SUSCRIBIRME

Día Internacional del Gato: 6 mitos sobre los felinos

El gato es el único animal que cuenta con tres celebraciones al año. Aquí le contamos más al respecto.

Foto: Kari Shea en Unsplash

El gato es el único animal que cuenta con tres celebraciones al año. Aquí le contamos más al respecto.

Borges le hizo un poema a su gato, Beppo, una bola blanca que se le parecía a una luna llena con destellos de oro. De Cortázar hay fotos y palabras que traen de vuelta a Teodoro, un gato al que veneró por sucio, canalla y que nunca llegó a ser suyo ni de nadie. Luego, está Hemingway, que decía que “un gato llevaba a otro”; y Bukowski decía que “cuantos más gatos tengas, más tiempo vivirás”.

Hoy se celebra el Día Internacional del Gato gracias al Fondo Internacional para el Bienestar Animal, que en 2002 creí este día para crear conciencia de su cuidado y protección. Sin embargo, no es el único día del año donde se celebra la vida de esta mascota.

De hecho el 20 de febrero también es el Día del Gato, gracias a a Socks, la mascota del expresidente estadounidense Bill Clinton. El felino se hizo famoso en el 2000, después de aparecer en el desfile navideño Little Rock. En 2009, después de su muerte, los seguidores del gato propusieron hacer de este día un homenaje para él y todos los gatos del mundo. Luego está el 29 de octubre, día en el que se celebra a Collen Paige, una protectora animal de Estados Unidos, que creó múltiples campañas sobre los mininos que viven en las calles.

Es así como el gato se convierte en el único animal con tres celebraciones al año. Todo un afortunado. Entre tanto, Diners le muestra algunas de las creencias falsas que pasan de boca en boca sobre los gatos y su comportamiento:

1. Los gatos odian a los humanos

Falso. Si eres de los que llega a jugar con tu gato y te mira de reojo y huye no es porque no te quiera, aunque la duda es válida ¿por qué se cree que los gatos son antisociales, odiosos y difíciles de entrenar?

Un estudio publicado por la revista Behavioral Processes de la Universidad de Oregon descubrió que esto puede suceder cuando las personas no saben cómo estimular a sus gatos, pues se demostró que los gatos domésticos prefieren interactuar más con los humanos que con la comida o con un juguete.

2. A tu gato no le gusta el dulce

Ni verdadero, ni falso. El gato no tiene las mismas papilas gustativas de la humanos, por eso, ellos no pueden saber lo que es un dulce. Margarita Zapata, veterinaria experta en gatos de la clínica especializada en gatos, Kattos, le dijo a Diners que, “si a un gato le gusta el arequipe, no es por el dulce sino por el contenido de grasa y la proteína de la leche.

Vea también: Monster: la serie de Netflix sobre uno de los asesinos en serie más tenebrosos 

Si a un gato le das arequipe, queso crema, o mantequilla, todo le va a saber igual”. Si quieres premiar a tu gato, mejor intenta con atún, o cualquier fuente de proteína. Como buen felino, lo devorará.

3. La leche es buena para los gatos

Falso. La foto cliché de un gato con el bigote empapado en leche nos ha hecho creer que hay que darles este alimento. Zapata dice que, aunque sí pueden tomarla, es mejor no servirla:

“Después de ser destetados, todos los animales mamíferos pierden las enzimas que degradan la lactosa, esa es la razón por la cual la leche puede causar enfermedades gastrointestinales en el gato”.

4. Una embarazada no debe acercarse a los gatos

Falso. Si es un gato doméstico, limpio y saludable, no hay riesgo. Entonces, ¿de dónde viene este mito? La toxoplasmosis ha sido la enfermedad que ha causado este tabú, pues el contagio puede tener consecuencias en la formación del feto y los gatos sí pueden ser intermediarios del toxoplasma.

Sin embargo, según Zapata, “el gato que se contagia de toxoplasma es aquel que consume carne en mal estado y/o contaminada, y es solo a través de su materia fecal que puede liberar el toxoplasma.

Es bastante improbable que una persona se pueda contagiar con toxoplasma por culpa del animal, pues para eso tendría que consumir su materia fecal”. Es más factible que una embarazada se contagie de toxoplasmosis por comer carnes y vegetales en mal estado.

5. El gato no necesita bañarse

Verdadero. Si eres un obsesivo de la limpieza, el gato es tu compañero ideal. Basta con que se limpien y se peinen con su lengua para considerarlos bañados.

Vea también: Festival Cordillera: una guía con todo lo que tiene que saber

“Los gatos son animales muy limpios, desde pequeños por imitación saben defecar y orinar en su arenera, excepcionalmente, algunos, podrían hacerlo en otras partes” dice Zapata.

6. El gato siempre cae de pie

Falso. Si un gato cae mejor que un gimnasta de los Olímpicos es porque este animal posee un oído y un sistema vestibular que le permite aventarse al vacío, encorvar la columna, estirar los miembros posteriores, retraer los anteriores, y caer como si nada.

Pero esto no sucede a cualquier altura. Sostiene Zapata que si un gato se tira desde el primer y el tercer piso de un edificio es probable que caiga de pie, pues “desde esta altura ellos alcanzan a girar completamente, pero es probable que sufran un trauma severo”.

También le puede interesar: Guía para adoptar perros en Colombia

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Agosto
08 / 2022

Send this to a friend