SUSCRIBIRME
INICIO//Tendencias//La lucha entre los jóvenes y el idioma, ¿quién es el más fuerte?

La lucha entre los jóvenes y el idioma, ¿quién es el más fuerte?

Mensajes donde las h, k, c o s se usan al antojo de los jóvenes con palabras soeces y mal escritas es la preocupación de muchos puristas de la lengua. Tema de debate al finalizar el año Rufino José Cuervo.

Mensajes donde las h, k, c o s se usan al antojo de los jóvenes con palabras soeces y mal escritas es la preocupación de muchos puristas de la lengua. Tema de debate al finalizar el año Rufino José Cuervo.

No solo los puristas de la lengua, sino cualquiera que viva de las palabras como maestros de español, literatos, periodistas o alguien respetuoso de la gramática, critican, se asombran y hasta convulsionan cada vez que leen comentarios escritos por jóvenes, especialmente en redes sociales, donde las “h”, las “k”, “c” y “s” aparecen al antojo de quien escribe lejos de las normas del castellano. ¿Qué pensaría Rufino José Cuervo, ese estudioso de la lengua que llegó a escribir un diccionario de ocho tomos con 8 mil páginas, sobre este uso derivado de la tecnología y, claro, de la juventud?
Seguramente, nada. No se rasgaría las vestiduras ante la violación de las normas gramaticales, sino probablemente, disfrutaría del estudio de estas tendencias, pues bien es conocido su debate constante contra la inflexibilidad de la Real Academia de la Lengua, debido a que no creía en fórmulas inmutables para el lenguaje y por esa razón, no confiaba completamente en sus diccionarios.

Para despedir a Cuervo

El 2011 fue un año dedicado a este científico de la lengua, tan reconocido por intelectuales de la época como sabio, y cuya obra y su trascendencia es hoy objeto de estudio y seguimiento por otros tantos. Para el cierre de esta celebración, los “cuervólogos” más reconocidos del mundo se reunieron en Bogotá 10 y 11 de abril para hablar de asuntos como sus cartas, sus investigaciones y este de la lengua, la juventud y las tecnologías.
Sobre al asunto, dos expertos: José Moreno de Alba, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y Genoveva Iriarte, directora del Instituto Caro y Cuervo, discutieron con los asistentes, muchos profesores de español aterrorizados con la jerga de sus estudiantes, cada vez más soez y menos legible. (Sus respuestas no son transcripción exacta de la conferencia).

¿Cómo enfrenta la academia los desafíos frente a la terminología que trae la tecnología?

Los hispanohablantes nos preocupamos demasiado por los extranjerismos, queremos ser puristas. Los angloparlantes, por ejemplo, no cuestionan tantas de sus palabras nacidas del latín. Personalmente creo que no hay necesidad de preocuparse por ese tema, porque el español goza de buena salud. Lo que vienen haciendo las academias al respecto es decidir rápidamente un término, para no permitir variedad de acepciones, sin importar si la palabra viene del inglés o del francés. Lo más importante es la unidad de una lengua, no tanto su pureza, pues la unidad la hace más fuerte.

Vea tambien: ¿Se puede combatir el cáncer y la depresión con los probióticos?

¿Cómo enfrentar ese lenguaje de los jóvenes que a través de nuevas tecnologías o en su uso diario se ha vuelto soez y sin normas?

No es nada grave, al contrario, es muy saludable. Es normal y siempre lo ha sido, que exista una manera de hablar propia de distintos grupos, como los jóvenes o hasta los delincuentes. Lo que sí me parece importante es que gracias a los celulares, twitter o correos electrónicos los jóvenes se están comunicando, se están hablando. Unos años atrás esto no sucedía, porque ni siquiera se hablaban, la comunicación era muy limitada. Algunos periodistas en México me preguntaban si la escuela debería incluir en sus clases enseñanza sobre esta novedad de la lengua. De ninguna manera, si son los jóvenes quienes deben enseñarles a los maestros como chatear; eso no se enseña en la escuela, los jóvenes lo saben.

Pero lo que sí es importante decirles, y es el papel de la educación, es que la sociedad impone unas normas, porque se trata de una especie de club en el que uno debe cumplir reglas para vivir armoniosamente; entonces, en la sociedad se ha establecido que uno se comunique de determinada manera para hacerse entender y si ese joven, además de su chat, no aprende a usar el español, el día de mañana, cuando le pidan que escriba por qué desea trabajar en una empresa, seguramente no va a obtener el empleo si está redactado con mala ortografía y de manera ilegible.
Es importante que la escuela respete esta manera de comunicación de los jóvenes. Pero, por ejemplo, sí es importante, como antes se enseñaba en el colegio a escribir cartas, que ahora se haga para redactar correos electrónicos, pues es un medio usado por todos para comunicarnos y hay que hacerse entender. La manera como se escribe un correo retrata el intelecto de quien lo escribe.

Y sobre el espanglish, ¿qué piensa la Academia?

El espanglish es una novedad, no una lengua. No hay una región, un país en el que se hable este idioma. Eso nació de un mexicano de la Universidad de Nueva Inglaterra que tradujo un aparte de El Quijote de esta manera, pero lo que existe es el inglés, el español y la manera como han adoptado palabras quienes viven en una cultura donde se hablan los dos. No es una lengua criolla. Todo es un experimento, como los que dicen la “marketa” por el supermercado o la “trocka” por camión.

Vea tambien: Las abejas se mudan a Bogotá: así son los primeros apiarios urbanos profesionales

Más información sobre el evento

Imagen de apertura tomada del blog «Solo los buenos jóvenes mueren».

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Abril
10 / 2012


Send this to a friend