SUSCRIBIRME
INICIO//Tendencias//¿Cómo tomarse un año sabático? Guía para lograrlo

¿Cómo tomarse un año sabático? Guía para lograrlo

Consejos para hacer realidad su sueño e irse a estudiar, viajar o empezar un proyecto en cualquier etapa de la vida.

Foto: Randy Mora

Consejos para hacer realidad su sueño e irse a estudiar, viajar o empezar un proyecto en cualquier etapa de la vida.

En 2016, la licenciada en Español y Lenguas Extranjeras, Lina Rocío Pérez, decidió darle un vuelco a su vida y alistó maletas para viajar a España, a estudiar una maestría en Lengua española, Literatura hispánica y Español como lengua extranjera en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Antes de embarcarse en esta aventura que implicaría una serie de cambios en su vida personal y laboral, como dejar a su novio y su mascota durante más de 12 meses, y renunciar al trabajo que realizaba como productora en una editorial, donde le ofrecían la perspectiva de un ascenso, esta profesional egresada de la Universidad de La Salle tuvo que coordinar muchos aspectos logísticos para cristalizar su proyecto.

“Desde que me gradué, en 2015, empecé a buscar un posgrado en Colombia, pero me di cuenta de que estaban muy costosos. La maestría en Filología en el Instituto Caro y Cuervo me costaba 20 millones de pesos y duraba dos años; entonces hice cuentas minuciosas sobre lo que gastaría en transporte, manutención, fotocopias y libros, y todo me salía por otros 10 millones de pesos”.

Así, Lina decidió mirar opciones fuera del país y pensó que en Europa podría encontrar un posgrado oficial que tuviera certificación en varias partes del mundo. “Empecé a buscar programas en distintas universidades públicas de España, con la suerte de que me contestaron muy rápido de la UAB y me dieron toda la información de forma clara. Comencé a hacer cuentas: la maestría me costaba 4.000 euros, busqué el valor de los hospedajes en Idealista.com para hacerme la idea sobre los costos del arriendo de una habitación y encontré que eran de 315 euros mensuales en promedio, y concluí que durante el año que duraba la maestría podría estudiar y mantenerme en España con lo que vivía y me transportaba aquí en Colombia”.

Sin echarle más cabeza al asunto Lina tomó un crédito de libre inversión con un banco local para pagar su maestría, echó mano de sus ahorros para sostenerse, se despidió de su novio, su familia y sus amigos, así como de su querido perro, y llegó a vivir a Barcelona en agosto de 2016.

Hoy, radicada de nuevo en Bogotá, dice que ha sido una de las mejores decisiones que haya tomado en su vida. “Una de las ventajas fue que me actualicé y aprendí con profesores de talla internacional. Haber estudiado con gente tan diversa en muchos sentidos también enriqueció el proceso; pude entender que el aprendizaje del español en China o en países asiáticos tiene alta demanda, gracias a las negociaciones entre estos países y Latinoamérica. Creo que una ventaja es darse a conocer y crear contactos a largo plazo para abrirse a otros mercados”.

Como Lina, cada día se incrementa el número de personas que deciden hacer un alto en su vida y darse un sabático o gap year, como se conoce en los países anglosajones, ya sea para estudiar, viajar, conocer otras culturas, hacer un voluntariado o simplemente descansar en otra parte del mundo. Y la edad tampoco es un obstáculo, pues un sabático no es un privilegio que solo los jóvenes que terminan el bachillerato o la universidad pueden darse, sino una experiencia en cualquier etapa de la vida.

Vea tambien: “El mundo comercial es de baladas pop, música urbana y no somos eso”, Los Amigos Invisibles

La ventaja es que puede hacerlo solo, con su pareja o incluso con toda la familia. La argentina Mónica Marquina ganó una beca Fulbright para estudiar una maestría en Administración en Educación Superior en el Boston College. Su esposo Leandro decidió apoyarla en todo el proceso y darse también un sabático para cuidar a su hija de tres años mientras ella terminaba su posgrado. La beca cubrió todos los gastos de la pareja y su pequeña durante los dos años que duró la maestría. Hoy, Mónica y su familia residen en Buenos Aires y ella dirige la especialización en Política y Gestión Universitaria en la Universidad de General Sarmiento e indica que esos años que tomó con su familia fueron decisivos en su futuro profesional.

Crecimiento personal y profesional

Está comprobado que el 70 % de las personas que se fija una fecha concreta para empezar un año sabático consigue hacer realidad su sueño. Si decide hacerlo es importante que planee muy bien su viaje, sea precavido y piense cuánto dinero necesitará. Como punto de partida, los expertos recomiendan reunir por lo menos una cantidad que cubra sus gastos durante esos 12 meses, aunque lo ideal es que cree un colchón financiero por el total que ha ganado en el último año.

“Uno de los aspectos fundamentales para hacer eficiente un año sabático en otro país es el asociado con el crecimiento profesional”, explica Édgar Jiménez Méndez, profesor de la Escuela de Administración, Contaduría y Mercadeo de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. “Si bien es cierto que se trata de un cambio y de tomarse un aire, la inversión resulta significativa y los gastos deberían tener una relación directa con el bienestar o los beneficios que deseen obtenerse. En este sentido es importante lograr que el cambio de ambiente a una región desconocida permita, por ejemplo, aprender o perfeccionar un segundo o tercer idioma.

El docente aclara que un sabático no necesariamente implica tomar cursos y obligarse con horarios de trabajo, pero resulta ideal para aprender más a cambio del esfuerzo económico que se hace. Adicionalmente, sugiere que conocer nuevas personas podría verse reflejado en contactos laborales, comerciales o profesionales y esto puede agregarle valor a ese periodo.

“El año sabático exige un claro orden y la elaboración de un presupuesto en materia de gastos. Puede ser útil contratar una entidad que, a partir del presupuesto establecido, haga el pago de los gastos que implica tener un apartamento o un vehículo en el país donde se reside de forma permanente, como administración, impuestos, mantenimiento o servicios públicos, entre otros, que siempre estarán presentes y no en todos los casos pueden dejarse cancelados de forma anticipada”.

Vea tambien: Burger Bar By El Corral, una nueva apuesta gastronómica que tiene que conocer

De acuerdo con Gap Year Association, organización sin ánimo de lucro especializada en coordinar programas sabáticos en Estados Unidos, las siguientes son las recomendaciones que deben tenerse en cuenta para sacarle el mayor provecho a esta etapa:

1. Establezca sus objetivos y metas. Es importante que sepa cuáles son sus intereses al optar por tomarse un sabático, qué le apasiona, qué desea aprender, dónde desea hacerlo y por qué.
2. Realice un presupuesto detallado de los gastos en los que incurrirá, teniendo en cuenta el costo de vida mensual promedio del país a donde llegará. También es clave crear un fondo de ahorro en el que deposite el dinero que gastará en su viaje. Si está trabajando y planea su sabático con suficiente anticipación, es importante que destine un porcentaje fijo de sus ingresos, entre 5 % y 10 %, al fondo.
3. Explore la posibilidad de ganar dinero en su sabático, dando clases en su lengua natal o prestando algún servicio, y asesórese de expertos para que encuentre formas adecuadas de reducir costos.
4. No descarte tomar un programa sabático acreditado o asesorarse de un consultor que le ayude a optimizar su presupuesto y a darle estructura a su proyecto.
5. No olvide aspectos logísticos críticos como seguros, visas, vacunas, tiquetes, pasaportes y permisos.

Los pasos para tomarse un sabático

De acuerdo con Preahorro.com, sitio especializado en planeación financiera, estos son cuatro pasos fundamentales si queremos tomarnos un año sabático y sacarle el mayor provecho.
• Paso 1. Fije la fecha. Lo primero que debe hacer es ponerle fecha a su año sabático y apuntarla en su agenda o diario, o mejor aún, ponerla en un lugar visible que le animará a cristalizar su proyecto. Al fijar la fecha empiece a hacer cálculos sobre cuánto dinero necesitará para mantenerse durante el periodo del sabático, a cuánto ascienden sus ahorros y cómo conseguirá lo que le hace falta.
• Paso 2. Cree su colchón financiero. El segundo paso es acumular el dinero que necesitará para tomarse un año libre. Como punto de partida deberá juntar por lo menos una cantidad que cubra sus gastos durante esos 12 meses. Si piensa viajar, calcule el costo del viaje y súmele un 20 % más. Los especialistas recomiendan que su colchón financiero cubra también los primeros meses de su regreso.
• Paso 3. Aproveche al máximo su año sabático. Si ha cristalizado su meta y ha cumplido con todos los pasos anteriores, ha hecho lo más importante. Lo que resta es disfrutar al máximo esos 12 meses, tanto desde el punto de vista profesional como personal.
• Paso 4. Prepare su regreso. Para aprovechar al máximo su año por fuera, empiece a preparar su regreso al país de residencia. Si es profesional y trabaja en una empresa, lo ideal sería que solicitara una licencia no remunerada y les dijera a sus empleadores que tiene la intención de regresar y quiere saber si pueden guardarle el puesto. Aunque con la licencia no es fijo que recupere su trabajo, sí continuará en el radar de su empleador.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Diciembre
03 / 2019


Send this to a friend