Claves para una vida saludable y feliz

Llegar a la edad adulta con calidad está lejos del bótox y las cirugías. Expertos explican cuáles son las fuentes para cumplir años con vitalidad.
 
Claves para una vida saludable y feliz
Foto: /
POR: 
Juliana Rojas

La reconocida actriz de Hollywood Cameron Diaz tiene 43 años y reconoce, abiertamente, que le han preguntado frente a las cámaras si tiene temor ante el inminente fin de su carrera, porque ya no luce como de 25 años. “Y mi respuesta ante los periodistas es que mi edad es un regalo. La belleza no es algo con lo que naces, la belleza es algo que crece dentro de ti”, asegura en el prólogo de su más reciente libro Longevity Book (El libro de la longevidad: la ciencia de la edad, la biología de la fuerza y el privilegio del tiempo).

Diaz decidió afrontar dignamente el paso de los años sin miedo a las canas y a las arrugas. Y asegura que esto le es posible al tener la información sobre cómo vivir más tiempo y con mayor vitalidad, especialmente en un mundo como el del entretenimiento, donde parece una obligación encontrar la fuente de la eterna juventud. “Ya no volveré a ser una niña de 21 años y estoy bien con eso. Ahora soy una persona mejor y más fuerte. Estoy feliz y agradecida por la vida que he tenido, por las lecciones que he aprendido […] No podemos concentrarnos en lo que vemos en el espejo porque es peligroso. Vivimos en una sociedad basada en lo superficial”. Este precepto se refleja en la actitud que muchos asumen frente al paso del tiempo. Un estudio reciente realizado por una firma de productos cosméticos, a 6.000 mujeres en todos los continentes, reveló que una de cada cuatro no celebra su cumpleaños por temor a que los demás cuenten las velas en el pastel, mientras que una de cada diez cambia su edad cuando empieza a salir con alguien.

[diners1]

vejez2_600x800

La actriz Cameron Diaz acaba de publicar un libro en el que habla sobre cómo vivir mejor

[/diners1]

No hay que preocuparse frente a la llamada crisis de la mediana edad, dice la actriz, sino celebrar el momento con la felicidad que da la experiencia. Al cruzar los 40 años, tanto hombres como mujeres suelen cuestionarse sobre sus objetivos de vida y sus sueños no realizados de juventud. Esa reciente teoría de que los 30 son los nuevos 20, los 40 son los nuevos 30 y así sucesivamente, es más cierta que nunca debido al aumento de la expectativa de vida. Pero estar en buenas condiciones físicas y emocionales depende de los cuidados y la actitud con la que se enfrentan los cambios.

Aunque los expertos coinciden en que, definitivamente, la edad trae consigo un deterioro físico que es inevitable, más que acudir al bótox o a las cirugías, existen claves para disfrutar de salud y longevidad. Actualmente, una persona puede vivir 20 años más después de alcanzar su jubilación y planear cuanto antes la vida para llegar a ese momento con productividad, hace la diferencia. “La época en la que solo vivías y trabajabas para educar a tus hijos, para retirarte literal y metafóricamente a descansar, ha pasado definitivamente a ser historia. Hoy en día, los padres cuyos hijos han abandonado el nido se enfrentan al problema de cómo llenar el vacío que se abre ante sus largas vidas”, dice el doctor Rudi Westendorp, autor del libro Cumplir años sin hacerse viejo que acaba de lanzarse en Colombia.

ACTITUD ANTE LOS CAMBIOS
Son varios aspectos los que interfieren. El primero de ellos, la actitud ante los cambios. Susan Krauss Whitbourne, doctora en Psicología y Ciencias del Cerebro de la Universidad de Massachusetts, en Estados Unidos, propone algunas maneras de crear un camino exitoso pasada la mediana edad, en su texto publicado en la revista especializada Psychology Today.
Lo primero es ser positivos. Asegura que una buena actitud acerca del proceso de envejecimiento ayuda a vivir más. En segundo lugar está el no rotularse como viejo, achacar sus equivocaciones al proceso ni atemorizarse por planear su futuro. “El hecho de que sea positivo acerca del paso de los años, no quiere decir que no confronte la realidad. Cuídese”, afirma Whitbourne. Y por último, destaca el uso de las tecnologías emergentes. “Si se la pasa diciendo que está demasiado viejo para lo nuevo, le costará asumir los cambios”.

[diners1]

vejez3_600x300

Adaptarse a los avances tecnológicos es importante para sentirse actualizados

[/diners1]

EJERCICIO Y BUENA NUTRICIÓN: FUENTES DE JUVENTUD
“La inactividad enferma”, dice el doctor Rudi Westendorp. Y el cerebro hay que usarlo, porque de lo contrario, se pierde. “Cada vez hay más estudios científicos que refuerzan la tesis de que el movimiento ayuda a prevenir el deterioro del funcionamiento. Y estamos hablando de algo muy distinto a hacer crucigramas, rompecabezas o ejercicios intelectuales”.

La intensidad mínima de actividad física que se debe hacer diariamente para mantenerse saludable es de treinta minutos, tres veces por semana. Así lo explica el entrenador español Magín Méndez, instructor personal, licenciado en Ciencias de la Actividad Física. “Si su casa está cerca de un parque, salga a recorrerlo. O si tiene acceso fácil a una piscina, hay que lanzarse al agua. La edad no importa a la hora de empezar un deporte. He conocido mujeres de 50 años más activas que una adolescente de 18. Se puede empezar en cualquier momento”.

Es fundamental estirar los músculos para aumentar la flexibilidad y para evitar dolores crónicos. Conviene dedicar unos minutos al día para estirar los brazos, la cabeza, el cuello, las manos y las piernas. Cuidarse también incluye tomar agua a lo largo del día para hidratar la piel y refrigerar los órganos. Su consumo regula el funcionamiento adecuado de riñones, elimina toxinas, entre otros beneficios. También se recomienda dormir bien, para tener más energía al momento de empezar a hacer deporte; además de que le permite descansar al cerebro, afianzar los aprendizajes del día y renovarse para las funciones posteriores.

Otra de las claves, sin duda, es la alimentación. Claudia Cortés, miembro de la Asociación Colombiana de Nutrición Clínica, explica que se debe aumentar el consumo de alimentos que fortalezcan los sistemas muscular y óseo, pues son estos los que se ven más afectados con el paso de los años y de su estado depende la posibilidad de moverse y de ser independiente. Para esto, la principal recomendación consiste en incluir fuentes de proteínas, vitaminas D y C. Esto es especialmente apropiado para las mujeres antes, durante y después de la menopausia. En cuanto a las proteínas, los alimentos que más las contienen, de mayor a menor en su orden, son: huevo, carnes, lácteos y leguminosas –fríjol, lenteja, garbanzo–. Las vitaminas suelen suplementarse, así como el calcio. Esto depende de cada persona, su edad y alimentación. Así que debe hablarlo con su médico.

[diners1]

vejez5_600x300

Tome jugos para mantenerse hidratado

[/diners1]

Las cantidades en el consumo de alimentos también son un factor fundamental para mantener una dieta equilibrada y estar sanos a cualquier edad. La experta hace las siguientes recomendaciones:

1. Consumir alimentos de todos los grupos, leches y derivados, hortalizas y verduras, frutas, cereales y tubérculos, carnes, huevo y queso.

2. Leche: dos vasos al día, bajos en grasa, es decir, semidescremados pero enteros, si no hay intolerancia a la lactosa.

3. Dos porciones de verdura en el día: se recomienda mezclar cocinadas y crudas, de todos los colores, a lo largo de la semana, verdes, amarillas, anaranjadas, rojas, moradas y blancas.

4. Fruta: idealmente debe comerse entera más que en jugo, y con la cáscara, por la fibra. Con el paso de los años, la percepción de sed se pierde, entonces es necesario mantenerse hidratado. Por eso, no se recomienda dejar de beber jugos. Debe ponérseles poca cantidad de azúcar.

5. Harinas y tubérculos: 6 a 8 porciones pequeñas diarias. En estos están incluidas las papas, pastas, arroz. Por ejemplo: dos panes en el desayuno; arroz, papa y sopa al almuerzo; galletas en la tarde. Incluso, a los 30 años se llegan a consumir 10 alimentos diarios de este grupo, que dan el 50 % de las calorías diarias.

6. Carne, incluyendo queso: tres porciones en el día. En la vejez se debe comer proteína en el desayuno, el almuerzo y la comida, para que se recuperen los músculos. Nada de solo café o té y pan.

7. Grasas y azúcares: 3 o 4 al día, que incluye la grasa que usamos para cocción de alimentos que, recomendablemente, debe provenir de aceites vegetales como aderezo, y si no hay sobrepeso, margarina para untar. El azúcar, por ejemplo, puede ser un postre pequeño al almuerzo.

Dan Buettner, autor del libro The Blue Zones (Las zonas azules), que investigó la alimentación en las zonas del mundo donde más longeva es su población, sacó las siguientes conclusiones: coma verduras; fríjoles, que tienen mucha proteína y no tienen los efectos del consumo de carne roja; beba una o máximo dos copas de vino al día; consuma nueces, y coma hasta que esté un 80 % lleno, no hasta el exceso.

[diners1]

vejez4_600x300
La limpieza emocional, que permite desechar los sentimientos inútiles para dar paso a las emociones positivas, es fundamental para llevar una vida sana

[/diners1]


EL PODER DE LA “LIMPIEZA EMOCIONAL”

Pero mantenerse saludable y joven no solo quiere decir alimentarse bien, hacer ejercicio y tener buena actitud. Quizás el componente más importante es la higiene emocional, que permite desechar los sentimientos dañinos e inútiles para dar paso a las emociones positivas. Varios estudios han determinado que, sin duda, las enfermedades nacen de sentimientos negativos enquistados que no han sabido procesarse, como El gran diccionario de las dolencias y enfermedades, del psicoterapeuta Jacques Martel.

El doctor Juan Carlos Chaves, quien dentro de la medicina familiar se enfoca en la psiconeuroinmunología, asegura que el propósito de nuestra vida es ser felices y una de las formas para lograrlo consiste en expresar nuestras emociones; ser capaces de manifestar tristeza, rabia, alegría, dolor. “Debemos resolver los problemas lo más rápido posible, pues de no hacerlo, estas emociones se quedan guardadas en el cerebro y en el futuro se vuelven enfermedades. La gente feliz no se infarta, pero lastimosamente una de cada siete personas sufre de la incapacidad de manifestarse, a esto se le conoce como alexitimia”. Se ha comprobado que familias con ambiente armónico, de respeto y amor, tienen miembros con una vejez y muerte mucho más amables que quienes viven en ambientes dolorosos y hostiles.

Sin duda, el llamado para tener un proceso de maduración sano y feliz es encontrar el equilibrio: en la alimentación, la actividad física, la actitud frente al cambio y el manejo de las emociones. Envejecer no es opcional, pero cómo asumir los cambios y estar preparados sí lo es. La buena actitud no se considera la fuente de la eterna juventud, pero sí la de una vida sana, larga y productiva.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
mayo
11 / 2016