Consejos para comenzar un nuevo hobby y no decaer en el intento

Si está pensando en aprender algo nuevo, como un instrumento, un deporte o alguna forma de arte, estos consejos pueden ayudar a que no fracase en el intento.
 
Consejos para comenzar un nuevo hobby y no decaer en el intento
Foto: Mariana Vusiatytska / Unsplash /
POR: 
Revista Diners

Cada tanto tenemos el impulso de querer aprender a hacer algo nuevo. Que sea un idioma, un instrumento musical o la construcción a escala real de la Estrella de la Muerte depende de cada uno. Sea cual sea el nuevo hobby escogido, todos y cada uno de nosotros deberemos enfrentarnos a un periodo que no es del todo placentero y es aquel de sentirnos como las personas más incompetentes que hay en la Tierra. 

A esto hay que sumarle que, según una teoría del psicólogo sueco el Dr. Anders Ericsson y popularizada por Malcolm Gladwell en su libro Outliers (‘Fuera de serie: ¿Por qué unas personas tienen éxito y otras no?’, en español) de 2009, para llegar a ser un experto en algo se necesitan, como mínimo, 10.000 horas de práctica. Un número que, para ponerlo en contexto, implica la dedicación de un trabajo de tiempo completo durante 5 años. Y esto teniendo en cuenta que si su idea es volverse un experto en física cuántica la cifra podría aumentar significativamente. 

El libro de Gladwell fue un éxito en ventas y por mucho tiempo rondó la idea de que 10.000 era una especie de meta gloriosa que todos los que aspiraban a ser buenos en algo debían poder alcanzar. Esto, inevitablemente, frustró de inmediato los sueños de muchos que no tenían la oportunidad de dedicar 5 años enteros de su vida a un nuevo aprendizaje, pero es aquí cuando se ven los primeros huecos de la teoría y la razón por la cual usted, que ahora siente la necesidad de aprender algo nuevo, no necesita todo este tiempo en realidad.

¿Se necesitan 10.000 horas para aprender un nuevo hobby?

Este artículo en realidad está basado en una charla TED hecha por Josh Kaufman en el año 2013, en la que se cuestionaba también la veracidad de una cifra como esta. Según él, durante el tiempo en el que la teoría de las 10.000 horas fue tomando fuerza el mundo empezó a “jugar un inmenso juego de teléfono roto”. La mayor parte de la población que habló sobre este tema llegó a olvidar que el libro de Gladwell fue el resultado del estudio de atletas de alto rendimiento, músicos reconocidos a nivel mundial y, en general, personas cuyas habilidades estaban muy por encima de la media en cada uno de sus campos. 

Por lo tanto, lo que inicialmente comenzó como “se necesitan 10.000 horas para ser el mejor en algo” se transformó rápidamente en “se necesitan 10.000 horas para ser bueno en algo” y aún más rápidamente en “se necesitan 10.000 horas para aprender algo”, una afirmación completamente falsa. Tal vez esa sea la cifra mínima para llegar a ser parte de un selecto grupo de expertos, pero la realidad es que no siempre tenemos que ser los mejores en algo, a veces basta con no ser terrible en ello, y es precisamente eso lo que termina separando muchas veces un hobby de un trabajo. 

Entonces, ¿cuál fue la respuesta Kaufman a la pregunta sobre cuánto toma aprender algo? Solamente 20 horas. 

La teoría de las 20 horas

Ni siquiera un día completo. Una semana laboral, si se le dedican 4 horas cada día o, si lo único que tiene son 45 minutos diarios, un mes. De cualquier manera, 20 parece una cifra mucho más realizable que 10.000 y abre una puerta de posibilidades inmensa. Pero, ¿qué se obtiene exactamente después de esas 20 horas? Se podría decir que este tiempo es el mínimo necesario para pagar lo que podríamos llamar “el impuesto del novato”, es decir, el tiempo que toma pasar de no saber absolutamente nada sobre un tema y ser un completo incompetente a saber las bases sobre las cuáles se cimienta toda la materia. 

Por poner un par de ejemplos, puede que tome más de 10.000 horas convertirse en un guitarrista profesional, pero toma solo 20 para convertirse en el amigo que saca la guitarra en una fiesta y toca Lamento Boliviano a coro con el resto del grupo. Puede tomar décadas convertirse en un Gran Maestro del ajedrez, pero tan solo 20 horas para poder jugar una partida decente con un bot en internet o con algún amigo de la universidad. 

Toma, en teoría, solo 20 horas introducirse en cualquier tema que se le pueda ocurrir y esta cifra puede ser la clave para empezar un nuevo hobby. Una de las razones por las que se abandonan este tipo de propósitos es por la constante lucha con el ‘impuesto del novato’, escapamos constantemente del sentimiento que nos produce ser malos en algo y por no superar esas 20 horas terminamos convencidos de que ese nuevo hobby no era para nosotros. 

La próxima vez que quiera empezar algo nuevo ensaye con esta pequeña meta que le puede dar las herramientas para volverse medianamente bueno. Si lo hace, al final tendrá dos opciones: o abandonar con la idea de que hizo el esfuerzo, pero que este no fue realmente suficiente como para que se sintiera cautivado con su nuevo hobby; o continuar y ver cómo esas 20 horas se multiplican hasta llegar, algún día, a ser 10.000. 

Eso sí, todo tiene su método y Kaufman finaliza su TED Talk con los consejos para practicar de manera efectiva. Lo más importante es saber que es posible aprender cualquier cosa con tan solo un poco de dedicación y que cualquier momento puede ser el ideal para comenzar a trabajar por ese propósito que antes parecía abismal.

(También puede leer:¿Cómo superar la adicción a comprar libros que después nunca lee?)

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
abril
1 / 2024