SUSCRIBIRME

¿Cómo aprovechar la subida o bajada del dólar este año?

Este año no se esperan mayores sorpresas con esta moneda, que se cotizará a los mismos niveles de 2019, aunque depende de cómo evolucione la economía global. Diners le muestra las dos caras de la moneda.

Foto: Randy Mora

Este año no se esperan mayores sorpresas con esta moneda, que se cotizará a los mismos niveles de 2019, aunque depende de cómo evolucione la economía global. Diners le muestra las dos caras de la moneda.

Alberto Arango* es un periodista caleño que trabaja desde mediados de 2019 en una compañía internacional de información, en la que se encarga de editar las noticias locales. Este comunicador asegura que aceptó el cargo, no solo por la experiencia de laborar con un medio internacional, sino porque recibir su salario en dólares le compensaba el ingreso total que recibía en su empleo anterior, incluidas las prestaciones sociales. 

Sin embargo, Alberto dice que dada la volatilidad que tuvo el dólar a lo largo del año pasado debió estar muy atento a la cotización de la divisa. “Cuando el precio del dólar está alto recibo más pesos al momento de hacer el cambio, pero me toca jugar o promediar por lo bajo y no contar con ese monto extra. Lo digo porque a comienzos de diciembre pasado, por ejemplo, me pagaron el dólar a casi 3.500 pesos, pero este mes el tipo de cambio está ligeramente por encima de los 3.200 pesos. Esa variación representa una diferencia de 500 mil pesos –casi la mitad del salario mínimo–, que es una suma significativa para mí”. 

Los vaivenes del dólar tuvieron en ascuas a los colombianos, no solo a los que como Alberto devengan su salario en esa divisa, reciben remesas de sus familiares en otros países o simplemente han invertido en esa moneda y se benefician de la depreciación del peso, sino a consumidores y empresarios por igual.

“Blindarnos por completo del comportamiento del dólar es casi imposible; ni como país ni como individuos o a escala de empresa o familia estamos exentos de los altibajos del dólar”, indica Alejandro Useche, profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario y presidente del Comité Académico del Autorregulador del Mercado de Valores, AMV. Podemos administrar mejor el riesgo, pero no podemos evitar los peligros de las volatilidades. 

Las razones de la devaluación 

En 2019 el peso colombiano pasó de ser una de las cinco monedas de mejor desempeño en el primer trimestre, a una de las más castigadas. Durante la última semana de noviembre el dólar alcanzó dos máximos históricos en Colombia, tendencia que según los analistas obedeció, además de la incertidumbre generada por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, a las protestas y manifestaciones ciudadanas que se presentaron en las calles del país y en otras naciones latinoamericanas. Esa semana la divisa estadounidense superó por primera vez en la historia la barrera psicológica de los 3.500 pesos. En diciembre el peso perdió un 5,8 % frente al dólar –un aumento de más de 170 pesos–, solo superado por la lira turca, que cayó 9 %, y casi lo mismo que el peso argentino, que se depreció en 5,2 % ese mes. 

De acuerdo con Catalina Tobón, gerente de Economía y Estrategia de Old Mutual, durante gran parte de 2019 el dólar a escala global registró un proceso de apreciación explicado, principalmente, por la fortaleza de la economía estadounidense frente a las demás economías del mundo. Así, Estados Unidos creció mucho más que Europa, el Reino Unido o Japón, y el dólar se fortaleció frente al euro, la libra esterlina y el yen, así como ante muchas monedas latinoamericanas. “En ese sentido, los inversionistas prefirieron invertir en acciones y renta fija en ese país y la demanda global por dólares se incrementó. Eso implicó que el peso perdiera terreno y explicó su devaluación frente al dólar”.

Sin embargo, después de la tempestad viene la calma, y luego de haber llegado a 3.500 pesos por dólar, el año cerró con niveles de 3.200 pesos. La pregunta del millón es si se mantendrá la tendencia alcista a lo largo de 2020. Tobón asegura que los factores que explicaron la apreciación del dólar en 2019 continuarán este año. En tal sentido, la fase dos de las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, las elecciones en el país norteamericano, así como las protestas derivadas de la insatisfacción social en Latinoamérica son situaciones que pueden generar ruido en los mercados globales y esto continuará fortaleciendo el dólar a escala global. Además, se espera que la economía de Estados Unidos siga creciendo a un buen ritmo, de no presentarse una confrontación con los países de Oriente Medio.

“La volatilidad del tipo de cambio se va a mantener; si bien hemos tocado niveles por debajo de los 3.300 pesos por dólar, no descartamos que en 2020 podamos volver a acercarnos a los 3.400 pesos, según la dinámica de los mercados”, asegura Tobón.

Para el profesor Alejandro Useche, el dólar a lo largo de 2020 oscilará en una franja entre 3.200 y 3.300 pesos y, de acuerdo con los acontecimientos que se presenten a lo largo del año, bajará o subirá de manera temporal. “Puede que haya hechos positivos, mayores momentos de certidumbre que hagan que el dólar esté por el orden de 3.100 pesos; pero pueden presentarse momentos de incertidumbre que lo hagan volver por una zona cercana a los 3.500 pesos. A pesar de estas volatilidades, mi proyección es que a finales de 2020 vamos a tener un dólar entre los 3.200 o 3.300 pesos”.

Vea tambien: El duro oficio de ser mamá en Colombia

En cuanto a los factores externos que podrán influir en la cotización del dólar se encuentra el comportamiento en los precios del petróleo, producto que sigue siendo el principal rubro de exportaciones del país. “Este año veremos un precio parecido al que tuvimos en 2019 y, salvo casos muy específicos en algunas regiones productoras, no veo que baje o suba en una gran proporción y estará entre los 60 y 70 dólares por barril referencia WTI. Esto significa que, al no presentarse alzas o bajas muy fuertes, no se afectará la entrada de dólares por petróleo”, asegura el especialista.

Otro de los acontecimientos que marcará el comportamiento del dólar será el desarrollo de las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China. “Para 2020 esto no será una novedad. Los mercados han entendido la naturaleza de esta relación y es probable que se presenten nuevos capítulos en esta guerra, que tendrán efectos coyunturales. Al ser un año electoral, el gobierno de Trump va a actuar con mucha cautela porque cualquier decisión que tome tendrá un efecto en el electorado de su país”. 

Otro aspecto que puede influir en la cotización del dólar será el comportamiento de las finanzas públicas en Colombia. El pasado 19 de diciembre el Congreso aprobó finalmente la Ley de Financiamiento, lo que a juicio de los analistas devuelve la confianza de los agentes externos en la economía y envía un mensaje de mayor estabilidad del país, lo cual permitirá tener un dólar más estable.

Las dos caras de la moneda

Aunque a simple vista pareciera que un dólar caro beneficia principalmente a los exportadores y a las personas que reciben remesas, en definitiva todos los colombianos pagamos las consecuencias de la apreciación de esta divisa.

El lado positivo es que un dólar alto hace que el país se vuelva más atractivo para los turistas extranjeros, ya que por cada dólar que cambian reciben más pesos y se abaratan las compras y el consumo que hacen en nuestro país. Para 2020 se espera que ingresen más dólares por el turismo, algo favorable para la economía. 

La otra cara de la moneda, sin embargo, es que muchos de los productos que adquirimos son importados o tienen un alto componente de materias primas importadas y estos mayores costos de importaciones se transmiten a los precios finales a los cuales las empresas venden a sus consumidores. Entonces, el verdaderamente afectado por el alza del dólar es el consumidor final. 

Lo mismo ocurre con servicios como telecomunicaciones y turismo. “Un dólar caro afecta el bolsillo de consumidores, empresarios y del propio gobierno; si bien es cierto que a algunos sectores les conviene que el dólar esté caro, a la mayoría no”, explica Useche.

La devaluación del peso afecta, entre otros aspectos, las deudas en dólares, y la que más lesiona el bolsillo de los colombianos es la deuda externa del país porque el contribuyente es el que la paga finalmente. “Un dólar caro lleva a que el costo de la deuda externa en pesos aumente y se apriete más el cinturón del presupuesto del sector público. Esperemos que en 2020 no se presenten alzas fuertes del precio de la divisa para que no ejerza presión sobre el complicado panorama fiscal”, indica el profesor de la Universidad del Rosario.

Otro aspecto a tener en cuenta es el de las compras en línea que se hagan con tarjeta de crédito. Es probable que el banco cobre los dólares a un precio superior al promedio que se negocia diariamente y sería bueno estar informados sobre los precios efectivos del dólar que van a pagarse con tarjeta, para tomar decisiones precisas. Así, según la franquicia de su tarjeta de crédito y de su banco, los cobros pueden ser transados en pesos o en dólares, por tratarse de comercio electrónico. También se ven afectados pagos de servicios como los juegos en línea de Play Station o los servicios de streaming como Deezer o Spotify.

Vea tambien: "Seguiré luchando hasta el día en que me muera", Francia Márquez

Así mismo se encarece el rubro de los tiquetes aéreos, de manera que si queremos viajar a otro país por razones de turismo o negocios, lo ideal es hacer una planeación anticipada del viaje y contemplar un escenario de cotización del dólar a 3.400 pesos para evitar sorpresas.

¿Cómo aprovechar esta coyuntura de volatilidad que implica que el tipo de cambio local pueda subir eventualmente? “Cuando la divisa se acerque a 3.200 pesos es un momento adecuado de comprar dólares y cuando vuelva a niveles de 3.400 pesos es un nivel interesante para vender”, indica Catalina Tobón, de Old Mutual. Agrega que también es aconsejable contar con dólares ahorrados o invertidos para que en momentos de volatilidad, si el tipo de cambio sube a 3.500 pesos se pueda tener una utilidad interesante que compense las caídas de acciones o renta fija local.

A su turno, Alejandro Useche asegura que una forma de sacarle provecho a un dólar que sube de precio es comprar cuando se encuentre en niveles de 3.200 pesos o por debajo, mantenerlo en reserva y cuando suba de precio venderlo a una tasa que se considere adecuada. 

“Es probable que en ciertos momentos del año encontremos un dólar un poco más caro y podamos ganar, pero no veo que este sea el gran negocio del año. Mi consejo es ser muy prudentes a la hora de hacer inversiones en dólares y mirar el largo plazo, porque se trata de un mercado donde vamos a encontrar muchos altibajos”. 

 

* Nombre cambiado a petición de la fuente.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Enero
28 / 2020
Advertisement

Send this to a friend