SUSCRIBIRME
INICIO//Tendencias//"Me imagino haciendo este festival el resto de mi vida", Paola Turbay

"Me imagino haciendo este festival el resto de mi vida", Paola Turbay

Paola Turbay le contó a Diners cómo nació el Festival de Cine Independiente de Bogotá, IndieBo, que según ella podría ser el proyecto más importante de su vida.

Foto: María Elisa Duque

Paola Turbay le contó a Diners cómo nació el Festival de Cine Independiente de Bogotá, IndieBo, que según ella podría ser el proyecto más importante de su vida.

Publicado originalmente en Revista Diners de mayo 2015

Para Paola Turbay, el Festival de Cine Independiente de Bogotá, IndieBo, no se trata de un capricho ni de una causa noble a la que apoya y promueve con su imagen. Para ella, esto es una obsesión. Un proyecto de vida que comparte con su esposo, el publicista antioqueño Alejandro Estrada, y con Juan Carvajal, un cineasta caleño radicado en Nueva York. Su compromiso es tal que muchos se refieren a él como “el festival de Paola”. Sin embargo, se muestra pronta para aclarar que aunque es cofundadora y directora ejecutiva de este evento, el festival pertenece a todos.

“Soy una de las que lleva la batuta, pero no es mi festival. Quiero que todo el mundo se sienta parte de esto: la industria, los directores, los actores y el público. Es la única forma de garantizar que funcione y cumpla sus objetivos”, asegura la actriz mientras la maquillan para la sesión de fotos con la revista Diners. Alrededor suyo el equipo de producción ultima los detalles. Suben luces cinematográficas, pasan con cables, flashes y escaleras. La idea consiste en recrear el ambiente que se vive detrás de cámaras en una producción de cine, pues en esta nueva faceta, Paola no aparecerá en la pantalla, sino que actuará tras bambalinas.

Son las ocho de la mañana. Llegó puntual, y aunque está vestida de manera informal, con una camiseta blanca, pantalones sueltos negros y el pelo recogido en una cola, se ve elegante. Quizá son los tacones de gamuza azul o tal vez su simpatía y confianza en sí misma. Después de saludar, se sienta cómodamente, y como ella dice “empiezo a echar mi rollo”.

Recuerda que todo comenzó cuando la invitaron en 2013 a la primera edición de Colombian Film Festival en Nueva York, por su actuación en la comedia Mamá tómate la sopa, de Mario Ribero. Ella y su esposo quedaron impresionados con el montaje y con la historia de su fundador, Juan Carvajal, un experto y enamorado del cine, que tuvo la idea de hacer este evento –y esto parece parte de un guión de una película– tras despertarse del coma en el que se encontraba luego de ser atropellado por un carro en Manhattan.

El nacimiento

“La idea de organizar el festival de cine colombiano en Tribeca lo motivó para salir adelante”, cuenta Paola, que habla rápido, como tratando de incluir la mayor cantidad de información en el menor tiempo posible. “Nos entendimos muy bien y nos invitó a ser parte de la organización”.

El año pasado quisieron hacer un ciclo de cine colombiano en Bogotá con las películas ganadoras en el festival de Nueva York, como Jardín de amapolas, de Juan Carlos Melo; Las tetas de mi madre, de Carlos Zapata y Tierra en la lengua, de Rubén Mendoza. “Nos parecía importantísimo. Es fundamental que aprendamos a valorar el cine colombiano. Tristemente hay muchos que antes de ver una película nacional ya le dan palo, y cuando la ven, lo hacen con un ojo crítico, casi esperando encontrar sus fallas”, sentencia con un tono de desilusión.

turbay_

Vea tambien: Los siete eventos para no perderse en Bogoshorts, según su director


Sin embargo, esas películas se fueron estrenando individualmente en teatros, por lo que no lograron consolidarlas en un minifestival de cine colombiano. “Fue entonces cuando se nos ocurrió crear IndieBo, el Festival de Cine Independiente de Bogotá, y nos la jugamos a hacer el lanzamiento en septiembre del año pasado”.

Lea también: Colombian Film Festival, «Afuera se siente más el país»

Carvajal seleccionó producciones ganadoras de festivales internacionales como Sundance, Berlín y Tribeca. Películas como Frank, la comedia del director Leny Abrahamson, inspirada en la vida del músico Frank Sidebottom, y Starred Up, el drama de David Mackenzie, protagonizada por Jack O´Connell, “que no ha parado de recibir premios y nominaciones”, pudieron ser vistas por los bogotanos. En total, fueron nueve películas que no se habían estrenado en Latinoamérica.

La convocatoria fue un éxito y la boletería se agotó. Además de la calidad de la curaduría, aprovecharon para tener una nutrida agenda académica con invitados de la talla de Loren Hammonds, uno de los directores de programación del Festival de Tribeca y el argentino Darío Loperfido, director del Teatro Colón en Buenos Aires y uno de los fundadores de Bafici.

Paola resalta que hay un factor, quizá uno de los más importantes, que será el diferenciador con muchos de los otros festivales en el mundo. Este apunta a estar en diferentes lugares de la capital y generar un cambio en la cultura ciudadana a partir del cine. “Buscamos que este festival sea incluyente. Queremos llevárselo a la gente y no solo que la gente venga a los teatros. Esto es muy importante, porque sabemos que a través de la cultura, podemos elevar la participación que tiene el ciudadano dentro de su comunidad. El cine nos da referentes para ser más ambiciosos a la hora de soñar, de proyectarnos e imaginarnos cuál puede ser nuestro futuro”.

Para cumplir con este objetivo se unieron con la Secretaría de Cultura, el Idrd e Idartes e hicieron una alianza con Ojo al Sancocho, un festival de cine comunitario en Ciudad Bolívar, para proyectar el contenido en sus pantallas. “Nos gustaría hacer lo mismo en diferentes localidades. Queremos sacar a la gente a la calle para que interactúe y que alrededor del cine se generen espacios y momentos especiales”.

Invitados de lujo

paola_turbay_


A dos meses de que se inaugure la primera edición del festival, el próximo 16 de julio, Paola solo tiene cabeza para eso. “Le dedico el 80 % de mi tiempo. Me levanto pensando en el festival, trabajo todo el día en el festival y me desvelo pensando en el festival”, dice con una sonrisa.

Aunque aún es temprano para dar detalles específicos, revela que tendrán más de 70 películas en su programa, –que se darán a conocer el 1° de junio, cuando se anuncie la selección oficial–. Agrega que dos de los jurados serán el reconocido productor norteamericano Michael Hausman, que ha trabajado en producciones como Gangs of New York, Brokeback Mountain y Amadeus, y el director y productor de cine Warrington Hudlin, reconocido por Boomerang, House Party y Cosmic Slop.

Vea tambien: Ian Mckellen y Helen Mirren protagonizan El buen mentiroso

Otra de las grandes novedades que tendrá es que Colombia 3.0, una iniciativa de contenidos digitales que lidera el Ministerio de las TIC, traerá varias instalaciones que se presentaron en la sección New Frontier del pasado Festival de Sundance. “Va a ser una locura, una forma para que la gente se acerque a la nueva modalidad de consumir temas audiovisuales”, dice.

Las primera películas

Possibilia es una de las instalaciones que los colombianos podrán apreciar. Dirigida por Daniel Kwan y Daniel Scheinert, es una historia de amor interactiva, en la cual los participantes podrán elegir entre 16 universos paralelos para decidir qué quieren que pase en la trama. Otra de las más llamativas es 1979 Revolution Game, de los artistas Navid Khonsari y Vassiliki Khonsari, pues es un juego sobre la revolución iraní en el cual los participantes, además de jugar, tendrán que tomar decisiones morales.

El festival también contará con una fuerte presencia de producciones nacionales. “Esperamos reunir lo mejor del cine colombiano y darle el lugar que merece. Aquí se están produciendo películas que se ganan el respeto de la crítica mundial, es hora de que suceda lo mismo en casa”.

Paola está convencida de que este tipo de iniciativas ayudan a que “la industria del cine prospere en este país. Nuestros futuros cineastas deben estar expuestos a estas expresiones culturales, que servirán para nutrir sus propias producciones. Colombia no puede perder su identidad, debemos aprender a llevar a la pantalla estas historias tan bonitas que tenemos, y hacerlo al mismo nivel que lo están haciendo en otras partes del mundo, sin necesidad de recurrir a inversiones millonarias, al estilo Hollywood. Porque eso no somos nosotros”.

El futuro del cine indie

Tiene su discurso claro y podría hablar del tema por horas. Sin embargo, el tiempo se agota. Antes de terminar, enfatiza que el cine independiente no es pesado ni denso, como a veces se piensa. “El cine indie es el que no es producido por los grandes estudios, es cine arte de concepto que recurre al talento de guionistas, directores, actores y equipos técnicos y de producción para contar historias que conectan con el público”.

En términos prácticos, una de las cosas que más ha disfrutado es trabajar al lado de su marido –algo que no todas las parejas pueden decir–. “Me encanta. Nos complementamos bien, Alejandro es muy creativo, pero a la vez tiene la mentalidad de empresario y sabe aterrizar las cosas, hace que sucedan. Yo soy más soñadora, una máquina de ideas y muy acelerada. Él me pone los pies en la tierra”.

Para ella este proceso ha sido una experiencia maravillosa, en la que todos los días aprende algo nuevo o conoce a alguien interesante. Admite que es una labor que requiere entrega y dedicación, pero la hace feliz. “Me imagino haciendo esto el resto de mi vida”, asegura, convencida de que convertirá este festival en un suceso internacional, y que este bien podría ser uno de sus más importantes legados.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Noviembre
30 / 2019


Send this to a friend