SUSCRIBIRME

Amores virtuales: ¿felices los cuatro?

Facebook, Instagram y Tinder son el escenario ideal para amores virtuales. ¿Qué tan cierto y duradero puede llegar a ser el amor desde este tipo de atmósfera virtual?

Foto: Dainis Graveris on Unsplash

Facebook, Instagram y Tinder son el escenario ideal para amores virtuales. ¿Qué tan cierto y duradero puede llegar a ser el amor desde este tipo de atmósfera virtual?

La palabra precisa sería asombro al escuchar que tengo amores virtuales. Podía escuchar los detalles de una historia que a mi concepto era completamente absurda, fuera de alguna lógica que diera sentido al relato romanticón sacado de cuento de cine.

De cómo un ex se había enamorado profundamente (literalmente fueron estas palabras) de una mujer extranjera que había conocido a través de Facebook en pocos meses. Son esos momentos en los que prefiero asumir que sí, en efecto hay cosas en las que funciona tener mente abierta y comprender dinámicas interpersonales muy de la época, pero, ¿cómo es posible enamorarse de alguien sin siquiera tocarlo y en tan poco tiempo?

Habría sido la primera vez que vería el maravilloso poder que han de tener redes virtuales como Facebook, Instagram y Tinder para este tipo de asuntos.

La verdad de los amores virtuales

 

Para comprenderlo fue necesario regresar algunos añitos atrás. La época donde el argumento del cortejo era consecuencia del primer gusto físico que hoy día se reemplaza por una buena fotografía.

Un poco más atrás cuando en casas de familia las parejas se formaban por conveniencias e incluso allí, el contacto físico inicial y la esencia misma en las vivencias de la pareja eran fundamento para entablar algún tipo de compromiso emocional.

La verdad, como premisa que declara el inicio de un contacto sincero entre dos personas, una forma de encontrar en el otro lo que en cada cuál significa destino incierto en cuestión de relaciones sentimentales pero aún así, esas experiencias físicas comprometen el sentir dentro de la relación.

Y la pregunta es entonces, ¿qué tipo de verdades encontramos al entablar una relación virtual? Si es la experiencia física quien nos brinda en gran medida parte de lo que es cada persona, ¿qué muestro entonces cuando me relaciono emocionalmente a través de Internet?

La facilidad con que nos comunicamos hoy permite decir cualquier cosa que se piense y se sienta a través de redes como estas. Internet ha brindado múltiples beneficios que hacen de sus interacciones una especie de máquina del tiempo en la que estando aquí o allá, en cualquier lugar del mundo existe la posibilidad del lenguaje.

Ahora bien, la facilidad de comunicarse sin salir de casa justo frente a un ordenador y con horas de ocio para compartir con alguien que está “del otro lado”, tal vez sea la manera más sencilla de quemar tiempo y aprovechar para tener una conversación con personas que pueden llamar la atención.

Porque lo virtual también es real

Rocío Hernández, psicóloga directora de AsBuenaVida, opina al respecto: “Los espacios en donde se generaban los contactos sociales, es decir en donde existía la posibilidad de conocer personas, se han ido reduciendo notablemente, como las fiestas familiares en donde se tenía oportunidad de conocer a los amigos de los hermanos o hermanas, primos, padres etc. Al reducirse y prácticamente desaparecer esos espacios físicos y sociales de encuentro han surgido en su reemplazo los encuentros en el espacio virtual en busca de lo mismo, conocer gente nueva, generar posibles relaciones bien sea amistad, laborales, noviazgo etc.”

 

Redes sociales como Facebook, Instagram y Tinder han sido fenómeno de discursos y libertad de opiniones. Ahora resultan ser parte del grupo de páginas en las que se forman relaciones siendo la competencia y sin quererlo (porque este no es su fin inicial) por la variedad de perfiles que se muestran ya sea en los amigos de Facebook o en los seguidores de Instagram, que puedan llamar la atención entre sus usuarios.

Vea tambien: Buk, la plataforma tecnológica que le permite trabajar desde donde sea

Casos como estos hay muchos. No fue solo el cuento rosa sobre mi ex, sino de tantos que como él, han sabido encontrar nuevas formas de interactuar emocionalmente por medio de estas redes, que no me iban sonando a historias rosa trilladas, sino a un rosa coherente y encantador. Curioso.

De amores virtuales, al amor verdadero

 

Edwin Vargas, diseñador, es una de estas historias. Fue hace tres años cuando conoció a Lila, su esposa. La interacción empezó a raíz de la curiosidad que tuvo él por Twitter y creó su cuenta. Al comienzo era el trato normal: comento lo que pienso, digo mucho en poco espacio a la hora y el día en que me plazca. 

Twitter crea cierta habilidad por decir cosas que tengan lógica y puedan llegar a interesar a otros, de lo contrario no hay interacción, no seguidores. Así que empezó a twittear siguiendo variedad de cuentas y en esas, encontró la de Lila.

“En un principio cuando llegué a su cuenta me llamaron la atención los comentarios que hacía. Era graciosa, irónica, inteligente. Aunque no lo puedo negar, su foto era ganadora”, comenta Edwin.

Al cabo de un tiempo, ambos empezaron a interactuar en la red social únicamente a través de sus comentarios. Fue inevitable no seguir conversando y todo iba surgiendo por pasos: primero por tweets, luego mensajes directos (mensajes que solo pueden ser vistos a privacidad de cada usuario), Messenger, Skype y finalmente un encuentro personal.

Proceso que duró aproximadamente 8 meses en los cuáles la pareja quiso conocerse virtualmente antes de verse. Y cuando llegó ese día, la sensación fue única: “Recuerdo el día en que vi por primera vez a Lila. Estaba en el aeropuerto y alrededor había mucha gente. Todos parecían verse en una especie de tonos blancos y negros y ella estaba ahí, como una luz, era lo único que iluminaba mi vista hacia delante. Nos acercamos y la besé, fue maravilloso, natural”, comenta Edwin.

El amor está en la mente

 

En este caso particular, dos personas se conocen a través de un medio virtual y su interés inicial es absolutamente mental. La compatibilidad de pensamientos se manifiesta a través de comentarios que representan de alguna manera, parte de la personalidad de cada uno.

Así como la “foto ganadora” que dio pie para tener un gusto inicial, un gusto físico simbólico porque no era concretamente real. Fue el hecho de compartir un diálogo a distancia, sin necesidad de dar explicaciones ni pretender ser alguien que no existe lo que les llevó a ser hoy lo que son, una pareja excepcional.

“Conocerse por este tipo de redes sociales puede verse como una mejor manera de relacionarse con otras personas. Si antes no contabas con pasaporte, visado, dinero, etc., no existía la posibilidad de conocer a alguien del otro lado del planeta, ahora con un “clic”, lo tienes a mano.

Me refiero a la facilidad tecnológica, en todos los casos no sucede que se conozcan mejor como personas, todo depende”, opina Rocío Hernández, quien asegura que redes como Facebook Instagram son medios que podrían funcionar “como puntos de encuentro”.

Relaciones como la de Lila y Edwin son casos exitosos de interacción virtual. Por supuesto, esto se debe en gran medida al hecho de que fue una relación llevada por pasos y siendo precavidos frente a cualquier tipo de inseguridad. Y lo principal, luego del contacto directo, es llegar a un contacto personal y no basado esencialmente en las redes, pues de lo contrario podría decaer la verdadera sustancia de una relación sana.

Vea tambien: Davivienda, un banco a la vanguardia digital en Colombia

Ya no hay tiempo ni para amar

 

La doctora Rocío Hernández aclara las siguientes inquietudes que para muchos sobre los amores virtuales:

En personas que interactúan constantemente de forma emocional por estos medios, ¿habría algún perfil psicológico que los represente?

Generalmente se trata de personas que son expuestos al rechazo y a través de internet se recrea una versión de persona que se considera aceptada, tanto físicamente como socialmente. No se muestra aquello que podría ser rechazado como estados de mal genio por ejemplo o una convivencia exigente.

En algunos casos una sexualidad que no se manifiesta abiertamente, solo cuando se protege a través de poderse desvincular rápidamente en caso de no aceptación, ya que solo sería dar en la tecla de “desconectado” o “borrar”. Igualmente se ha visto que lo utilizan quienes se encuentran en relaciones de pareja (bien puedan tranquilas o insatisfechas) y desean establecer otra relación sin mayores riesgos a través de una red social.

¿Cómo están cambiando las relaciones interpersonales a través de las redes sociales?

 

Hoy día sucede algo que no sucedía en la época de nuestros abuelos, bisabuelos y algunos padres ya mayores y es que ellos tenían relaciones sociales reales, regulares, buenas o malas. Las personas se contactaban en la plaza del pueblo, en la iglesia, en la fiesta familiar, en el sepelio de un vecino , amigo o conocido y se relacionaban, es decir se podían ver, escuchar, hablar, discutir, pelear, alegrarse, bailar, llorar, etc. En aquellas épocas podían verse a los ojos, sentir el buen olor o el mal olor, escuchar el susurro de una frase bonita o un grito y sentirlo, eso equivalía a sentirse vivo y visto.

Actualmente se ha impuesto el valor del tiempo al valor del encuentro. Llevamos una vida atareada en donde ya no hay tiempo para hablar, escuchar, mirar. Esto se ha suplido por la velocidad del encuentro a través de aparatos electrónicos. Sin embargo, la insatisfacción llega a niveles nunca vistos, porque a pesar del último modelo de blackberry o celular, el te quiero por PIN no reemplaza el sentir del te quiero personal.

¿Cómo podría manejarse el tema de riesgos en este tipo de relaciones tipo virtual?

 

No es nuevo para nadie que en los amores virtuales los riesgos son todos. Una pista muy sencilla pero que la gente le gusta obviar es cuando la persona aparece tal cual la has soñado…es sencillamente perfecta. Como sabemos, no existe nada ni nadie perfecto, pero a veces preferimos obviar muchas pistas de riesgos, solo por escuchar aquello que “necesitamos escuchar”.

También le puede interesar: ¿Cómo saber de dónde sale el amor y si es verdadero?

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
28 / 2021

Send this to a friend