”, asegura Sierra.

EMPRESA: RADIAL

El sustituto “amigable” del icopor

www.radialbio.com

Vea tambien: Los 5 libros favoritos de la periodista Jineth Bedoya

En una pequeña planta piloto con un laboratorio de microbiología en Guadalajara, México, cuatro jóvenes crearon Radial, una empresa de base biotecnológica que desarrolla materiales amigables con el medioambiente. Hay varias líneas de producción, pero la que reconoció el jurado de Social Skin fue el desarrollo de un sustituto del poliestireno expandido o icopor, material muy usado, pero también muy contaminante.

Ricardo Muttio, Daniel Díaz, Rodrigo Martín y Amador Duarte diseñan un material que crece a partir de desechos agrícolas de la planta de agave, la misma con la que se fabrica el tequila, y el micelio, el cuerpo vegetal del hongo. “Los micelios funcionan como pegamento natural para residuos vegetales. El resultado es un producto con las mismas características que el icopor, es decir, ligero y aislante, con una ventaja adicional: lo puedes arrojar a tu jardín y si se dan ciertas condiciones de erosión, como la existencia de agua, sol y microorganismos, se convierte en compost. Eso significa que es absolutamente biodegradable”, afirma Ricardo Muttio.

El resultado de esta mezcla de agave y hongos funciona como empaque y embalaje y la idea es introducirlo en el mercado de electrodomésticos y tecnología. “Las problemáticas medioambientales se pueden convertir en oportunidades”, concluye Muttio.

TECSOPACK

Una alternativa al plástico que destruye el planeta

Anthony Victoria, Laura Castrillón, Juan David López y Andrea Concha no pasan de los treinta años. Son cuatro caleños socios de Planta Tecsopack, una empresa que se presenta como alternativa a la contaminación que durante años ha padecido el planeta por la producción desmedida de plástico.

Frente a esa realidad, estos jóvenes crearon una empresa productora de empaques poliméricos de origen plástico, que mediante una fórmula química permite que el material se degrade en un periodo que va de los seis meses a no más de cuatro años. El plástico convencional se demora entre cincuenta y cien años en degradarse, y solo el 9 % del producido en el último medio siglo ha logrado ser reciclado, según explica Anthony Victoria.

“Nuestro producto, 30 % más liviano que cualquier otro empaque tradicional de papel o plástico, es apto para el contacto con alimentos e igual de competitivo en el precio de venta. Se usa, sobre todo, en los sectores de restaurantes, comida rápida, hoteles, catering, lácteos y carnes frías”, afirma Victoria.

La empresa, con más de un año en el mercado, tiene más de cien clientes y factura unos 25.000 dólares mensuales. Su tasa de crecimiento fue del 20 % en el último trimestre y genera ocho empleos directos y diez indirectos.

LOS JURADOS

Los siete jurados que participaron en esta tercera edición de Social Skin, la primera versión multilatina del premio, evaluaron en cada proyecto la contribución a la solución de una problemática social, la innovación y el impacto.

Los jurados fueron Diana Gaviria, directora ejecutiva de Connect Bogotá región; Adrián García, socio fundador de Carao Ventures; Carolina Carrasco, especialista senior BID Lab, del Laboratorio de Innovación Grupo BID; Jackie Hernández, vicepresidenta senior de asociaciones globales de Plug and Play; Jen Timm, consultora de innovación social; Andrea Arnau, inversionista, participante del programa Shark Tank Colombia, y Virgilio Barco, director regional para América Latina de Acumen.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Junio
19 / 2020

LO MÁS COMPARTIDO

junio 26, 2020 VER MÁS

Send this to a friend