“La violencia es el arma de los débiles”, dice el líder espiritual de Kriya Yoga

El actual líder espiritual del kriya yoga visitó Colombia no solo para dar un curso sobre esta técnica, sino también para meditar por la paz del país. Diners conversó en exclusiva con él.
 
“La violencia es el arma de los débiles”, dice el líder espiritual de Kriya Yoga
Foto: Archivo Particular
POR: 
Sandra Martínez

En una habitación con paredes crema, ventanales grandes y sofás revestidos de cuero aparece un monje vestido con un traje naranja encendido, medias del mismo tono, sandalias de cuero y una barba poblada. Es de baja estatura y sonríe sin parar. Su nombre es Paramahansa Prajñanananda. Nació en Odisha, India, hace 56 años y desde hace 21 se dedica a viajar por el mundo para instruir a los que quieran aprender el kriya, una técnica ancestral de yoga.

Su vida cambió radicalmente en 1980 cuando estudiaba economía en la universidad y conoció a su maestro, Paramahansa Hariharinanda. Él le enseñó dicho método para el desarrollo de cuerpo, mente e intelecto. Luego lo eligió para ser su sucesor espiritual. “Conocí a mi maestro cuando era un estudiante universitario, tenía veintitantos años, pero yo era muy espiritual desde la niñez y andaba buscando a alguien que me pudiera guiar y ayudar. Ya había estado en los Himalayas, había conocido muchos maestros, pero desde mi corazón no sentía satisfacción. Recuerdo que un diciembre lo encontré en la misma ciudad en la que estaba estudiando. La primera reunión fue muy interesante. Yo no lo acepté del todo, me tomé un tiempo, lo observé mucho. No soy un creyente a ciegas. Al igual que uno cuenta el dinero, quería ver que la persona que iba a aceptar era real. Luego lo acepté y actualmente es la mejor persona en mi vida”, cuenta con tranquilidad.

Prajñanananda no solo estudió economía, sino que la enseñó durante muchos años, antes de emprender su camino espiritual, pero nunca sintió que estaba perdiendo algo. “Mira, no es tanto abandonar algo, es unirlo, yoga significa unión. Y si uno, en un sentido profundo, examina la economía, se da cuenta de que tiene un significado espiritual –aunque la economía moderna parece ser que no se está dirigiendo en el sentido correcto–. Te pongo un ejemplo, un principio muy sencillo de la economía es que nuestros recursos son limitados, pero nuestros deseos son ilimitados. Entonces, si utilizamos los recursos limitados y disciplinamos nuestros deseos, podemos brindar más confort y felicidad a la humanidad. Pero lo que estamos haciendo es destruir impunemente los recursos y explotar nuestros deseos. ¡Esto es un proceder equivocado!”, dice con total seguridad.

A Colombia no venía desde hace ocho años y asegura que sintió la necesidad de volver, porque es un país en el que se siente como en casa. Con Diners conversó sobre el kriya y el propósito de su visita.

[diners1]

kriyayoga2_600x769

Ilustración: Samuel Castaño
[/diners1]

Ustedes afirman que el kriya es el mejor tipo de yoga. ¿Por qué? ¿Qué lo diferencia de los otros?
Es la técnica más antigua de meditación. Cuando no existía ningún otro yoga, ninguna otra práctica espiritual, la gente hacía kriya. Esto les proporcionaba un desarrollo integral, tanto físico como espiritual (…) Luego, con el tiempo, fueron surgiendo distintos sistemas de yoga: para los que buscaban tener flexibilidad corporal nació el hatha yoga y para quienes buscaban un crecimiento intelectual surgió el raya yoga.

El kriya se introdujo en Occidente en los años veinte y según tengo entendido se necesita de un trabajo arduo para practicarlo…
Esta técnica llegó a Occidente en 1920 por uno de nuestros maestros, Paramahansa Yogananda. Su libro Autobiografía de un yogui sigue siendo hasta hoy un best seller que ha llevado a millones por el camino espiritual. Si alguien quiere practicarlo, lo primero que tiene que tener es el deseo de hacerlo. Luego debe buscar un maestro. Solo necesita tres días para aprender la técnica. Después se puede practicar en la casa. No se trata de un sistema complicado ni elaborado, hay una técnica muy sencilla de respiración y dos ejercicios de columna para mantener al cerebro y la columna saludables y activas.

¿Se aprende solo de un maestro?
Es cierto, no se puede aprender de cualquiera, ni de un libro o de la televisión. Lo que sucede es que como se trata de una meditación más internalizada, tiene que enfocarse en los centros de energía del cuerpo, hay que ver una luz, escuchar un sonido divino, que es constante, y esto se puede aprender solamente de un yogui avanzado.

Ustedes afirman que Jesucristo practicó esta técnica. Me gustaría saber en qué se basan para hacer esta afirmación…
Nunca hemos dicho que Jesús practicó kriya. Pero sus enseñanzas son muy cercanas a lo que nosotros enseñamos y practicamos. Te voy a poner un ejemplo muy sencillo: Jesús dijo: “Dios es espíritu”. La adoración de Dios debe darse a través del espíritu y la verdad. En latín esa palabra tiene muchos significados, como alcohol, hostia, fantasma, mente. Un significado es respiración, es decir, Dios respira a través de nosotros. Amamos a Dios a través de la respiración.

Actualmente, en el mundo occidental han surgido otras prácticas de yoga, como el hot yoga o las que se realizan con música popular. ¿Qué opinión tiene frente a estas adaptaciones?
En cualquiera de los casos, la gente está practicando algo bueno, por lo menos para su salud física, les da más alegría. No tengo nada que decir en contra de esto. Todas son buenas (…) El verdadero yogui manifiesta amor por cada una de las cosas que están vivas, porque todo es creación de Dios y tenemos que preservarlo y protegerlo.

[diners1]

kriyayoga3_500x695

Ilustración: Samuel Castaño

[/diners1]

Vivimos en un mundo muy turbulento, pero ustedes creen que la conciencia de la humanidad ha cambiado en un sentido positivo. Explíqueme un poco más esta idea…
Cuando uno tiene ropa sucia la lava, le echa agua y jabón, pero primero sale toda la mugre. En toda la creación hay un crecimiento en la conciencia humana, la gente es más sensible, es más consciente de lo que pasa, a pesar de que en algunos lugares haya guerra, terrorismo. Estos son síntomas de una mente enferma, pero al mismo tiempo, en la totalidad de la creación, cada vez los seres humanos son más positivos y están tratando de generar y llevar más felicidad, salud y paz.

¿Es la primera vez que viene al país?
No, vine por primera vez en 1998 y la última vez que estuve fue hace ocho años. Desde mi primera visita me enamoré de este lugar, de su naturaleza, del amor de la gente, me siento como si estuviera en la India. No hay duda de que este país ha pasado por muchas dificultades, pero soy totalmente optimista de que va a ver un cambio político, económico y social que permitirá más prosperidad. Con este grupo de gente he meditado por la paz de Colombia.

¿Qué consejos les daría a los colombianos en este momento tan crucial por el que estamos atravesando?
Vengo del país de Gandhi, Buda y Krishna, todos practicamos yoga y el mensaje común es la no violencia y la paz. La violencia es el arma de los débiles, y la paz y el amor son el arma de los fuertes. Para generar armonía necesitamos más solidaridad y más energía positiva en el pensamiento de la gente. Debemos trabajar de manera constructiva. En medio siglo todos estos problemas han ocasionado más pérdidas que ganancias. Pero hay que aprender de estos errores, debemos rectificar. Quienes están promoviendo la violencia deben cambiar de actitud y nosotros también debemos adoptar medidas positivas y rectificar los errores cometidos.

¿Cómo puede ayudar la meditación en un escenario del posconflicto?
La meditación produce una mente estable, retira la inquietud. Así que con una mente fuerte y estable nosotros podemos trabajar y lograr el éxito en cualquier campo, ya sea social, económico, político o espiritual. Necesitamos tener mentes saludables y la meditación ayuda a eso.

Para tener en cuenta
En Bogotá se encuentra un centro de kriya que cada cierto tiempo dicta cursos a las personas interesadas en aprender esta técnica con un maestro autorizado. El retiro dura tres días y tiene un valor de $ 350.000. El primer día hay una conferencia en la que se explica el concepto de la técnica. El segundo día se realiza la ceremonia de iniciación y luego se efectúan mínimo tres meditaciones guiadas. Una vez terminado el programa, se recomienda que la persona practique diariamente dos veces esta técnica.

Natasha Rascovsky es una profesora de yoga que hace seis años aprendió kriya. “La meditación no era algo que se me diera fácil, resultaba complicado. Debo reconocer que tenía mucha expectativa con esta técnica, pero el primer día no pasó nada. Se necesita práctica y disciplina”, explica y continúa: “Está compuesta por siete ejercicios, muy quietos, que involucran los sentidos. Te conecta con el absoluto, con los demás para realmente ser, para entender y aceptar”, asegura.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
noviembre
25 / 2016