SUSCRIBIRME

¿Qué es la Primera Línea y por qué es clave en las movilizaciones sociales?

Un grupo de jóvenes con escudos y máscaras antigases encabezan las movilizaciones y protegen a los manifestantes. ¿Qué es la Primera Línea y quiénes la conforman?

Foto: Cortesía Johan González

Un grupo de jóvenes con escudos y máscaras antigases encabezan las movilizaciones y protegen a los manifestantes. ¿Qué es la Primera Línea y quiénes la conforman?

Sobre sus escudos se encuentra dibujado el logo de La Resistencia, esa facción que se encarga de defender a la República de los intereses del Imperio en Star Wars. Con esa insignia en sus escudos y equipados solamente con jeans, sacos, guantes, cascos, medicinas, gafas industriales y máscaras antigases (algunos con pañoletas poco efectivas frente al efecto de los gases), nació La primera línea de Colombia.

Foto: Johan González


¿Qué es La Primera Línea?

La marcha del 4 de diciembre en Bogotá vio cómo unos personajes que se hicieron llamar la Primera Línea de defensa de la vida, encabezaron las movilizaciones. No son más que un grupo de ciudadanos que se organizaron para salir y proteger a quienes por estos días salen a las calles a manifestar su inconformidad frente a situaciones de injusticia, feminicidios, desigualdad, violencia, falta de oportunidades y otros puntos que están señalados en el pliego de peticiones que dialoga el Gobierno con los líderes del paro nacional.

Foto: Johan González


¿De qué los protegen? De los infiltrados en las manifestaciones y de la dispersión con gases y armas del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

“Existimos para defender al manifestante”, reza el manifiesto de la Primera Línea. No están ahí para provocar a la policía o para buscar problemas, dicen que lo único que quieren es “defender a la gente porque el gobierno tiene al Esmad para proteger sus intereses”.

Foto: Luisa Luna


¿Quiénes lo conforman?

“Estamos conformados por ustedes, colombianos. No tenemos banderas ni líderes, ni voceros. No tenemos colores. No tenemos representantes. No tenemos rostros ni edad”, se detalla también en el manifiesto, pero algunas personas que estuvieron junto a ellos, pudieron ver que son, en su mayoría, jóvenes, hombres y mujeres que llevan a cabo una labor especial, y desafiante.

Vea tambien: Las mejores obras del teatro universal según 7 directores

Foto: Luisa Luna


Johan González, ingeniero industrial y autor de algunas de las fotografías que acompañan esta nota, contó que esta primera línea colombiana, a pesar de que, precisamente, es la primera vez que se conforma en una marcha, lucía “preparada, atenta y organizada para salvaguardar el orden de los manifestantes”. Además, relató que uno de los propósitos de esta primera línea de marcha civil es “intervenir cuando el Esmad inicia las operaciones de dispersión, para mitigar el impacto de los gases y permitir que la gente pueda evacuar en calma”.

La movilización inicial de esta Primera Línea se consolidó gracias a un trabajo mano a mano con la Guardia Indígena, quienes llegaron hace unos días a Bogotá para unirse al paro nacional.

Foto: Johan González


“La guardia Indígena estaba muy conectada. Ellos tienen mecanismos de conexión con radios, con los que coordinaban la marcha. Encontraron y sacaron a varios infiltrados y los entregaron a la policía. Se sintió una seguridad impresionante, uno sabía que nada malo iba a pasar”, cuenta Luisa Luna, educadora popular y una de las manifestantes que retrató con su lente algunos momentos de la movilización.

La Primera Línea en otros países

Colombia no es el único lugar en el que grupos de personas se han organizado para garantizar la seguridad de los otros manifestantes. Durante las protestas sociales de Chile-que aún continúan-, un grupo de personas se ubicó entre los manifestantes y la policía. Crearon una especie de anillo de seguridad desde el cual mantuvieron alejados a los agentes del Estado de la multitud, para evitar que la gran masa de manifestantes, se dispersara.

Vea tambien: ¿Quiénes fueron los comuneros? Definición e importancia histórica

“Aquí abajo, en Plaza Italia, se están viviendo manifestaciones pacíficas, y esto solo es posible porque hay un grupo de chicos que se han organizado todos los días, desde que esto comenzó (hace más de un mes), para detener el actuar represivo de los carabineros (policía chilena). Si no fuera por ese grupo de personas, que van a buscar la lacrimógena y la devuelven, esto no sería posible”, cuenta en su transmisión un ciudadano chileno cuyo video documenta varios momentos de la movilizaciones del 28 de octubre en su país.

Foto: Johan González


“No son personas entrenadas, no cuentan con los mismos recursos de los carabineros para defenderse. Si se fijan (ver video), la gente está esperando para avanzar, y los únicos que hacen posible eso, son chicos que están arriesgando su vida para que lo demás sea pacífico”, añade.

Para algunos, que esta actitud se haya replicado en Colombia, resulta inspirador. “Ver a las personas asumiendo roles en los que cuidan a los mismos marchantes es algo muy bueno, sobre todo porque se asumió (y se transmitió) un pánico y miedo desde el Estado, y poder ver esas réplicas de las acciones y pensamientos chilenos en Colombia, me parece lleno de energía. Publiqué unas fotos y pensaron que yo era de la primera línea (risas). La gente quiere meterse, quiere estar, ayudar. Transmite una energía bonita saber que lo cuidan a uno”, añade Luisa Luna.

Foto: Johan González


El caso de Hong Kong

En Hong Kong los manifestantes se han organizado y han adoptado por formas más sofisticadas de enfrentarse a la policía. Entre ellas, el uso de lasers para derribar los drones con los que la policía trata de individualizar a los manifestantes (en días pasados eso mismo hicieron los manifestantes chilenos). También han inventado formas de crear barricadas, métodos de escape para confundir a la policía y hasta torres de vigilancia improvisadas.

En momentos donde los ánimos de los manifestantes y de los propios miembros de los entes de control del Estado están en su máximo nivel, es alentador para muchos de ellos encontrar personas que arriesgan su integridad para cuidar la de otros, tanto la de quienes protestan, como de los agentes de la policía, pues, como lo indican al final de su manifiesto: “No provocamos. Repelemos a la policía mientras protegemos la retirada del manifestante. Auxiliamos al que se queda atrás. Enarbolamos la legítima defensa”.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Diciembre
05 / 2019


Send this to a friend