SUSCRIBIRME

El rugido de la clase media en Latinoamérica

El exsecretario general de la CEPAL, José Antonio Ocampo, analiza los grandes desafíos que esperan a la clase media latinoamericana si quiere hacer oír su voz y transformar la composición social del continente.

Foto: Ricardo Arce on Unsplash

El exsecretario general de la CEPAL, José Antonio Ocampo, analiza los grandes desafíos que esperan a la clase media latinoamericana si quiere hacer oír su voz y transformar la composición social del continente.

Desde El Cairo hasta Santiago, del Catatumbo a Wall Street, ciudadanos, estudiantes, campesinos…, todos están en guerra. El enemigo común es la acumulación exagerada de poder y riqueza en pocas manos. En medio de revueltas sociales en cada rincón del planeta, ¿hacia dónde va la humanidad en un par de décadas? ¿Están los gobiernos preparados para lidiar con una clase media en Latinoamérica cada vez más educada, pero con menos oportunidades para avanzar? ¿Hacia dónde va y cómo se define la nueva protesta social?

José Antonio Ocampo, exsecretario general de la CEPAL y uno de los economistas colombianos con mayor credibilidad en el campo internacional, sabe que la apuesta del joven continente latinoamericano y su creciente clase media en los años por venir es reducir la desigualdad y la enorme brecha entre los países.

“El elemento común de estos movimientos de protesta es que escapan a los canales tradicionales. No los organizan partidos políticos ni sindicatos. Tienen nuevos actores, no formalizados políticamente y que rechazan la política tradicional. Es interesante y a la vez preocupante, porque la sociedad política es la que transforma las demandas de la gente”, dice Ocampo desde su oficina en el piso 13 de la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales (SIPA) de Columbia University en New York, donde es profesor.

La clase media en Latinoamérica ya no tiene miedo

Los reclamos sociales de la clase media en Latinoamérica hacen parte de la desconfianza y el inconformismo global por la inequitativa distribución de la riqueza y los cuestionables manejos que han desembocado en crisis económicas.

El resultado: protestas mayúsculas que han tomado nombres distintos, Indignados, Occupy Wall Street… Para Ocampo, sin embargo, hay diferencias. “El tema de la desigualdad está entrando por diferentes rutas.

El debate europeo ha sido significativo porque eran los estados con mayor bienestar del mundo. Allí son reactivos, mientras que en nuestro continente son más ofensivos. Esa es una diferencia importante.

Vea tambien: "La gente está cansada de que le hablen, quiere conversar", Arianna Huffington

Los europeos están defendiendo algo que tienen y no quieren perder. A nuestras nuevas clases medias les parece insuficiente lo que tienen. Allá son sociedades en crisis, mientras que acá somos sociedades que avanzan, donde la gente cada vez tiene más poder”.

El secreto está en la educación

Este poder del que habla Ocampo tiene nombre propio: educación, donde Brasil y Chile son ejemplo en Latinoamérica. En Brasil la población en educación superior aumentó 136 % entre 2000 y 2010, mientras que en Chile creció 120 %, según cifras de la Unesco. En Colombia y Uruguay la cifra fue cercana al 79 % y en México, 45 %.

Los países que mayor crecimiento han logrado en este campo tienen un elemento común: la protesta. La cohesión que mostró la sociedad brasileña marcó un hito y también la imborrable cara de la clase media chilena en busca de una mejor educación para todos.

Camila Vallejo, de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, radica uno de los puntos que Ocampo señala como determinante del cambio: “Si estos nuevos líderes no aspiran al poder político van a tener que depender de los movimientos que ellos mismos rechazan”, explica.

Es imposible no pensar en una nueva administración del poder

“Tienen que intentarlo. Esa es la forma en que cambian las sociedades”. En su opinión, el mayor reto para esta clase media en Latinoamérica que se está educando será romper con el elitismo.

Cargamos como continente el lastre de una sociedad de castas que, en unos países más que en otros, se mantiene desde la Colonia. “Estados Unidos, pese a todas las disparidades, tiene un trato entre la gente que es más igualitario. En Latinoamérica seguimos teniendo estructuras que son esencialmente elitistas”.

Vea tambien: ¿Qué es la Primera Línea y por qué es clave en las movilizaciones sociales?

Para Ocampo, las sociedades más eficientes tendrán que ser mucho más permeables y la movilidad social será una de las herramientas más importantes para el desarrollo social y el desmonte de la desigualdad.

“La clase media en Latinoamérica está exigiendo un mayor espacio, más movilidad, y las nuevas generaciones están buscando formas distintas de participar en política. Hasta ahora el denominador común de la protesta ha sido la calle, pero en el futuro tendrá que ser en las urnas”, asegura.

También le puede interesar: ¿Qué es la Primera Línea y por qué es clave en las movilizaciones sociales?

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
04 / 2021
Advertisement

Send this to a friend