POR: Revista Diners

Repensar la ciudad

El Plan Maestro Ciudad CAN cambiará por completo el actual Centro Administrativo Nacional. El proyecto, además de reemplazar los ya obsoletos edificios de seis pisos que se construyeron hace 60 años, busca conectar la ciudad con la sabana de Bogotá a través de un gran corredor ambiental que una los cerros orientales, el parque Nacional, el río Arzobispo, la Universidad Nacional, el CAN, el parque Simón Bolívar, la alameda Jaboque y el parque La Florida.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Santiago Caicedo (@santiagocaicedo) el

El proceso de la convocatoria pública hizo una primera selección de seis firmas internacionales y a su vez solicitó a la Sociedad Colombiana de Arquitectos realizar otra convocatoria pública de firmas nacionales, de la que resultaron seleccionadas veinte.

Cada firma extranjera debía escoger una firma colombiana para trabajar en asocio. OMA, ganadora del concurso entre las internacionales, escogió a Lorenzo Castro y Julio Gómez, y así nació esta sociedad. En el proyecto del CAN trabaja la oficina de OMA de Nueva York que dirige el arquitecto japonés Shohei Shigematsu, quien ha participado en este proyecto de forma directa y de la mano de Koolhaas.

A diferencia de Bermúdez, que luce como un general al frente de sus tropas, Castro, que nació en 1963, se caracteriza por su bajo perfil y su aspecto más bien despreocupado. Tímido, no tiene pinta de jefe y mucho menos de cargar sobre sus hombros propuestas de arquitectura pública como la red de alamedas de Bogotá, la Plaza de los Caídos, en el CAN, o el edificio Argos en el campus de la universidad EAFIT, de Medellín.

Para consolidar el equipo fue fundamental entender que la comunicación no podía ser únicamente virtual. “El equipo de Gómez + Castro trabajó con nosotros en nuestra oficina de Nueva York durante el último mes antes de la presentación del concurso para que pudiéramos integrar completamente nuestras ideas. También tenemos planes de continuar trabajando con ellos en Bogotá una vez que el proyecto esté en marcha”, señala Shigematsu.

Gómez y Castro confrontaron y reafirmaron sus miradas sobre Bogotá de una manera diferente a través del prisma que les ofrecía OMA. “Creo que el éxito de la propuesta y la visión del proyecto sobre el CAN es que surge de un equipo que discutió de manera permanente con cada uno de los actores para consolidar un único Plan Maestro, en coordinación con la Empresa Nacional de Renovación Urbana Virgilio Barco Vargas”, señala Castro.

Por el conocimiento del lugar y la información a la que tenían acceso, Castro y Gómez elaboraron propuestas y alternativas de forma más rápida y concreta. OMA requería más tiempo para asimilar la información. “Las dos dinámicas se volvieron una ventaja, señala Castro, porque en el proceso algunas cosas que culturalmente eran obvias para nosotros, no resultaban tan obvias para ellos, lo que obligó a mirar con detenimiento las diversas alternativas”.

Como señala Julio Gómez, “OMA tiene una larga trayectoria en el desarrollo de planes maestros. Nuestro equipo se articuló rápidamente y aportó la sensibilidad derivada del contacto diario con el espacio de Bogotá y la sabana”.

Mirar a Bogotá

Para Herreros, Bogotá es una ciudad que fascina al viajero que esté dispuesto a sumergirse en sus contradicciones. “La negociación que realiza con la topografía; las diferentes ecologías que la constituyen; el clima y sus efectos; la acusada personalidad de cada barrio; la calidad de las arquitecturas de autor y la honestidad de aquellas producidas tan solo por la necesidad, pero no exentas del cariño puesto en lo que se hace… son ingredientes fascinantes.

Una fusión ambiciosa entre una naturaleza generosa y de fácil manipulación y los sistemas infraestructurales de gran escala puede ser el gran proyecto que haga de Bogotá un modelo mundial de manejo de ciudades complejas de escala intermedia”, dice. Por su parte, Shigematsu destaca la estructura geográfica que le dan los cerros de Bogotá y el río Bogotá a la ciudad. “Además, el transporte público es exitoso, ¡pero moverse en medio de la congestión de la ciudad no es tan agradable como su paisaje!”, señala.

INSCRIBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
septiembre
3 / 2015