SUSCRIBIRME
INICIO//Tendencias//La prenda masculina de la que están cansadas las mujeres

La prenda masculina de la que están cansadas las mujeres

Ya alguna vez los hombres lograron deshacerse de los tacones; ahora son las mujeres las que se juegan una batalla similar desde los escuadrones del feminismo contemporáneo.

Foto: Unsplash/ C.C by 0.0

Ya alguna vez los hombres lograron deshacerse de los tacones; ahora son las mujeres las que se juegan una batalla similar desde los escuadrones del feminismo contemporáneo.

En Japón, un grupo de mujeres pidió al gobierno que prohibiera aquellas normas empresariales que obligan a sus empleadas a llevar tacones como parte del código de vestuario. Yumi Ishikawa, una actriz de 32 años, fue quien realizó la petición al Ministerio de Trabajo. La carta, que hasta ahora no ha tenido respuesta oficial, tuvo el apoyo de más de diecinueve mil firmas y se dio a conocer en redes sociales con el hashtag #KuToo —un juego  con dos palabras japonesas: zapato (kutsu) y dolor (kutsuu) —.

Ishikawa dijo en una entrevista para el New York Times que los funcionarios japoneses habían recibido esta petición con mucho escepticismo. Porque, de hecho, el zapato de tacón es entendido como un símbolo de poder empresarial para las mujeres que se mueven en estos escenarios. Masako Shinohara, quien capacita a gente que busca empleo, le dijo al New York Times que él mismo recomienda a las mujeres que las empresas esperan verlas usando zapatos.

La lucha contra el tacón no es solo un asunto de japonesas, en el mundo, algunas mujeres ya han ganado la pelea. En 2017, en Filipinas y en Columbia Británica, Canadá, se aprobaron leyes que prohibieron que las empresas exigieran usar zapatos de tacón en el trabajo. También en Reino Unido hubo una lucha similar a la que hoy lideran las japonesas: Nicola Thorp, una actriz en Londres, reunió más de 150.000 firmas para pedirle al gobierno una ley que protegiera a las mujeres de usar tacones; a pesar del apoyo público, la iniciativa de Thorp no terminó en ley.

Thorp fue despedida de su trabajo como recepcionista cuando se negó a ponerse los tacones que le exigían. Ishikawa tuvo que cambiar de trabajo cuando el cansancio de ocho horas empinada en tacones le resultó insoportable. Y son muchas mujeres las que llevan dentro del bolso un par de tenis o baletas para cambiarse a la salida de la oficina.

Vea tambien: Pastusa Brauhaus, la cerveza artesanal hecha con agua de la falda del volcán Galeras

El tacón llegó a las oficinas como una extensión del cuerpo femenino porque la ilustración lo convirtió en uno de los cánones de la feminidad. Esto sucedió cuando la prenda dejó de ser un rasgo obligatorio de la identidad masculina. Básicamente, la historia se encargó de bajar a los hombres de los tacones y de subir a las mujeres.

La primera vez que una mujer usó tacones no estaba tratando de lucir femenina. Todo lo contrario. En el siglo XVII en Europa, solo los hombres los llevaban, las primeras mujeres que los probaron iban por un aspecto masculino. Sin embargo, cuando la cultura de la ilustración empezó a permear la cotidianidad de las ciudades europeas, pasó algo. En este periodo la racionalidad humana adquirió un carácter masculino y, por ende, se crearon rasgos distintivos a partir del género. Bajo la influencia del pensamiento ilustrado, el género, se convirtió en otra forma de dividir a la sociedad.

Elizabeth Semmelhack, curadora principal del Bata Shoe Museum en Toronto, Canadá, dijo para el portal Quartz que, en este periodo «los hombres son retratados como más racionales, las mujeres son retratadas como menos racionales, y la moda se convierte en una forma de expresar estas diferencias».

La moda de la ilustración en los hombres aristocráticos dejó a un lado los adornos y tomó un estilo monocromático, plano y práctico que terminó por cancelar el uso de los tacones. Por eso, a las mujeres de la aristocracia, consideradas el florero principal del hogar, se les cedió una prenda poco práctica que podía ajustarse a las necesidades de su identidad femenina: superficial y poco práctica.

Vea tambien: 5 libros para colorear inspirados en la cultura popular

En el siglo XIX, en Europa, el tacón era «indiscutiblemente femenino», señaló Semmelhack. «Una vez que los hombres europeos abandonaron el tacón a principios del siglo XVIII, el significado se vuelve tan extremadamente feminizado que a medida que el capitalismo se globaliza, esos son los significados que se traen con el tacón».

La historia sobre el uso de esta prenda deja ver que la lucha por el tacón no es solo una cuestión laboral, también es un asunto feminista y, por ende, global.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Junio
13 / 2019


Send this to a friend