SUSCRIBIRME

¿Qué son los antihéroes y por qué están de moda?

El expectante estreno del Escuadrón Suicida revela una cierta fascinación del público por personajes oscuros. ¿A qué se debe?

El expectante estreno del Escuadrón Suicida revela una cierta fascinación del público por personajes oscuros. ¿A qué se debe?

El próximo 4 de agosto se estrena en Colombia Escuadrón Suicida, una de las películas más esperadas de DC Comics. La trama habla sobre cómo un grupo de villanos encarcelados es reunido para enfrentar un poderoso enemigo: The Joker, interpretado por Jared Leto. Aparte del cartel de lujo, en el que participan además Will Smith, Cara Delevingne, Margot Robbie y Viola Davis entre otros, la película seduce porque tiene un componente que desde hace un tiempo se va haciendo más popular: los “malos” son los nuevos buenos.

Deadpool, Hancock, The Comedian, Rorschach, Daredevil y muchos más son algunos de los personajes que se han llevado a la pantalla grande y que representan una forma poco ortodoxa de hacer justicia. Pese a que son violentos, despiadados y egoístas, contrario al concepto tradicional de superhéroe, donde las virtudes brillan sobre defectos casi inexistentes, igual despiertan la empatía que genera el héroe en el público.

Izibene Oñedarra, productora y creadora de películas de animación, publicó un texto titulado Análisis de figuras antiheroicas y sus modos de representación en el arte contemporáneo, y define al antihéroe como “una figura que transgrede las fronteras establecidas y las normas sociales temidas por el orden social construido. Tiende a ser excluido de la sociedad y representa la negatividad y el valor diferencial”.

Aunque haya un consenso general acerca de algunas nociones sobre el antihéroe, no todos son fotograma de la misma cinta. Si bien los antihéroes que hemos mencionado tienen en común una naturaleza oscura, hay otros que son por demás, ingenuos, desacertados y nobles. Tal es el caso del Quijote de La Mancha.

Vea tambien: Libros románticos, juveniles y nacionales: nuestros recomendados para agosto

Su carácter infantil, investido con nociones de valiente hidalgo que pelea contra gigantes disfrazados de molinos, lo convierten en un héroe si se quiere torpe, adjetivo que no combina con el significado tradicional de héroe. “El Quijote es el primer antihéroe de la literatura”, declaró en el VII Congreso de la Lengua Española, celebrado en San Juan, Puerto Rico, Jean Marie Gustave Le Clézio, Premio Nobel de Literatura.

Pero volvamos al antihéroe calculador que raya en lo malvado, cuya perversidad luce justificable y lleva al espectador a decir: Es un malo con razones y, sin saber claramente por qué, le hace fuerza para que todo le salga bien, algo así como lo que ocurre con Walter White, de Breaking Bad o Tony Soprano, de Los Soprano.

El escritor y psicólogo clínico César Landaeta, intenta explicar por qué nos gustan los antihéroes, “lo que sucede es que esta clase de individuos producen lo que se llama: Satisfacción vicaria (satisfacción a través de terceros). Si tenemos problemas emocionales, seremos unos delincuentes o asesinos; pero si somos normalitos, como casi todo el mundo, algo de lo perverso que tiene un Tony Soprano nos hipnotiza y nos complace. La satisfacción vicaria permite un acto catártico que nos alivia la tensión», le dijo a la Cadena Ser, de España.

Dejando a un lado el semblante aspiracional por el cual nos interesan los antihéroes, otra de las razones que alimentan ese aprecio es la cercanía que generan. Son personajes que de entrada se muestran vulnerables-no como Superman, por ejemplo, que con el tiempo se descubre que por fin es débil ante algo, en su caso, la kriptonita-. “El 99% de los antihéroes sufre por algo, le duele algo, tiene un sufrimiento interior que nunca termina, entonces, si bien está haciendo lo que quiere, igual sigue solo, triste, no encuentran el amor o lo que sea”, explica Juan Andrés Rendón, libretista de En la boca del Lobo, la serie que está próxima a estrenarse en RCN.

Vea tambien: La mentoría, una ruta para crecer en compañía

Incluso, Rendón adelanta que el protagonista de la serie es un antihéroe. “Él justifica su trabajo con el Cartel de Cali para matar a Pablo Escobar. Matar es un delito, pero como Pablo Escobar es un enemigo que atenta contra el Estado, él defiende sus acciones, por eso es un antihéroe”, y añade que aunque el personaje está basado en uno real, a la hora de crear al protagonista de ficción, surgieron inconvenientes, “tenía una personalidad gris, era un bueno que hacía cosas malas, pero debíamos convencer que la ambigüedad es propia del ser humano. Nosotros hacemos cosas buenas y malas”, finaliza.

Seguramente la fiebre por los antihéores, que posicionó a Deadpool como una de las más taquilleras de la historia gracias al recaudo de 120 millones de euros durante el fin de semana de estreno, se intensificará luego del Escuadrón Suicida, o tal vez suceda lo mismo que con el Guasón que interpretó Heath Ledger en “Batman, el caballero de la noche”, que generó una extraña sensación de entendimiento, aunque para eso habría que responder otra pregunta: ¿Por qué nos gustan los villanos?

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Julio
29 / 2016

Send this to a friend